Si hay alguien en la industria que podría ser representante de los tiempos modernos en la industria, es precisamente Merlijn. Un ingeniero relativamente joven, ahora reconocido en la industria, pero que ha sabido utilizar la comunicación masiva de nuestros días (internet), de una manera ejemplar, porque de verdad se debe tomar como muestra para las generaciones venideras que aún no tienen una idea muy clara de cómo darse a conocer. Su sitio, lleno de material educativo de gran utilidad, es complementado por su canal en las redes sociales, aunque claro que esto no hubiera valido de nada si su trayectoria no hubiera sido impecable. “También uno se puede dar a conocer por ser el peor en todo al final de cuentas”, comenta Merlijn. Su trabajo viene desde la Dutch Broadcast Company participando como ingeniero de sonido en programas como “Big Brother” y “The Bus”. Posteriormente fue el responsable de todo el audio del cantante holandés Herman van Veen, para después convertirse en ingeniero de sistemas, y fue con este motivo que visitó nuestro país, presentado por Meyer Sound, en el marco de la Conferencia Anual AES México, durante sound:check Xpo 2019.

“Siempre he pensado que en esta industria, ejecutar un instrumento a un cierto nivel te dará una gran ventaja (…) en incontables ocasiones te podrás comunicar mucho mejor con los músicos con quien trabajes y podrás entender mucho mejor sus necesidades”.

Estudios completos

Años y años para acumular conocimiento y experiencia, comenzando sus estudios en grabación en estudio y piano jazz en el Conservatorio Real de La Haya, Holanda. Como alumno de dicha institución, tenía la obligación de estudiar un instrumento musical, así que su título profesional es el de Ingeniero en Grabación y el título sub-profesional es el de pianista. “Siempre he pensado que en esta industria, ejecutar un instrumento a un cierto nivel te dará una gran ventaja. Claro que tal vez no llegues a un grado profesional como tal, pero ser capaz de transmitir música ya es un gran atributo. En incontables ocasiones te podrás comunicar mucho mejor con los músicos con quien trabajes y podrás entender mucho mejor sus necesidades”.

Merlijn ha trabajado como ingeniero de sala en los últimos diez años y como tal, afirma que su formato preferido de mezcla es mono. Sí, mono, no estéreo. “Disfruto mucho la experiencia de una mezcla en estéreo, pero solo dentro de las paredes de mi sala o en un buen par de audífonos. En mi trabajo, en realidad muy contadas ocasiones tengo la oportunidad de una mezcla de este tipo, ya que no tiene sentido en una sala de conciertos, un teatro o un estadio; son lugares muy grandes como para mantener un panorama estéreo de manera eficiente, así que trabajo en mono. Además, durante mis años de trabajo en la televisión holandesa, me acostumbré bastante bien a mezclar de esta manera, debido a que como la mayor parte de la gente tenía televisiones mono, nos alentaban fuertemente a hacerlo”. La mezcla en Mono, según Merlijn, se trata más que nada de mantener un buen ancho de banda, es decir, una buena separación de rango de frecuencias entre un instrumento y el otro. “No es deseable en absoluto tener que subir demasiado el volumen de las voces, porque no se identifican bien entre los otros instrumentos; por ello es necesario saber entre cuáles frecuencias operan las mismas”.

“No podría sentirme más afortunado en estos momentos. Llegar a Meyer Sound requirió un proceso que llevó algún tiempo, pero valió la pena cada segundo de espera”.

Actualizaciones continuas

Posteriormente, el salto que podríamos llamar natural: moverse en las aguas de una de las partes más técnicas de la ingeniería en audio que es el diseño de sistemas. “Probablemente, una de las principales razones que motivó a iniciarme en este campo fue la premisa de que si toda la gente de la audiencia pagó el mismo precio por un boleto, no veo por qué unos deban tener una mejor experiencia sonora que otros. Es decir, si yo compro un coche y otra persona compra el mismo exactamente, entonces ambos debemos sentir lo mismo cuando los usamos. El problema reside en que, como ingeniero de sala, el único punto de referencia que tiene es el lugar de donde está mezclando, pero eso no quiere decir que el resto de la gente en el recinto esté recibiendo el material auditivo de la misma manera; que tal vez no será idéntica en cada uno de los rincones de la sala, pero muy similar. Así que llegó un punto en el que tuve que decidir si contrataba a alguien para hacer esto o aprendía a hacerlo yo mismo”, recuerda.

“Debido a que no había presupuesto para contratar a un ingeniero especializado, decidí aprender. Invertí miles de horas en internet buscando información relevante a lo que necesitaba aprender. En mis pesquisas me encontré con un analizador que venía con toneladas de información acerca de su uso en casos reales, lo cual me ayudó de una manera formidable a entender mucho mejor de lo que se trataba todo esto. Ese analizador fue Smaart versión 5.4”.

Si por algo es conocido Merlijn, es gracias a su fama como capacitador en el área de ingeniería en sistemas de sonido. Ha desarrollado cursos disponibles en todo el mundo, en los que usa hojas de cálculo que él mismo diseñó y que al día de hoy están sirviendo a miles de ingenieros en todo el mundo para entender conceptos abstractos del oficio. Una de esas hojas es, por ejemplo, el Subwoofer Array Designer, la cual ya cuenta con un sinnúmero de descargas. “Una de las principales razones por las cuales decidí comenzar una carrera como capacitador fue el deseo simple de pasar conocimiento. Hay un proverbio en inglés que a mí me gusta mucho y que dice: si puedo ver lejos es porque estoy parado en los hombros de un gigante, lo cual es tremendamente cierto. Todos necesitamos de alguien que nos guíe de una manera u otra para alcanzar nuevos niveles de capacidad y créanme que la industria lo necesita. Aún en estos días hay enormes lagunas en conceptos fundamentales del diseño y operación de sistemas profesionales de audio”. Hoy, Merlijn es independiente, pero entre 2016 y 2018 fue profesor titular de refuerzo de sonido en el Conservatorio Real de La Haya en Holanda.

Como educador internacional, Merlijn se da cuenta de los elementos que hacen crecer o no a la industria, y evidentemente uno de ellos es la educación, refiriéndose a la que se recibe en cada país en los primeros años de la vida, entiéndase primaria y secundaria. “Desafortunadamente sí he encontrado diferencias en niveles de conocimientos básicos entre un país y otro”, recalca Merlijn. “Sin embargo, siempre les aclaro a mis alumnos que lo más importante que deben entender son fracciones, porque un período de tiempo es una fracción, una longitud de onda es una fracción y un decibel, en cierta manera es una fracción también, así que eso es lo más importante que necesitan comprender”.

Hoy, trabajando para Meyer Sound como encargado de Soporte Técnico y Especialista en Educación, su futuro parece promisorio. Muchas experiencias interesantes parecen estarlo, esperando ahora con su nuevo reto, así como muchos más aprendizajes. “No podría sentirme más afortunado en estos momentos. Llegar a Meyer Sound requirió un proceso que llevó algún tiempo, pero valió la pena cada segundo de espera”, comenta Merlijn. “Esta compañía ha estado dentro de mi vida por algunos años ya y he tenido una relación muy cercana con gente clave para la marca, como Bob McCarthy y Mauricio Ramírez “Magu”. A ellos dos los considero mis más grandes mentores y unas de las personas gracias a las cuales estoy donde estoy. En este momento no me imagino haciendo ninguna otra cosa”. Aunque también acepta que le gustaría pasar un poco más de tiempo con su esposa y su pequeña hija: “Es verdad que viajo mucho, pero trato de no hacerlo más de la mitad del año. El trabajo es importante, pero la familia también”, afirma Merlijn.