Un nuevo centro de producción de audio ha sido fundado en Guadalajara. SoundTube fue creado con el objetivo de establecer un antes y un después en las industrias culturales jaliscienses orientadas a la música y el cine. Con un gran interés de posicionarse en la zona tapatía, el estudio se ha convertido en un punto de reunión para los creadores de la prolífica industria cinematográfica de la región y de las diferentes agrupaciones musicales. Sus estéticas instalaciones, ubicadas en la colonia El Mante de Zapopan, están al mando de los hermanos y socios Andrés y Juan Pablo Huerta Estrada, director general e ingeniero residente, respectivamente.

Larga trayectoria

Andrés inicia la conversación, contando algo de sus inicios profesionales: “Empecé en esto hace veinte años. Antes de incursionar en el sonido era trovador en cafés y centros culturales de Guadalajara. Un día me tocó estar junto a una consola y hacer que el dueto en el que yo participaba sonara de manera adecuada. Me di cuenta de que si yo lo hacía, podía hacer que el público y nosotros lo disfrutáramos más. Creo que desde ahí, además de la pasión por la música, estar cerca del aparato que hacía que la gente escuchara bien, hizo que surgiera en mí el amor de moverle a los botones”.

Esta revelación llevó a Andrés y a su hermano al lógico siguiente gran paso y a la historia que conformó SoundTube: “Hace veinte años montamos nuestro primer estudio. Era un espacio pequeño en el que hacíamos jingles, ensayos y grabaciones y así pasaron quince años, en los cuales fuimos aprendiendo, más como músicos que como técnicos. Recientemente, después de esta larga historia, nos pidieron el inmueble que alquilábamos, y eso, aunque cuando sucedió fue un shock, derivó en algo muy positivo. Era un estudio pequeño, pero funcionaba muy bien, y en ese período fue un buen negocio. Nosotros estábamos muy cómodos ahí porque teníamos clientes y mucho trabajo, pero no nos habíamos dado cuenta del potencial real. Entonces, el primer paso fue resolver el cambio, porque teníamos producciones pendientes. Nos encontramos en una encrucijada en la que, o rentábamos otro estudio para terminar con esto, o caminábamos hacia adelante. Nos dimos cuenta que si queríamos seguir, no sería de la misma manera. No sólo era mover el estudio a otro lugar y que siguiera la inercia del trabajo, sino centrarnos en investigar que hacía falta en la industria y qué sería bueno modificar y hacer para destacar. Nos fuimos por esta última línea”.

Evolución

Decididos a subir al siguiente nivel, Andrés y Juan Pablo analizaron la industria actual: “Nos dimos cuenta de que la industria de la música había cambiado abismalmente en su estructura, desde que empezamos. Nos dimos cuenta de que pese a lo que le pase a la música o a la industria, nosotros, los estudios de grabación, y los procesos de creación del producto permanecerían, tanto en la música como en el cine.  Nos planteamos poner un estudio que nos diera las posibilidades de hacer la música como la gente la pide actualmente. El lugar en donde más música se oye es Youtube, y en consecuencia, se tiene que ver. Ahí fue la primera decisión que se tomó: construir un cuarto que nos diera las capacidades, no solamente de grabar profesionalmente y mejor de cómo lo veníamos haciendo, sino que nos dejara tener el video incluido. Nos dimos cuenta que hay un montón de industrias pegadas a la música que necesitaban servicios que no habíamos ofrecido previamente. Cuando volteamos a ver al cine, nos dimos cuenta de que ahí había algo. Ya conocíamos gente de esta industria, para la que grabábamos música.  Nos llevó cuatro años llegar aquí y tener un estudio de grabación en condiciones que permiten grabar simultáneamente a una banda grande y además tener la primera sala de postproducción de audio para mezcla de cine hasta 7.1, en Jalisco”. 

Posterior a la obligada investigación y estudios de mercado, los hermanos Huerta Estrada advirtieron una gran oportunidad de negocio: “Nos dimos cuenta de que el talento de Jalisco se iba a la capital porque allá estaban las instalaciones y eso era lo que faltaba en Jalisco. Por más caro que sea fabricar y diseñar un cuarto, es mucho más fácil que hacer el talento. Afortunadamente, estamos en una de las ciudades con más talento del país en cuestiones de música, cine y muchas otras cosas más, como videojuegos. Va a llegar el momento en el que todos estos esfuerzos unidos logren que Jalisco sea el Hollywood de México, pero tenemos que ir a la par de la industria”.

El diseño

En el tema de la creación de un diseño práctico y adaptado a lo que la empresa deseaba ofrecer a su clientela establecida y a los nuevos prospectos, Andrés y Juan Pablo contrataron a la empresa texana John H. Brandt Acoustic Designs. Esta cuenta con una experiencia que data desde 1972, diseñando estudios de grabación y cuartos acústicos y viajaron a Guadalajara para realizar el proyecto: “Básicamente, llegamos a John contando con excelentes referencias, gracias a un par de proyectos que hicimos con él previamente, antes de armar este estudio. John es un gran ingeniero en acústica, reconocido mundialmente y nuestro objetivo era llegar a un balance entre lo acústico y lo visual. Es importante que la gente que llegue, goce de esa parte atractiva del estudio y que el cliente se sienta, por una parte impresionado, pero a la vez cómodo, sin tener que sacrificar el aspecto acústico. John es una persona muy comprometida y consciente y nunca olvida que la meta es que tu proyecto sea siempre el mejor en todos los sentidos, incluyendo el económico, de modo que no deja de lado el manejo de costos por medio de una combinación de materiales y otras técnicas con las que trabaja día a día para lograr el mismo resultado acústico a un menor costo”, menciona Juan Pablo.

El diseño de las áreas de trabajo de SoundTube es descrita por Juan Pablo: “Tenemos dos tracking rooms: el primero, con una altura de cuatro metros y una parrilla de iluminación. Obviamente, como todos los cuartos, está tratado acústicamente por John Brandt. En este mismo cuarto tenemos cuatro cámaras robóticas que se operan de manera remota desde el control room y con esto tenemos la facilidad de hacer sesiones en vivo que puedan ser transmitidas sin la necesidad de camarógrafos que se interpongan en las tomas. Tenemos la capacidad de grabar hasta 32 canales en éste y doce en el otro cuarto. Al control room, por su parte, en el cual tenemos un sistema de Pro Tools HDX y dos opciones de monitores de campo cercano, llegan todas las conexiones de los diferentes tracking rooms”.

“Por otro lado, el tracking room B es un cuarto más pequeño, con una altura de dos metros y medio. Es donde hacemos todo el tema de doblaje y foleys y donde también grabamos los amplificadores, para no contaminar la batería. Aquí, toda la comunicación de video y audio va directo al control room”; explica Juan Pablo; “luego tenemos el dolby room o surround room, que es donde hacemos la mezcla de audio para sistemas de sonido envolvente. Ahora está configurado para 7.1 con sonido JBL y es un espacio de casi cincuenta metros cuadrados con cuatro metros de altura, que cumple perfectamente con las especificaciones profesionales de Dolby. Decidimos en este espacio lograr el mínimo con las características de primer mundo. Podría verse como un cuarto más pequeño de lo habitual para estos trabajos, pero está valorado por los profesionales para hacer lo que necesitamos y además, también tenemos un asador magnífico” (risas). Nos gusta interesarnos en ayudarles, al margen de lo que el cliente necesite, y buscamos sentirnos identificados con todo el proyecto para poner un poco de nuestra huella”.

La esencia y la experiencia

Andrés continúa con el expertise que los hermanos aplican a la pasión por la música misma: “Pienso que el secreto de los estudios de grabación, es que el feeling musical no se pierda. Que no seas solamente un ingeniero en audio; esto va mucho más allá de lo técnico en sonido. Creo que eso ha sido lo que nos ha permitido llegar hasta aquí, que nunca hemos perdido esta pasión por la música y el arte. Creemos que el resultado final global de la canción y de la música que estamos grabando, es lo que nos diferencia de otros estudios. Saber algo de música nos da los permisos necesarios para entrarle al género que queramos. Hemos hecho jingles tropicales, gruperos, de rock y con orquesta sinfónica, porque nuestra pasión es por la música. Recientemente gestionamos los papeles para ser socios del Latin Grammy y nos dimos cuenta de que ya teníamos más de ochenta producciones como ingenieros o productores. Volteamos atrás y nos dimos cuenta de que le hemos hecho sonido a mucha gente y participado en proyectos grandes y distintos; teatro musical, rock, jazz”.

“Estamos abiertos a opinar o a que no nos dejen opinar”, menciona Andrés Huerta. “Toda la magia la tiene que hacer la banda, no el ingeniero, y en muchos casos, los colegas han dejado parte de su trabajo a Melodyne o al editor, y de esta manera, todo se puede corregir y cuantizar. Nosotros, con el tiempo que tenemos, sabemos que se trata de procesos y eso hacia que la música fuera mucho mejor. La banda se preocupaba por ensayar, tocaban con alma y con calidad. No podemos negar que tecnológicamente la captura digital y el procesamiento dan algunas otras ventajas sobre retos que antes había que resolver con el cuarto, pero creemos que para que esto siga funcionando, tenemos que tomar las herramientas y usarlas, pero no permitir que ellas nos dominen a nosotros”.

Andrés muestra verbalmente el abanico de clientes que SoundTube recibe día a día: “En toda la trayectoria que hemos acumulado, hemos trabajado con muchas bandas de rock. De hecho, acabamos de hacer el séptimo disco de Cuca, del cual nosotros realizamos el tracking. La mezcla la hizo “Chiquis” Amaro, y la masterización la hizo Arturo “Tuti” Perales. Tenemos una muy buena relación con la industria y tratamos siempre de hacer equipo. Sabemos que el fin es que la industria crezca viendo a futuro, ya que nuestro enfoque no es a corto plazo. Cada quien tiene sus fortalezas y debilidades, pero si hacemos equipo, todas son fortalezas. Nuestro servicio de live session ha sido muy solicitado y gracias a las dimensiones de la sala, hemos hecho trabajos para big band y jazz. Hacemos mucha locución y ahora también audio y efectos especiales para cine. También queremos ampliar los géneros que trabajamos, ya que hay que apoyar a la industria lo mejor posible; afortunadamente tenemos la capacidad de grabar cualquier tipo de música”.

Ecología

Los hermanos Huerta finalizan la entrevista con el tema de la generación de la energía: “Somos una empresa verde. Tratamos de ayudar al planeta, así que el grueso de nuestra energía eléctrica es producida mediante páneles solares, lo cual permite no sólo ayudar al mundo, sino a nosotros mismos, porque además de ser muy eficiente, el consumo principal en un negocio de estos es la luz, entonces sí lo hicimos por razones ecológicas, pero también económicas. Yo recomendaría a todos nuestros amigos de estudios de grabación en el mundo que lo hagan de esta manera”.

Con esta sugerencia, SoundTube queda como una opción al occidente mexicano de nivel mundial, en el que, además de la tecnología, están las personas que concretarán todos los proyectos en sonidos extraordinarios.

Related Posts