Joven músico y productor mexicano, Marco Flores dio con su vocación a edad temprana, cuando la guitarra se puso en su camino y fue entrenándose de manera lírica, para luego tomar clases formales en teoría, arreglo, tecnología y producción con maestros particulares como César Cal. Radicado en Los Ángeles, el caso de éxito de Marco (sus créditos incluyen trabajos junto a Alejandro Sanz, Madame Recamier, Oscar Stagnaro y Lil Eddie, entre otros), permite mostrar cómo capitalizar lo aprendido en el Liverpool Institute for Performing Arts (LIPA), Berklee College of Music y la mentoría de personajes clave en el management como Cristina Abaroa.

“Quise dedicarme a esto cuando vi trabajar a César Cal, quien en ese momento hacía producción para Belinda y Mijares, entre otros. Estudié más arreglo y empecé a aprender programas como Logic, Pro Tools y Digital Performer; tuve la inquietud de aplicar a Berklee, pero antes estuve en Inglaterra año y medio en LIPA. Luego apliqué a Berklee, me dieron la beca y estudié producción y arreglo. Ambas visiones de enseñanza se complementaron: en LIPA te hacen pensar más en cómo proyectar sobre el escenario y en Berklee se trata de tocar, grabar y colaborar”, relata Marcos.

En un mundo global enlazado por la tecnología, que incluso aceleró su modelo de interrelación con la crisis sanitaria, los contactos son clave para tener oportunidades de trabajo y experiencia de alto nivel, valora el guitarrista: “Era de las cosas importantes que veíamos en Berklee, donde teníamos una asociación de contactos de Music Business y hacíamos encuentros con gente destacada de la industria -productores, ingenieros y gente de disqueras-. Así, tuve la pasantía en Los Ángeles con Cristina Abaroa, a quien le aprendí u mucho y de todo: producción, arreglos, management, relaciones públicas. Fue mi puerta en Los Ángeles. Otro personaje importante para mí ha sido Lil Eddie, rapero y compositor puertorriqueño, con quien he hecho arreglos, producción y tocado guitarra; fue quien descubrió a Camila Cabello. La manera en la que hace producción vocal es increíble”.

Instalado en Los Ángeles con sus guitarras de lauderos como Manuel Rodríguez y Lloyd Prins, sus Fender Stratocaster y Telecaster, su set casero para grabar y el impulso de la industria cinematográfica y de series para contenido original on demand alrededor, Marcos sabe que lo crucial es adaptarse y estar al día: “Esta crisis trajo oportunidad y creo que, con todas las herramientas tecnológicas de hoy, puedes lograr mucho. Debes invertir en conocimiento y aprender marketing digital, conocer bien el target de tu música, estar enfocado y ser muy persistente”, concluye Marcos.