Uno de los objetivos fundamentales para muchos hombres es trascender, y uno lo puede hacer de muchas formas: rompiendo récords, cometiendo fraudes millonarios o aportando cosas realmente importantes para el progreso del hombre en diferentes áreas de trabajo. Phil Dudderidge eligió la última, y el campo sería el audio profesional. Hoy es el presidente de una de las compañías más influyentes y reconocidas llamada Focusrite; ayer, fue ingeniero para Led Zeppelin y fundador de Soundcraft. Apasionado del buen sonido, esta conversación se realizó en la más reciente convención de AES, en San Francisco.

¿Cómo comenzó todo?
“Tenía 18 años y trabajaba como roadie en bandas que estaban en giras alrededor del Reino Unido y Europa. En 1970 obtuve mi primer trabajo como lo que podríamos llamar ingeniero de audio, que en realidad en aquellos tiempos era muy diferente, porque el audio y el equipo no eran lo que son hoy: las mezclas eran mucho más sencillas y todo en general era más simple. El trabajo del que hablo era con Led Zeppelin. Yo tenía 21 años e hicimos una gira en Europa, Estados Unidos y Canadá en marzo de ese año. Fue realmente una gran experiencia para mí”.

 

Debió haber sido un gran reto al mismo tiempo, ¿no es así?

¡Definitivamente! Siempre teníamos un PA diferente en cada lugar al que íbamos, porque en aquellos tiempos el promotor era el responsable de proveer el equipo. Nosotros cargábamos con el nuestro también, pero era principalmente usado para el escenario como sistema de monitoreo, ya que en esos tiempos no existían los monitores como tal, entonces teníamos que usar dos columnas de bocinas apuntadas hacia adentro del escenario como side-fills. Sin embargo, no era posible una mezcla separada de monitores como ahora. Yo tenía diez canales disponibles: cinco en cada una de las dos consolas WEM que usaba Led Zeppelin, y era complicado tener una buena mezcla, ya que el equipo no se colocaba frente al escenario, sino detrás de la columna de bocinas del lado derecho, entonces yo tenía que correr hacía donde estaba el público, escuchar y luego regresar a hacer los ajustes necesarios en las consolas. ¡Era divertido!”.

¿Cuál fue el siguiente paso?
“Durante mi trabajo con Led Zeppelin me di cuenta que realmente quería desarrollar una carrera en la industria del audio. Posteriormente trabajé en Hiwatt, que hacen amplificadores de guitarra, pero también estaban en el negocio de los PAs. Durante la gira de primavera con Led Zeppelin tuve la oportunidad de comparar muchos tipos de equipos hechos en Estados Unidos, como Community, Altec y Meyer Sound, así que tomando esta vivencia traté de animar al propietario de la compañía para que fabricara algo así. Después de un año de trabajo con ellos decidí iniciar mi propia empresa, produciendo sistemas sonoros para bandas, ya que en esos tiempos no había compañías de renta y los recintos no poseían equipo de audio, entonces la mayoría de las bandas adquiría los suyos”.

 
“En 1973 uno de mis socios y yo decidimos separarnos de la fabricación de PA para crear consolas mezcladoras, compañía que llamamos Soundcraft Electronics, la cual creció hasta convertirse en la empresa de consolas más grande de Europa, inicialmente en el campo del audio en vivo, después en el estudio de grabación, y eventualmente también en grabadoras multicanales”.

Un buen día, en 1986, JBL Professional, que es una división de Harman International, expresó su interés por tomar a su cargo la distribución de Soundcraft en Estados Unidos; nosotros aceptamos y dos años más tarde nos propusieron la adquisición de toda la compañía, a lo que también aceptamos. Fue una decisión un poco difícil, pero creo que era una gran oportunidad para encarrilar esfuerzos hacía otro camino”.

¿Hacia Focusrite?
“¡Exactamente! Al inicio de 1989 recuerdo que recibí una llamada informándome que los activos de Focusrite, la empresa fundada por Rupert Neve, se estaban vendiendo. La compañía estaba ya cerrada, pero sus activos, el nombre y los diseños estaban a la venta para crear una nueva empresa. Decidí comprarla y desde entonces la estamos trabajando. Debo decir que los primeros años fueron muy difíciles, fabricando consolas muy grandes, lo que no era algo muy bueno al inicio de los noventas, ya que la industria de la grabación comenzaba a pasar muchas dificultades y además empezaban muchos cambios tecnológicos, como la aparición de ADATs y las estaciones de trabajo digitales”.

“En la mitad de la década de los noventa ya era notoria la presencia de Digidesign como la marca más importante de estaciones de trabajo digitales. Un día, fuimos afortunados de haber sido contactados por ellos para convertirnos en sus socios de desarrollo de plug-ins: el d2 y el d3, con el propósito de emular el Red-2 y el Red-3 de Focusrite, que eran compresor y ecualizador respectivamente. Fueron plug-ins bastante revolucionarios porque la interfaz gráfica de usuario tenía el aspecto del hardware. ¡Eso nunca nadie lo había hecho y a la gente le encantó!”

 
 
“Posteriormente, Digidesign nos invitó a desarrollar una superficie de control para Pro Tools, lo cual resultó en la Control 24 para los sistemas TDM. Esta fue la primera consola que fabricábamos en China y nos sorprendimos de manera muy satisfactoria con el desenlace. Después vino la Command 8 y ahora con la aparición de Pro Tools 9, creo que se abrirán muchas puertas de oportunidad con el uso de este nuevo software, porque ahora todo el que quiera podrá usar interfaces de audio Focusrite. En el pasado, si querías usar Pro Tools uno se veía obligado a usar MBox o Pro Tools LE y HD; ahora es totalmente abierto, uno puede decidir qué interfaz usar, para lo cual creemos que ofrecemos la mejor gama de productos con nuestra línea Saffire”.

Trascendental será el trabajo de Phil Dudderidge. Cuánta música podrá ser grabada y editada por medio de productos Focusrite y con el liderazgo de este hombre, muy ocupado entre sus negocios, la música y sus nietos, que seguramente escucharán a The Who, la banda favorita de Phil.

Redacción: Alejandro Fajardo