La relevancia que tiene la música regional mexicana para el país y el mercado hispanoparlante en el mundo, llevó a ONErpm a abrir oficinas en Guadalajara, Jalisco y Mazatlán, Sinaloa, para atender de primera mano y con personal de gran experiencia en ese ámbito, tanto al talento en desarrollo como a figuras consolidadas. 

Así lo comparte Hamurabi Castro, Country Manager de ONErpm: “Este modelo ya lo tenemos como compañía en territorios como Estados Unidos y Brasil, no solo porque son mercados extensos territorialmente hablando, sino por su diversidad musical. Acá se trata de zonas donde ciertos géneros tienen más relevancia y sentimos que debemos estar cerca para que nos conozcan y de primera mano, podamos trabajar”.

Desde hace año y medio, con el boom de estilos como el corrido tumbao, el sierreño y las colaboraciones entre urbano y regional, quedó manifiesta la necesidad de especializarse en ese ámbito, sumando a colaboradores como Jessica Vázquez (Artists and Repertoire, A&R), para la plaza de Guadalajara, y Gino Osuna, A&R para Mazatlán. De la relevancia de este mercado para la proyección musical de México habla Jessica:

“Ahora puedes ver en qué partes del mundo te escuchan gracias a las herramientas digitales y hay factores como el hecho de que en cualquier parte del mundo hay un mexicano y somos muy arraigados con nuestra cultura. Y luego, el hecho de cómo nos ven en Latinoamérica a los mexicanos, porque México ha sido un trampolín importante para el artista latino”.

“Los corridos y el corrido tumbado, que son muy mexicanos, se escuchan entre la comunidad que está en Estados Unidos, pero ya también en países como Argentina; ese alcance con lo digital es el camino a seguir. El mundo digital y la vuelta del negocio que sí volvió para la música gracias a todas las plataformas que empezaron a distribuir la música de los artistas ha hecho emerger este ámbito y permitido que haya más maneras de producir, tener ganancias monetarias y seguir produciendo. Eso hace que salgan muchos artistas, porque ya no solo dependen de los shows, sino que pueden tener un ingreso que les permite seguir produciendo música, que ahora es más accesible y se puede combinar con la grabación en casa, en estudios o a la distancia cuando son colaboraciones. Por ese lado va a seguir creciendo la industria de este género musical”.

Informar, convencer y brindar atención personal, la tarea. “En el regional mexicano empezaron a poner más atención al mundo digital desde hace un par de años. Existe mucha desinformación; muchos artistas no saben que las redes sociales se monetizan. Las usan para conectar con los fans, lo cual es correcto, pero en realidad también son herramientas de promoción y monetización muy fuertes”, detalla Jessica.

“En este ámbito es muy importante tener atención personalizada, que haya alguien que atienda a los músicos, que hable con ellos. Eso lo toman mucho en cuenta en este género. quieren que se escuche lo que necesitan o pretenden para ser parte de la empresa y estar a gusto”, afirma Gino.

En este sentido, el servicio es el eje para articular un vínculo de colaboración. “Géneros como el regional mexicano y el hiphop son géneros un poco cerrados y la gente te tiene que conocer, por eso, este equipo que estamos armando es para crecer. Tenemos profesionales como Jessica y Gino, pero también queremos tener alguien de marketing y personas que pueden ayudar y complementar para dar certidumbre al artista; estar con las personas indicadas para que realmente ONErpm se consolide dentro de un género que es muy competido pero, al mismo tiempo, un género que tiene mucho que dar y darse a conocer”, concluye Hamurabi, dejando claro que la producción musical se abre paso y que hay que aprovechar todo lo que tecnológicamente tengan los artistas a la mano para hacer crecer sus carreras.