Apoco más de un año de los sismos ocurridos en nuestro país, aún hay zonas afectadas en las que la ayuda no ha llegado. Ante esto, personalidades de la música como Armando Manzanero, Filippa Giordano, Guadalupe Pineda, Tania Libertad y Fernando Delgadillo se unieron por una noble causa: ofrecer el concierto Todo es personal, en el Auditorio Nacional, con el cual se recaudaron fondos para las víctimas de dicha catástrofe natural, entregando lo obtenido a las comunidades de Oaxaca afectadas.

Producción con dedicación

La producción contó con el apoyo y dirección de Roberto Eduardo Collío Muñoz, ingeniero de sonido; Gabriel Crisóstomo, ingeniero de iluminación; Beto Martínez, ingeniero de monitores, y Mario Santos como director musical, quienes desempeñaron su trabajo en sus diferentes áreas y lograron que este evento fuera disfrutado tanto por los asistentes como por los artistas. El concierto empezó casi a las nueve de la noche y en él pudieron disfrutarse temas románticos, poesía, baladas y música ranchera.

El primero en pisar el escenario del Auditorio Nacional fue Fernando Delgadillo, quien con sus versos y trova abrió el ambiente. Canciones como “Momentos pendientes”, “Hoy ten miedo de mí” y “Llueve”, entre otras, antecedieron a la voz de Tania Libertad, quien interpretó “Cucurrucucú paloma”, para posteriormente compartir el escenario con Guadalupe Pineda y cantar conjuntamente “Gracias a la vida”.

La aparición del maestro Armando Manzanero en el escenario puso a todos los asistentes de pie para acompañarlo en esta velada con causa. Temas icónicos como: “Nos hizo falta tiempo” y el clásico “Contigo aprendí”, fueron interpretados por el cantautor yucateco en compañía de Guadalupe Pineda, logrando uno de los momentos más íntimos de la noche.

La noche continuó y canciones como “Somos novios”, “Mía”, “Esta tarde vi llover” y otros más, fueron entonados por todo el público, quienes fueron dirigidos por la voz de Filippa Giordano, quien, al grito de apoyo: “¡Te amamos, Oaxaca!”, fue ovacionada por la audiencia. Un momento sublime ocurrió cuando Filippa Giordano interpretó el “Ave María”, al cual se unió Tania Libertad.

El maestro Manzanero estuvo frente a su piano de cola y acompañado de las talentosas féminas, interpretaron canciones como “La Llorona”, “Adoro” y “Esperaré”. La velada estaba a punto de terminar cuando Guadalupe Pineda elevó los ánimos con el tema “Un millón de amigos”, de Roberto Carlos, rodeada por un coro de niños.

Sala, el sonido de cinco grandes voces

La labor que se realizó en sala fue muy interesante, ya que trabajar con artistas tan reconocidos e importantes dentro de la música es imponente. Roberto Collío, ingeniero de sonido, estuvo a cargo de este sector y logró conducir con óptimo resultado el audio de este espectáculo. “Fue un montaje bastante grande, juntamos a cuatro artistas, más uno como invitado, que fue Fernando Delgadillo, quien tuvo su set propio. Nos dimos a la tarea de trabajar con la base del grupo del maestro Armando Manzanero y a ello sumamos un mariachi completo, una orquesta de cuerdas de once elementos, además de flauta, trompeta y saxofón”, comenta Roberto.

El PA que se utilizó es el sistema que tiene el Auditorio Nacional (Meyer Sound). Cabe señalar que en sala se ocupó la consola Allen & Heat S5000 de la serie dLive, la cual cuenta con dos pantallas táctiles y permite trabajar 128 canales a 96 khz; para este concierto se ocuparon 96 canales entre artistas y coros.

“Esta mesa se ha convertido en mi favorita; cuenta con un gran sonido, además de una óptima flexibilidad y rápido uso, sus dos pantallas permiten mover canales de manera rápida. El color de los preamplificadores es muy neutro y cristalino, además de que tiene un gran rango dinámico. Los emuladores de efectos vienen muy bien ajustados y destacan sus procesadores de efectos. Basta con sólo encender el efecto, subir el volumen y ya está sonando”, agrega el ingeniero de sala.

“Las pantallas permiten tener mucha información a la vez y esto ayuda en shows como éste, ya que se necesita ver muchas cosas. Otro aspecto a destacar es que para comenzar a operar toma sólo unos minutos. No soy experto en ella, la estoy conociendo y lo que he aprendido me gusta y facilita mi trabajo”, añade Roberto.

Cabe señalar que se planteó que el concierto estuviera diseñado para que todos los artistas interactuaran a todo momento, con el objetivo de que la noche estuviera plagada de duetos en los que cantaran tres temas cada uno. Se buscó que cada uno conservara su estilo, y se tratara más de una noche de duetos que de un festival que albergara a distintos cantantes. Lo anterior se convirtió en un reto para sala ya que cada artista tiene un estilo definido y característico.

En lo que respecta a la planeación del show, éste tomó cuatro meses, entre juntas y reuniones. La labor de Mario Santos, director musical de este espectáculo, fue pieza clave para llevar a cabo este concierto, ya que al estar a cargo del grupo de músicos se logró comprender lo que se requería de una manera rápida y eficaz por parte de los artistas.

Monitores, reto cumplido

Llevada a cabo por Beto Martínez, para el monitoreo se usaron 38 mezclas: treinta personales y ocho de piso. Se ocuparon salidas en estéreo para las tres voces (Filippa Giordano, Tania Libertad y Guadalupe Pineda), y para el director musical Mario Santos, ya que él debía tener un plano sonoro más real de los paneos de las cuerdas y violines, para evitar desafinaciones.

En esta área se trabajó con dos consolas Yamaha CL5, las cuales se pusieron en cadena con dos tarjetas Dante para compartir así canales y parcheos internos; así, 49 canales se ocuparon en el primer equipo y 51 en el otro sistema. “Al ponerlas en cadena tuvimos la oportunidad de hacer parcheos internos y de agrupar todas las cuerdas, mismas que mandé a un retorno de la primer a consola a dos retornos estéreo, con lo que pude ocupar algunos plug-ins. Para la sincronía de voces utilizamos un preamplificador, ya que tuvimos tres voces femeninas muy potentes y por supuesto la del maestro Armando Manzanero, entonces para tener el mismo color en cada una, ocupamos un Avalon 737 y un plug-in Vocal Rider, lo que nos ayudó a tener un nivel constante entre todas las voces”, explica Beto.

En cuanto a la microfonía utilizada, ésta fue muy nutrida y se basó en modelos como AKG 4 14 en batería y percusiones, Rode Mt4 para el piano del maestro Manzanero, DPA 4049 para las cuerdas, Shure SM58 para los cantantes. “He trabajado con Guadalupe Pineda como monitorista y con Tania Libertad en sala desde el año 2000; con Filippa Giordano también he estado en monitores y gracias a la cercanía que hay entre Tania Libertad y el maestro Manzanero he podido realizar muchos conciertos en los que realizan duetos, lo que facilitó mi trabajo en este show”.

Con la llegada del mariachi para interpretar “Qué bonita es mi tierra”, “Cielito lindo” y “México lindo y querido”, se cerró el concierto Todo es Personal, evento con un gran sentido de apoyo a los afectados por los sismos del año pasado y que ojalá sea un proyecto al que puedan sumarse muchas más producciones, músicos y artistas. Aún falta por hacer, pero con actos como éste,  muchas comunidades podrán recibir el apoyo que tanto necesitan.

Luminosidad dinámica

La iluminación estuvo bajo la dirección de Gabriel Crisóstomo, quien creó los ambientes y atmosferas idóneas que tanto público y artistas disfrutaron. Se optó por una luminosidad con un estilo sobrio pero dinámico, adaptándose así al tipo de música de los artistas. “Tuvimos varias juntas con la gente de producción y por supuesto con los artistas, ellos nos indicaban qué querían y lo que deseaban, nosotros lo plasmamos y lo presentamos”, expresa Gabriel Crisóstomo, quien cuenta con una amplia experiencia con figuras como Plácido Domingo, Fernando de la Mora y Marco Antonio Solís, entre otros.

Los tonos utilizados fueron variados; dependiendo del tema se ocuparon colores fríos para canciones de tristeza y melancólicos, mientras que los cálidos fueron utilizados para los momentos más rítmicos y vívidos. Otro aspecto a destacar es que la producción solicitó tener a los músicos a la vista en un cincuenta por ciento de iluminación.

Por otra parte, las pantallas se utilizaron como complemento a la iluminación; se realizó una especie de combinación en la que había pantallas en uso con las luces y por momentos sólo se ocuparon luces, esto para el descanso visual del público.

El equipo para Todo es personal

Sala

  • PA Auditorio Nacional (Meyer Sound)
  • (01) Consola Allen & Heath DLive S5000 (96 canales)

Monitores de piso

  • (02) Consolas Yamaha CL5
  • (08) Clair Brothers 12-AM
  • (04) Meyer Sound UPA-1A, (04) MSL4 (Side fill)
  • (10) Monitores de piso Meyer Sound MJF 212
  • (02) Meyer Sound Subwoofer 650-P
  • (04) Amplificadores Carber
  • (30) Sistemas Sennheiser EW300 IEM-G3 (con audífonos y distribuidor de antenas)

Microfonía

  • (07) Shure SM57, (08) SM58, (18) SM81, (04) KSM137, (03) KSM32, (01) Beta52, (04) Beta56A, (04) Beta57A, (04) Beta58, (05) Beta98 D/S, (01) Beta91, (02) Inalámbricos SM87, (02) Inalámbricos SM57, (02) Transmisores UR2/KSM 9/SL, (04) Lavalier SL51B con Bodypacks, (06) WM 184 con Bodypacks, (06) WB98 HC con Bodypacks, (04) MX418, (08) UR4D (con cinco cabezas SM58 y 3 Beta 58)
  • (04) Electro-Voice RE-20, (06) N/D-431
  • (01) AKG-112, (04) 414, (04) 451
  • (04) Sennheiser MD-421,
  • (05) PCC-160
  • (03) Schoeps CCM4
  • (13) DPA4099 alámbricos (10 con soporte violín, 3 con soporte cello)
  • (16) Sistemas inalámbricos Sennheiser EW300
  • (04) Preamplificadores Focusrite ISA220 o Neve VR6010