Irónicamente, Chatrán creció apartado de la música. Su papá era anti-música, muy rígido y estricto. No tuvo un entorno de apoyo musical, un tío tocaba la guitarra clásica en Lyon, Francia, y la sensación de verlo tocar era muy fuerte: “Me sucedía algo en el cuerpo y todavía me pasa, a veces lloro cuando oigo obras como ‘Carmina Burana’. Su papá jamás lo vio tocar, Chatrán tuvo una negativa por todos lados de su familia y no tuvieron visión para impulsarlo hacia la industria musical.

Chatrán padeció un accidente a los cinco años de edad. Un vidrio le atravesó la palma de la mano izquierda y perdió la sensibilidad, ya que se le rompieron algunos nervios y tendones. Dicho suceso trascendió en el Conservatorio de Música del Estado de México, cuando a los catorce o quince años su maestro le dijo que no podría tocar. Con una experiencia profesional de treinta años, este músico ha destacado en el mundo de la música como percusionista de primer nivel, pero también es reconocido por su trabajo como compositor y productor. Además de sus estudios en el Conservatorio y siendo un gran fanático del metal, Chatrán tuvo sus inicios adentrándose en la música de las peñas y la trova cubana. Tras terminar sus estudios de percusión clásica y para continuar con su maestría, se trasladó a la India, donde estudió un poco más de tres años. Durante ese tiempo, también tuvo frecuentes escapadas a Pakistán donde, de igual manera, tomó clases de percusión. Su formación se complementó con diplomados de cajón negro en Perú y percusiones africanas en los Estados Unidos.

Inspiraciones de la pasión rítmica

Chatrán conoció el trabajo de Giovanni Hidalgo a través de unos videos con los que le pagaron en un trabajo que realizó y también con unas congas marca Jonh Bergamo, con las que descubrió un mundo desconocido: “Conocí la forma armónica entre las percusiones y la armonía musical como si fuera una tríada para que las primeras suenen afinadas con la música”. En la búsqueda de sonidos, Chatrán ha tocado hasta la taza de café de peltre y un caparazón de su fallecida tortuga llamada Carlot: “En mi casa o en mi playlist no hay géneros como la salsa ni son cubano porque no son estilos que me gusten o prefiera”; sin embargo, es capaz de ejecutar estos géneros con calidad.

La industria musical, naturalmente introyectada

“Toco porque lo disfruto, no imaginaba que entraría al medio del espectáculo de una manera profesional”, comenta Chatrán. Esto se dio por coincidencia, porque a alguien le gustó su trabajo y lo solicitaban, poco a poco empezó con giras y a tener entradas económicas, a conocer a más artistas y contactos. Reflexiona: “Hay a quien le funciona proyectarse al medio, pero puedes perder esencia y volverte sólo una refacción, debido a que algunos artistas pueden desecharte sin la mayor importancia; hay artistas que sí crecieron como tal y son respetuosos con sus músicos”. A Chatrán también le tocó firmar contratos por cada mes de trabajo para no generar antigüedad, así que hasta la fecha lo que él produce, lo hace de una manera propia. Ha trabajado con Rastrillos, Kenny y los Eléctricos, Fey, LU, Patricia Loaiza, Reily Barba, Alejandra Guzmán, Iskander, DLD, Yerberos, Fratta, Fernando Delgadillo, Santiago Feliú, Édgar Oceransky, Miguel Inzunza, El Sr. González y Los cuates de la chamba, Julio Revueltas, Tonana, Haydée Milanés, Roberto Aymes y Klezmerson, entre otros.

¿Cómo se sonorizan las percusiones?

“Usualmente dejo la batuta al ingeniero y sólo doy algunas indicaciones de importancia, no me dirijo tanto a los ingenieros propiamente”. A Chatrán le gusta que los volúmenes estén balanceados, sin privilegios para nadie, que suenen a una banda, no a un solista. Con su proyecto musical nuevo nombrado Muva es lo que le gusta. Este nombre hace referencia y alusión a la palabra anglosajona “movement”, que significa “movimiento” y es una experiencia multisensorial  inmersiva con elementos de música clásica, electrónica, tribal, rock y mucha improvisación.

Set básico recomendable de manera general

Desafortunadamente, las percusiones se ven como un instrumento de relleno y por ello hay que tener muchos elementos, como secciones pequeñas con cowbells, shakers de semillas, cowbells básicos para chachachá, mambo, rock y demás, así como panderos de mano y de stand, un par de congas de ash wood, timbales de brass, cajón para cuestiones acústicas, world percussion, udus, djembe, algún frame drum y toys como campanas, panderos y triángulos, congas y timbales. Usualmente, Chatrán usa LP Latin Percussion, cajones Marco Nuñez Luthier, Meinl, Roland HPD15, HPD20, SPD SX edición especial, Korg Wavedrum WD-X, Korg Wavedrum WD-X-GLB y darbukas Gawharet El Fan. Siempre sonoriza en vivo con micrófonos Shure SM 57 y 58, mientras que en el estudio ocupa una gran variedad, como Rode Nt2A y AKG C 414.

La contingencia sanitaria, una etapa de regeneración musical y nuevo proyecto

El confinamiento que inició el año pasado movió muchas cosas dentro del equipo de Muva; la necesidad y el encierro sacudió a todos. Hay amigos músicos que apoyaron a Chatrán para este proyecto, como Juan Duarte, Juanma Ledezma, Pepe Morán, Rodrigo Duarte, Jorge Chávez, Miguel Sabbagh, Carmen Fuerte, Dan Zlotnik y Jako González, mientras que en el factor de los visuales está Koons Magaña y Marco Lara, en la producción Omar Colín y Ricardo López Rivera, y Pastor Pérez en el baile.

“Muva es una experiencia de carácter cinemático que se jacta de no tener protocolos en su creación y ejecución”, menciona Chatrán. “Estamos haciendo colaboraciones muy interesantes a nivel internacional de las que estaremos dando a conocer a lo largo de 2021. Se trata de un show inmersivo multisensorial con música worldbeat que usualmente se ocupa de dos formas: el soundtrack, que es una canción de un grupo hecha para una película y el cue, que es una música que apoya a la narrativa para potenciar un sentimiento, en específico de la escena de una película.

Lo que Muva hace son cues, pero de hechos o personajes que a su parecer son atemporales y que podrían ser sociales, históricos o mitológicos. Por ejemplo, tienen un tema que se llama Tankman, que hace alusión, a modo de homenaje, al personaje que se paró frente un tanque de guerra, después de la matanza de Tiananmen en China, convirtiéndose el acto mundialmente en un ícono de la resistencia pacífica. Tomando esto como punto de partida, es mas fácil entender el show.

El performance en vivo necesita no sólo la música, sino la generación y manipulación en vivo de contenido visual que apoya el marco referencial de cada tema. En México, en giras, hacen tres o cuatro tipos de performance en los shows en vivo:

1. Auditivo: música ejecutada (músicos on-stage) incluida en todos los formatos.

2. Visual: videoastas que generan los visuales on-stage con cámaras y contenido cinematográfico, incluida en todos los formatos.

3. Olfativo: manipulación de aromas al que le llaman “memorias olfativas”, recomendadas para foros cerrados.

4. Gustativo: cuando el foro y el tipo de evento lo permite es posible hacer un performance gustativo, que es una degustación complementaria de helados que acompañan la experiencia. Está recomendada para foro cerrado y se cotiza con base en el número de asistentes.

La música de Muva, aunque usualmente los ubican como worldbeat, en México y otros países los han invitado a festivales de jazz, rock o worldmusic por igual. La música, en su composición, ocupa géneros como el clásico, electrónica, jazz, rock y folklores precolombinos fusionados, enalteciendo nuestro legado prehispánico con sonidos y atmósferas combinadas con medio oriente. Escúchenlo con atención.

En el home studio de Chatrán

  • Daw Ableton Live  9 suite
  • Akai apc40
  • Interfaz Focusrite Saffire Pro 40

Micrófonos

  • AKG C414
  • Rode NT2A
  • Monitores JBL 308P MkII
  • Audífonos Shure SRH840

Controladores MIDI

  • Akai MPK61
  • Roland HPD15

En vivo usa:

  • Roland HPD20, SDP SX Edición especial
  • Korg Wavedrum WD-X, Wavedrum WD-X-GLB
  • Cajones Marco Nuñez Luthier
  • Darbuka Gawharet El Fan
  • Mizhar 14 pulgadas Meinl

 

*Guitarrista, compositor y productor. Ex-guitarrista del grupo Kerigma (1989 – 1993), grabó el disco “Esquizofrenia”. Como solista, sacó su primer disco instrumental “Horizontes” en sound:check Xpo 2018. Psicólogo educativo, psicoterapeuta corporal y de pareja, conferencista, consultor en sexualidad, cuenta con el Postgrado CORE Institute of New York. Es empresario, filántropo, fundador y director de la fundación Más allá de la Adversidad AC, para apoyo de personas con enfermedades reumáticas.