Para celebrar los cinco años de su disco “Bahía Santiago”, la banda originaria de Guadalajara, Technicolor Fabrics, grabó reversiones de este álbum emblemático, invitando a interpretar vocalmente los temas a colegas como Daniel Me Estás Matando, Esteman, Denise Gutiérrez y Siddhartha. “Son cuatro canciones donde tomamos las pistas originales del álbum, les quitamos mi voz e insertamos a los invitados para jugar con una interpretación vocal distinta, fraseo, cambios en la armonía y melodía de las voces. Tratamos de hacer una curaduría donde los vocalistas pudieran sentirse afines a las canciones y que al mismo tiempo le dieran un toque distinto desde su universo musical”, relata Juan Pablo Corcuera, vocalista del grupo.

La mezcla y mastering del álbum revisitado estuvo a cargo de Alan ET y Eduardo del Águila. En simultáneo, la banda tapatía prepara material inédito que saldrá para el 2021, lo que llevó a sus integrantes a especializarse en procesos de grabación en casa por la pandemia: “Todos tenemos un estudio o equipo sencillo para grabar. Para la parte de preproducción esto ha sido muy útil y hemos visto cómo hemos ido mejorando nuestra técnica en grabación, pero para llevarlo a un siguiente nivel nos dirigimos a otros espacios, a los estudios de los productores con los que trabajamos el material”.

“Esas nuevas canciones las hicimos a guitarra-voz o piano-voz para que el productor las escuchara y sobre eso las musicalizamos en su estudio. Para cada artista es distinto; hay quienes poseen estudios más armados en casa y en ese aspecto seguimos siendo más vieja escuela; nos tocó vivir la transición de lo análogo a lo digital y la pandemia nos ha obligado a hacer más uso de la tecnología”, apunta Juan Pablo.

Producido por Adán Jodorowsky, el nuevo material está en fase de grabación y mezcla; así lo está viviendo el grupo, detalla el vocalista: “Le mandamos aproximadamente diez canciones, hicimos una selección de cuatro de ellas con la idea de grabar el resto del álbum el próximo año. En paralelo ya estamos con los videos que acompañarán esos singles y que irán apareciendo en espacios de dos meses y medio el próximo año. Estamos dándonos un tiempo para que las cosas tengan un poco más de cocción. Con Adán había tiempo que queríamos trabajar porque nos gusta mucho lo que hace, tiene una visión muy especial de la música que notas tanto en sus discos como lo que ha hecho con bandas como Los Chinos, de Argentina, que siento que su música es afín a la nuestra, o lo que hizo con Daniela Spalla”.

“Para nosotros ha sido un buen experimento y creo que marcará una nueva etapa para el grupo. Creo también que esta condición de la humanidad nos está haciendo crear música desde otro lado y tendrá un tono como más íntimo, donde se expresará más nuestra vulnerabilidad y nuestros sentimientos a otro nivel, siendo más transparentes. Está siendo muy terapéutico, porque la empatía es la sustancia madre de la música; es servicio, como tener un acompañante cerca de ti”.

Integrados en la modalidad de shows en línea, la banda participó en el Caravana Stream Fest y contempla la posibilidad de volverse a presentar en ese formato: “Está muy padre también tocar y generar esta sensación de vínculo a través de la cámara. Eso se me hizo una experiencia increíble para buscar cómo tratar de conectar con el público a través del lente”.

“Nada se compara con la comunión y energía colectiva que generamos todos en un concierto, porque al final la música que es un vehículo para conectar y también siento que cuando regresemos volveremos con mucho agradecimiento, sabiendo dosificar el deseo y que no todo sea instantáneo; siento que todo esto será un buen ejercicio para valorar lo que dábamos por sentado. Para aprender a valorarnos y no usarnos”, reflexiona para concluir Juan.

Entrevista: Nizarindani Sopeña / Redacción: Marisol Pacheco