Para estudios de grabación de cualquier tamaño y tipo, los dispositivos de procesamiento como preamplificadores de micrófono son un elemento clave en el éxito de sus proyectos. La calidad de sonido depende en gran medida de que estos equipos entreguen buenos resultados y es así que Focusrite, con su ya tradicional reconocimiento en la industria, ofrece Liquid Channel, una completa combinación de preamplificador de micrófono y compresor en un solo dispositivo.

Lo mejor de ambos mundos
Tanto análogo como digital. Liquid Channel ofrece procesamiento clásico de alto nivel en la era digital, eliminando la necesidad de parcheo, agregando fluidez y confiabilidad al trabajo en el estudio, en un equipo de dos unidades de rack y con calidad de 192 kHz.

Lo anterior se logra gracias a un proceso de dos partes. Primeramente, el uso de técnicas dinámicas de circunvolución (vuelta o rodeo) se aplica a cada muestra de audio y aunque esto es suficiente para volver a sintetizar un comportamiento sonoro del compresor, con el fin de replicar cada matiz de audio, el preamplificador debe equilibrar la forma en la que el equipo interactúa con un micrófono dado. Para solucionarlo, Liquid Channel tiene la habilidad de cambiar su impedancia y variar su ruta de señal, replicando adecuadamente las características de interacción del equipo original del que se trate, sin dejar de ser totalmente transparente dentro de la trayectoria de la señal.

Es por esto que Liquid Channel es capaz de reproducir con precisión el sonido de cualquier preamplificador de micrófono y procesamiento. Con controles frontales enteramente digitales, todos los parámetros pueden ser guardados en cualquiera de sus 99 memorias de usuario, lo que significa que los ajustes de una sesión entera pueden ser recuperados al toque de un botón. Además, un nuevo ecualizador digital también está disponible, ofreciendo una banda de canales más amplia.

Por su parte, una conexión USB en el panel trasero hace posible el enlace al software que permite el archivo de emulaciones y memorias, además de brindar la operación remota de la unidad. Específicamente, Liquid Channel incluye 40 preamplificadores de micrófono clásicos y otros 40 procesadores; sin embargo, es expandible sin límites, ya que el puerto USB también facilita la descarga de más emulaciones.

Además, para tener en cuenta las variaciones en las cantidades de distorsión de segundo orden armónico de un preamplificador a la siguiente, el equipo incluye un indicador para permitir su control. Esta característica es esencial en Liquid Channel y asegura que los entusiastas de equipos vintage queden satisfechos, logrando control total sobre todas las características sonoras.

En esencia, este equipo de Focusrite ofrece una dotación prácticamente ilimitada de prestaciones musicales propios de los dispositivos clásicos al precio de una sola unidad y con los beneficios adicionales de procesamiento digital y control. Gracias al trabajo de investigación y desarrollo de la firma y después de dos años de múltiples intentos, fue posible conocer la forma en que un equipo análogo de este tipo funciona, obteniendo como resultado la entrega de un sistema híbrido de tecnología tanto análoga como digital, capaz de recrear cada atributo sonoro de cualquier procesador clásico.

Focusrite hace honor a su historia de fabricación de equipo de alto desempeño y los hace accesibles en todos los niveles de la industria de la grabación. En pocas palabras, más opciones de alta calidad por menos inversión económica, algo que siempre se agradece.