Formalmente tiene un par de años en el mercado, pero su equipo ostenta más de una década de experiencia. Wippost es la muestra de un modelo alternativo exitoso en servicios de postproducción de audio y video en nuestro país. Ahora, son Zaida Castillo, directora general y Tony Vijosa, encargado de audio, quienes comparten los factores que les distinguen, entre ellos el estreno de su nuevo estudio, trabajando con clientes de gran talla en Latinoamérica.

Experiencia, servicio y colaboración

“El equipo de personas que conformamos Wippost en este momento es gente que ya se ubica en nuestro ámbito de trabajo y justo nos encontramos en un momento de lanzamiento de una manera más formal, para reiterar quiénes somos”, toma como punto de partida Zaida y amplía:

“Veníamos de otra compañía y entramos de lleno a trabajar con la confianza de los clientes que ya nos conocían. Eso nos permitió darnos cuenta que nos buscan, no porque seamos otro centro de postproducción, sino porque aquí les ofrecemos algo que nosotros nombramos Smart Service, y es la parte de ir más allá de sólo atender la petición del cliente (una corrección de color, ajuste de volumen, el cambio de un formato y demás). Nosotros analizamos el proyecto completo, por sencillo que sea, y les damos la retroalimentación de los procesos que implica y la calidad que debe llevar el material”.

“Por ejemplo, ahora que se está dando todo el boom de la parte digital, hay muchos productores de agencias y casas productoras que no ubican toda esa parte de los formatos para entregas digitales y temas así, entonces no puedes hacerlos sentir no informados y ahí viene nuestro trabajo de orientación y saber juntos qué es lo que mejor funciona. Esos apoyos los podemos dar, no solamente durante la postproducción, sino desde la valoración del proyecto. Les ayudamos a obtener lo que buscan y piden como estándar en el mercado. Si no lo pueden resolver, nosotros los apoyamos. Nos damos esta pausa y eso es lo que nos hace distintos”.

Romper modelos

En la modalidad de co-working, la apuesta por el trabajo escalonado y home-office, la organización interna de la empresa ha logrado cumplir con la formalidad que la industria exige, y Zaida va a fondo: “No somos el centro de post-producción que está en una casa, sino que estamos en un co-working y sí, a mucha gente le costó trabajo imaginarnos (incluso a nosotros) en un formato de edificios compartido de este tipo. Nos hemos ido adaptando”.

“Es un formato que se ha ido adecuando a la forma que necesitamos nosotros. Como una empresa que está creciendo o cuando necesitas crecer, pero vas empezando, no existe el presupuesto para decir: ‘Denme veinte oficinas’. Ese crecimiento también debe ser inteligente: producir bien y al ritmo que se necesita. Una vez vino un cliente y nos dijo que no creía que nos funcionara trabajar como lo hacemos, pero terminamos su proyecto, justo había regresado de un viaje en Asia y nos dijo que las empresas de allá estaban trabajando en la forma en que lo hacíamos ahora. Nos felicitó porque hoy, con la cuestión digital y otras formas de trabajar, nos debemos adaptar. Ha sido poco a poco. La persona que nos trajo aquí entendió nuestras necesidades, supo cómo manejarlo y venderlo y consiguió que nos dieran ciertas ventajas”.

“A partir de ahí funcionó, lo empezamos a armar nosotros y nos hemos adaptado. Clave también ha sido que hemos buscado mantener un gran ambiente de trabajo. Constantemente recibimos comentarios de los clientes sobre la manera en que nos comunicamos entre nosotros y las diferentes áreas, que es cercana y profesional, de apoyo entre todos para resolver bien y más rápido lo que se nos pide. Sólo así hemos podido ir más allá de lo que se espera”.

Todo en casa, el nuevo estudio

Una sala principal acondicionada para ir de un sistema 5.1 a un 7.1 con equipamiento Mac, Pro Tools, interfaces Focusrite, monitores Genelec, JBL y Revel, con microfonía Blue Microphones y AKG es el alma de la nueva faceta y factor de crecimiento para Wippost. La atención a cuentas de publicidad en materia de post-producción de audio e imagen tendrá un importante ascenso ante la ventaja de tener en casa lo que se pida, evalúe o cambie:

“Nuestro principal negocio es el audio para publicidad; el 98 por ciento de nuestro trabajo está ahí, llevamos casi diez años con Wal Mart, por ejemplo. La idea de tener en nuestras oficinas el estudio partió de cero y sí fue un reto, en el sentido de que estamos en oficinas corporativas (divididas con canceles y vidrios), y hacer la construcción demandó partir de cero para tener el aislamiento con doble muro, páneles acústicos y todo ese planteamiento”, explica Tony, quien coordinó el proyecto en cuanto a diseño y dirección de construcción, junto a Víctor Rodríguez.

Con la premisa digital como eje, a Tony y Víctor les tomó un par de meses poner a punto la instalación para no romper el flujo de trabajo de la casa de post-producción, como lo describe el primero:

“Al principio, como la prioridad era atender los proyectos de publicidad para radio y televisión, se pensó más en el monitoreo estéreo, pero después, para brindar más cobertura a lo que necesita el cliente, nos expandimos e hicimos más grande el monitoreo (llevándolo a 7.1). Si se nos solicita musicalizar, tenemos convenio con algunas compañías de música en stock y también relación con algunos músicos. Según las necesidades y presupuesto del cliente, damos guía y resolvemos”.

“Debemos ser flexibles, versátiles y tener capacidad de respuesta. Cuentas como la de Wal-Mart son muy demandantes, sólo atender sus cambios de precios pide estar las 24 horas al pendiente. Marcas como Mitsubishi nos dan mucha libertad para diseñar algo y presentarlo al cliente. Llegar a ese nivel de confianza y trato con directores y creativos sólo es posible por el trabajo en equipo y la eficiencia con la que se hace”.

Los retos del diseño de audio en México

En un mundo y tecnologías que han reducido las barreras de la distancia y el intercambio de ideas, el adiestramiento técnico, servicio y eficiencia se erigen como aspectos determinantes: “Hoy es posible hacer trabajo de edición en casa y nos ha pasado que clientes se van por ese camino por tema de presupuesto porque piensan que es más barato, pero al final, si las cosas no se hacen bien, saldrá caro. No se tiene la calidad o experiencia para poner las cosas en los formatos, niveles o estándares que deben para lo que se pide actualmente. Se debe tener cierta certificación, y si bien la gente puede hacer esto en casa, hay que tomarlo en cuenta”.

“Debemos considerar que antes las marcas hacían campañas regionales desde un epicentro como México. Se hacía una locución neutral para que pudiera ir a Venezuela, Puerto Rico, Ecuador y otros países y ahora ya no se hace tanto por costo; se está diversificando y la post-producción se sigue dando, pero no como antes. Entonces es ahí que debemos aprender y entender lo que pide la industria y lo que el cliente necesita. Tener las instalaciones y el servicio, los espacios suficientes para recibir al cliente, la agencia o al creativo. Ahí están factores que hacen la diferencia”, concluye Tony.

Entrevistas: Nizarindani Sopeña / Redacción: Marisol Pacheco

Los servicios de Wippost

  • Post-producción
  • Salas On-Line
  • Corrección de color
  • Motion Graphics
  • Rostoscopios y VFX
  • Estudio de audio
  • Master / Conversión de archivos