Gustavo ha sido ingeniero y productor por más de 25 años, desde que egresó del Berklee College of Music en Boston, Massachussets, de donde el originario de Argentina se graduó con una doble licenciatura en Producción Musical e Ingeniería y Film Scoring, con el piano como su instrumento principal. Los proyectos musicales de Gustavo van desde Plácido Domingo, Phil Collins, Lea Michele, y NSYNC, hasta películas como Watchmen y Miami Vice, además de videojuegos como Army of Two: The 40th Day. Desde 1990, Gustavo ha estado trabajando en proyectos de sonido 5.1 para DVDs y en su propio estudio de música: Igloo Music en Burbank, California. Por si esto fuera poco, ha sido nominado para más de 25 premios Grammy y ha ganado dos de ellos, además de nueve Latin Grammy. En esta entrevista con Julian David, ingeniero de producto de la firma AEA, Gustavo habla acerca de sus más recientes proyectos y su experiencia con los micrófonos de listón.Recientemente, Gustavo ha sido responsable de varias producciones de MTV Unplugged que han ganado Latin Grammys en los últimos años. En 2011, produjo, grabó y mezcló el Unplugged de MTV Los Tigres del Norte and friends y este año hizo lo propio para el Unplugged de Juanes. En ambos proyectos, Gustavo echó mano de los micrófonos de listón AEA.  
¿Cómo te involucraste en el MTV Unplugged de Juanes?
“He trabajado en las últimas cinco producciones de MTV Unplugged Latinoamérica y hemos recibido tanto premios Latin Grammy como Grammy por cada una de ellas: Diego Torres en 2005, Ricky Martin, Julieta Venegas y en 2011 Los Tigres del Norte y Zoé, de manera que fue natural para mí entrar al proyecto con MTV”.
“Usualmente, hacemos mucha pre producción en estos proyecto, no sólo para escuchar las canciones, sino también para oír los sonidos y saber cómo funcionan juntos. Además, tenemos que trabajar los instrumentos, en los arreglos, para lograr el mejor sonido”.
“Para este último Unplugged de Juanes, nos reunimos en Miami y ensayamos tres semanas antes del show con todo el mundo: Juanes, la banda, el equipo de producción y los artistas invitados. Configuramos todo exactamente como ocurriría en el New World Symphony Hall; tuvimos las dimensiones exactas del escenario, la ubicación de todos, y estuvieron los ingenieros de sala y monitores para que conocieran el programa y grabaran sus escenas”.¿Cuáles son los retos particulares de una producción como el Unplugged de Juanes, comparada con una sesión de grabación de estudio?
“Bueno, el estudio es un ambiente controlado. Sin embargo, en vivo, al igual que cuando grabo orquestas grandes, la contaminación puede ser un problema, como en el Unplugged de Juanes, donde también había gente sentada junto a los metales y al aplaudir o gritar se percibía en todos los micrófonos. Igual esto me gusta porque permite escuchar las reacciones del público. El New World Symphony Hall en Miami es un recinto acústicamente muy vivo, así que cualquier sonido se refleja facilmente”.“Cuando empezamos a escuchar a Juanes y estaban todos los micrófonos abiertos me preguntaban  si se podía tener un sonido más seco. Pero yo pensaba: ‘Esta es la sala, es lo que tenemos’. Tenía sentido: simplemente no podía sonar seco, así que creo que encajó muy bien. Le dije a Juanes que escuchara y lo sabríamos, y al final le encantó”.

¿Hay algo en particular acerca de usar micrófonos de listón y patrones de cobertura bidireccional en grabaciones de audio en vivo?
“Teóricamente se capturan ambos lados con la figura de 8 y muchos se muestran escépticos al respecto, pero yo nunca he encontrado que esto sea un problema. A estos micrófonos sólo hay que mantenerlos en la mezcla. Podemos tener diez o 12 micrófonos de audiencia ubicados alrededor del lugar y se ubican alrededor para hacer que todo suene más completo. Sin embargo, muchas veces no se pueden silenciar los micrófonos cercanos a los instrumentos, porque es muy probable que el carácter del sonido cambie demasiado”.

¿En el Unplugged de Juanes usaste micrófonos AEA R84 y A840 en los metales?
“Sí, usamos el A840 en el saxofón y tres R84 en las trompetas y trombón. Para los platillos utilicé el micrófono estéreo R88 MK2 y resultó muy agradable y limpio. Podemos usar muchos adjetivos para el sonido, pero sencillamente suena bien. Alguna vez vi que alguien usó estos micrófonos para grabar una orquesta y los he usado desde entonces”.
¿Qué te gusta de los micrófonos AEA en general?
“¡Eso es difícil de decir! A veces los micrófonos clásicos tienen un cierto carácter y para mí es muy importante eso. Todo se reduce a si te gusta o no. Los dispositivos de listón nunca se ponen agresivos y esto los hace muy especiales. Creo que esa es la cualidad que más me gusta de ellos, incluso cuando los uso para grabar voces. Cuando se utiliza equipo de alta gama, todo puede sonar bonito y limpio. Lo importante con los micrófonos, es que hay que encontrar el que más nos gusta para una aplicación específica”.
Para Los Tigres del Norte usaste los KU4 unidireccionales de listón en las voces principales. ¿Cómo te fue?
“Los Tigres del Norte es una banda mexicana de música norteña con un sonido específico y cierta manera de hacer las cosas. Cuando empezamos a trabajar con ellos, les dije que esto tendría un enfoque más pop y empecé a pensar sobre los elementos que nos podrían dar un sonido diferente para ellos. Evidentemente, la orquestación y el arreglo fueron una gran parte de eso. Añadimos metales, un cuarteto de cuerdas y más percusiones, pero también buscaba un carácter especial en sus voces. Les dije que quería probar estos micrófonos de listón y y les mostré imágenes de Bing Crosby y Elvis Presley usando micrófonos RCA. El KU4 fue capaz de suavizar muchas cosas y la banda estuvo completamente sorprendida y feliz. Incluso en sus monitores se podían oír todos los detalles, además de que el micrófono tiene un aspecto muy especial”.
¿Ahora que la mayoría de la gente está grabando digitalmente crees que los micrófonos de listón son más útiles?
“¡Por supuesto! Tuve mucha suerte de empezar mi carrera grabando en cinta análoga y en estudios hace veinte años. Nos acostumbramos a ese sonido cálido y en lo digital definitivamente hay que trabajar más para obtener el mismo resultado. Pienso que para sacar el máximo provecho de la tecnología digital, es necesario prestar más atención a la selección de micrófonos y preamplificadores para obtener el sonido deseado. Ahora hay más opciones en la grabación digital, especialmente a 96 kHz. Utilizando los micrófonos correctamente antes de llegar a Pro Tools es, sin duda, importante, porque hace que todo sea mucho más fácil después”.
¿El Unplugged de Juanes fue grabado a 96 kHz?
“Sí, se grabó a 96 kHz, pero después tuvimos que bajar a 48 kHz para la post-producción de video. Mastericé el CD y el DVD, y para éste bajé a 48 kHz / 24 bits”.¿Cuando mezclas notas alguna diferencia entre la grabación con micrófonos de listón y otros?
“Sí, sobre todo en las voces. Debido a que tienen una respuesta diferente, puede ser mas fácil situarlas en la mezcla. Una vez más, es muy difícil generalizar. Se debe considerar al cantante, la canción, y que tipo de sonido se quiere, pero hay algo en los micrófonos de listón que los hace ubicarse más fácil en determinadas mezclas. En general, poner el micrófono correctamente en cualquier instrumento es la clave y facilita el proceso de mezcla. Y si tienes micrófonos diferentes, entonces puedes elegir”.

“Recientemente en Igloo Music trabajé con el baterista Victor Indrizzo en dos nuevas canciones para un artista, usé el micrófono AEA R44CX y un canal de grabación de bulbos Universal Audio LA-610, que suena genial”.

Sólo nos resta agradecer a Gustavo por esta entrevista. Una conversación con un grande en nuestro continente.