Fue en la primavera de 1999 cuando el físico Klaus Heinz y el ingeniero eléctrico Roland Stenz sumaron su experiencia en el campo de los altavoces y con un novedoso diseño de tweeter fundaron ADAM Professional Audio. Su iniciativa fue muy bien recibida por ser altamente sofisticada, y en poco tiempo obtuvo un importante reconocimiento y la base para alcanzar su más grande objetivo en la joven compañía fue desafiar a los gigantes de la industria del monitoreo profesional.

El concepto Advanced Dynamic Audio Monitors había nacido y sólo sería cuestión de tiempo para que se convirtiera en estándar en muchos estudios alrededor del mundo; sin embargo, tampoco se trató de un éxito inmediato, sino de muchos años de investigación en acústica y tecnología de altavoz por parte de los fundadores de la firma.

Esperar para lograr resultados
El camino de la investigación y el desarrollo continuó para ADAM y unos años después de su fundación, la tecnología Accelerating Ribbon Technology (ART) vio la luz del día. Este diseño de tweeter se convirtió en una piedra angular para la firma y marcó el inicio de una nueva era, ya que mostró todas las cualidades y evitó problemas como la combinación del sonido claro con las dispersiones sonoras.

Desde entonces, muchas innovaciones han sido presentadas, como el principio ART aplicado en el rango de frecuencias medias, la tecnología Impulse Coupling (IC), para encontrar un método de mejora en la conexión entre drivers y gabinetes, y el sistema Force Compensation (FC), gracias a la cual algunos altavoces más grandes y subwoofers son capaces de emplear dos drivers de graves para compensar las distorsiones. Además, con la modalidad Pulse Width Modulation (PWM), ADAM encontró una solución para muchos de los problemas de los amplificadores y puede ofrecer sistemas de monitoreo de alta calidad. Para su décimo aniversario, ADAM Audio presentó la tecnología X-ART, basada en ART, y que posibilita que los nuevos tweeters y medios entreguen una banda de frecuencias extendida y una eficiencia más alta.

El éxito de ADAM es muy fuerte (la marca se encuentra ya en 45 países), y después de esta breve semblanza de su historia, continuemos con el vistazo más detenido a sus monitores de estudio A5X y A7X, conocido ya por varios ingenieros de grabación y mezcla alrededor del mundo.

Todo está encadenado
No podríamos comprender los monitores A5X y A7X sin conocer sus antecedentes: los altavoces A5 y A7, modelos aclamados que ganaron una gran cantidad de premios y han sido reseñados en los medios más importantes de la industria. Están equipados precisamente con el sistema ART y rápidamente alcanzaron un rol preponderante en los estudios de grabación. De ahí continuó el lanzamiento de los monitores de la línea SX, y el paso siguiente fue la línea AX. La gama se compuso de los modelos A5X y A7X se unieron a las unidades A3X y A8X.

A decir de la marca, los cambios en los A5X y A7X no son simples desarrollos, sino revisiones fundamentales de la gama, mismas que fueron mejoradas. Una de las principales mejoras de la gama es el tweeter X-ART, que ahora sustituye al tweeter ART en las versiones AX y que cuenta con una eficiencia mayor y un nivel máximo de presión de sonido, así como una respuesta de frecuencia de hasta 50 kHz. Además, todos los woofers y amplificadores también se han rediseñado desde cero, con grandes bobinas de voz y amplificadores con el doble de potencia para excursiones más lineales.

Los predecesores de los A5X y A7X, los A5 y A7, se convirtieron en dispositivos muy famosos de la marca en corto tiempo y aún ahora son los dispositivos de referencia en muchos estudios pequeños. Pero el aspecto más importante de los A5X y A7X es justamente el tweeter X-ART, que ha sido drásticamente mejorado en su respuesta de frecuencia. Además, la integración con las frecuencias más bajas ha sido obtenida gracias a sus woofers de cinco y siete pulgadas respectivamente. Su amplificador les brinda lo doble de la potencia que sus predecesores y esta combinación produce una calidad de audio notable y niveles de presión notables, con una reproducción libre de distorsión.

A destacar está también los drivers de los A5X y A7X, que tienen su propio amplificador de 50 watts A/B, que es responsable del tweeter X-ART, mientras que el woofer es manejado por un amplificador de 100 watts PWM. Sus páneles frontales incluyen un switch de potencia y un control para el volumen que retiene el nivel, independientemente del switch. En el panel trasero se encuentran muchos controles adicionales, como el de ganancia de altas frecuencias y dos filtros para altas y bajas frecuencias. Para asegurar la compatibilidad, también hay conectores XLR balanceados y RCA (desbalanceados).

A casi tres lustros de haber sido fundada, ADAM Audio está presente en los más importantes recintos de grabación a nivel mundial. Desde Abbey Road hasta Universal Estudios, pasando por Walters-Storyk Design Group, y usuarios como Eminem, Butch Vig y The Chemical Brothers, entre una extensa lista, han preferido las ventajas que estos dispositivos les han otorgado. ¿Les suena?