DSCN1878El escenario, una pista. Un reino llegó, convertido en cabaret futurista, donde Margarita, la Diosa de la Cumbia, canta escoltada por el cantante Samo, 26 músicos, un ballet de 22 integrantes y 40 técnicos que bajaron la luna para deleite de los mortales. El espectáculo, más que celebración a la vida, es su concepción.

Calidad sin improvisación
Un montaje de tal intensidad debe ser muy controlado. Lo sabe José Luis Lozano García, gerente general de Tama Producciones Artísticas, empresa que provee de los equipos a Margarita y quien trabaja desde hace diez años con la colombiana. “Soy ingeniero en electrónica”, se presenta; “al principio me dediqué a reparar iluminación y consolas. De ahí, fuimos creciendo hasta que nos hemos hecho de equipo de audio y video profesional, con Nexo y Shure”, se alegra. “En octubre de cada año `hacemos´ el Auditorio Nacional y empezamos a ordenarnos desde marzo. Esta vez, Margarita presentó su nuevo disco, que se `hizo´ en el Gibson Amphitheatre (de Universal City) y presentó también a uno de sus hijos, que antes era su corista y ahora se lanza a su propia carrera”.

Reto. “La banda trabaja con in-ears; pero en el Auditorio Nacional la radiofrecuencia se complica un poco y tiene algunos problemas”, resume José Luis; “pero siempre hemos tenido el soporte de Representaciones de Audio, quienes resuelven cualquier situación”.

Sonido sin límites
Al pisar por primera vez un estudio, Alfredo Balboa quedó cautivado. Conoció los menesteres de la grabación hace ocho años y desde hace dos se hace cargo del sonido en sala de Margarita.

Facilita operaciones en vivo. La consola Venue Profile de Avid nos da mucho control de lo que hacemos porque tiene similitud con las plataformas en las que trabajamos”, comenta Alfredo; “podemos utilizar los plug ins Waves que tenemos en el estudio o los mismos de Avid”.

Alfredo explica: “tener todos nuestros plug ins nos da la ventaja de sentirnos como en casa”, remata el sonidista; “traerlos para acá y poder reprogramar cosas que ya hicimos en el estudio”.

48 tracks. “Es un concepto musicalmente grande, enriquecido y con libertad de canales”, enfatiza; “el concepto de Margarita me fascina porque rescata la musicalidad de México. Empieza por retomar, fusionando y haciendo énfasis en su música tropical”, apunta. “Buscamos un buen color y el micrófono Shure nos entrega lo que necesitamos en el escenario”.

Desde el estudio. “Utilizamos bastante microfonía Shure. Tenemos los colores que nos gustan para percusiones”, finaliza Alfredo Balboa; “el hecho de tener micrófonos de batalla y que aguanten mucha presión en vivo nos da ventaja”.

El delgado cable entre estudio y en vivo
A la derecha de Alfredo estuvo el técnico de grabación Juan Ramón Oliva, comisionado por Vari Internacional para asesorar el registro de Margarita en el Auditorio.

“Estamos utilizando una tarjeta HDX en una consola Avid Venue”, ilustra, “que permite grabar hasta 64 canales de audio en Pro Tools 10. Vamos directamente de las tarjetas de la Venue hasta un Pro Tools Native”, los cuenta, “son 48 canales llegando desde los escenarios”.

Sesión única. “Grabamos en dos discos duros, 24 canales por disco y utilizamos la Venue para monitorear”, detalla, “usamos dos canales del Pro Tools hacia la consola, regresamos a una interfaz Universal Audio Apollo y monitoreamos el cue de Pro Tools”.

DSCN1853Flujo de comunicación mejorado. “Con un clic, podemos configurar una red”, valora; “importar el input list de la consola y exportarlo a Pro Tools sin gastar tiempo armando sesión”, ofrece Ramón Oliva; “con un cable de red `jalamos´ la sesión de la Venue, damos record y listo”.

“La misma consola, para ganar tiempo”
Campechano. Recargado en una superficie Yamaha M7CL, Ángel Estrada cuenta cómo decidió seguir a la Diosa de la Cumbia. “Empecé hace 12 años, trabajando en compañías de renta y tomando experiencia”, narra. “Conocí a Margarita en Campeche: estábamos en un show, me comentaron que necesitaba alguien de monitores y yo estuve encantado. Era cosa de que le gustara. Así entramos hace diez años”.

Divino monitor. “Margarita usa sistemas personales Shure PSM1000”, relata Ángel; “ella pide escuchar minuciosamente. Si no llega a oír el guache (instrumento de la cumbia) lo exige; pero eso ayuda a que yo esté pendiente de ella, con una buena mezcla”, toma aire; “le gusta escuchar un poquito de reverb de la M7CL y brillo en los agudos para no esforzarse. Una vez teniendo sus in-ears, no hay problema”, garantiza.

En cuanto al sistema de microfonía inalámbrica Axient: “fue la primera vez que lo probamos”, cuenta Ángel Estrada; “nos habían comentado de él pero hasta ahora lo pudimos usar. Puse un monitor de piso y activamos el modo de switch”, relata el monitorista; “Margarita cantaba y en cierto momento usaba el sistema para decirnos lo que le hacía falta en el monitor. El público jamás se enteró de esa indicación, concluye Ángel Estrada.

Side fill Nexo. “Decidimos ponerle bastante potencia al asunto”, prosigue el encargado de monitores; “en el ensayo, estamos acostumbrados a sonar fuerte. Además de los sistemas personales, decidimos ponerles un potente side fill Geo S8”.

“Empecé a programar un mes antes”
Las luces de familia. El padre de Ángel Alvarado era iluminador y desde niño lo acercó a las consolas. “Empecé a los 12 años”, sorprende; “y como profesional ya llevo seis años. Realmente me gusta mucho. Con Margarita, voy entrando. Llevo un mes; pero vamos dándole con todo”.

“La consola fue una MA Lighting GrandMA II Light”, comenta Ángel; “es muy buena. Trabajo muy bien con ella porque tengo la herramienta del visualizador. De software, uso MA on PC”.

Diseño. “Estaba buscando un wash”, señala Ángel, “porque en este show tengo que cubrir varias áreas: músicos, ballet, Margarita y público; por eso hay muchas luminarias Robe 1200 y Robin 600 LEDWash”.

DSCN1786En el puente frontal, de back y laterales. “Cubren todo muy bien”, Ángel Alvarado se despide, “estas máquinas de Robe tienen buena gama de color y son muy brillantes. Sirven muy bien para este show”.

“Esa mezcla de raíces”
Margarita concibió la idea y todo se lo comunicó a Jonathan Álvarez, creativo en Altered Video, la empresa contratada por TPA para la velada: “que no fuera un concierto improvisado en la parte visual y a ver qué pasaba”, señala Jonathan.

Complementar. “Para que se ponga lo que ella quiera”, subraya, “el show es totalmente globalizado. Lo que va a expresar se refleja en los visuales: desde Colombia, la tradición mexicana y lo que significa la cumbia”, plantea el creativo; “es muy importante, porque a veces no se sabe de dónde viene”.

Consola de video Roland V-4EX. “Estamos metiendo ahí el circuito cerrado y los gráficos”, observa Jonathan; “no se genera ese delay, que suele pasar. Nosotros cuidamos la parte gráfica en el escenario, con pantallas de 11 milímetros y es excelente poder tener dos cámaras Sony CineAlta HD para tomar la parte central. Por otro lado, con programas como Modulate y MadMapper y equipo Matrox dirigimos todas las señales a una computadora Apple”, resume al último Jonathan Álvarez, “tenemos siete señales en el escenario y vamos a mandarlas por todos lados”.

Las butacas estorbaron. Mi gente linda goza la cumbia y se abraza en el manto del ritmo. Tambores de pasión, deseos de piel. Nada más sensual que moverse juntos, al compás de Colegiala. En el Auditorio Nacional no cabe un alfiler, pero los bailarines siguen llegando.

Mira las cosas buenas que tiene la vida.