Con la producción técnica y renta de equipos de Audio Visual Sistemas (AVS) de Jaime Lobato, la coordinación logística de Carlos Barrón, la producción comandada por José Luis Flores (production manager) y con Pepe Mallén como stage manager (y músico de congas), se realizó con éxito el concierto con escenario en 360 grados de Kumbia Kings en la Arena Ciudad de México.

La unión de fuerzas

Además del reto que implicó acondicionar todo para un escenario giratorio, destacó la adaptación y efectiva multifuncionalidad del staff involucrado en éste, un concierto que tuvo como antecedente la presentación en la Arena de Monterrey, como expone José Luis Flores, “Pepo” production manager, iluminador y operador del show: “El diseño que usamos en Ciudad de México fue exactamente igual al de Monterrey, pero en esta ocasión cambiaron las dimensiones debido al tamaño de la Arena CDMX. La idea de este diseño fue de Cruz Martínez, quien me dijo: ‘Va a ser en 360, circular con movimiento’; fue muy específico en eso, quería estar cerca de la gente, que los bailarines y cantantes tuvieran también ese alcance con el público y por eso también hubo pasarelas de 22 metros cada una. Se trataba de un cuadro gigante con entradas por los cuatro lados”.

“Así empezó la idea de ese diseño y la verdad, cuando es un show 360 es importante cumplir con que todos los asistentes vean y escuchen el espectáculo, porque no puede haber un lado que lo aprecie bien y otro que no. Debe ser completamente simétrico en cantidad y tamaño el diseño. Al principio fue complicada la idea del escenario giratorio, por el tiempo de montaje y lo que implica, pero las personas de AVS fueron muy profesionales y tuvieron todo calculado”.

“Junto con Carlos Barrón, Rodrigo López, Pepe Mallén y el señor Lobato estuvimos hablando varios días para llegar al foro y hacer un buen trabajo. Toda la gente que estuvo trabajando con nosotros dio el cien por ciento para terminar; estuvimos un poco cortos de tiempo porque había mucho de todo, pero el escenario giratorio fue de las cosas que más valieron la pena en inversión de tiempo y costos”.

Para optimizar los tiempos de montaje, Carlos Barrón, quien llegó a la producción tres meses antes de la fecha del show, enfatiza la tarea de adaptación del rider usado para la Arena Monterrey:

“Fuimos cambiando ese primer diseño para la Arena, considerando mejorar la velocidad del montaje, porque el recinto tiene sus tiempos marcados y tuvimos más cantidad de equipo, así que empezamos adaptando el rider. Luego lo crítico fue conseguir que todo estuviera disponible, porque afortunadamente, después de la crisis sanitaria, volvió el trabajo y hay mucha demanda de técnicos y de equipo”.

José Luis Flores, “Pepo”

Jaime Lobato

Carlos Barrón

Pepe Mallén

Con un montaje que tomó alrededor de 15 horas, el apoyo del personal de la Arena CDMX fue clave, porque conocen perfectamente el recinto, lo que Jaime destaca:

“Por la cantidad de equipo que tuvimos, no lo hubiéramos logrado sin ese impulso. En audio tuvimos 120 altavoces MILO, 36 MICA (front fill) y 36 HP700 subwoofers de Meyer Sound, mientras que en iluminación tuvimos Mythos de Clay Paky; Fuze Wash, Matrix 360, Sixbar 1000, Atomics y blinders de Elation Professional, más cuatro pantallas de formato 6 por 4 y microfonía inalámbrica Shure Axient Digital con in ears PSM 1000”.

Escenario ambicioso y correcto

Con créditos junto A Band of Bitches de Jonaz, como drum tech para diversas compañías y formación musical como baterista, Pepe Mallén es el stage manager y uno de los elementos de las percusiones en Kumbia Kings. Del reto que enfrentó para este show en la Arena CDMX, habla:  “Originalmente sólo se usaba un raiser de 9.60 metros y se montaba ahí toda la base rítmica junto con los metales; el bajo y la guitarra iban abajo de éste y así lo estuvimos usando hasta febrero de 2022”.

“Cuando empecé el diseño para el 360 había cosas que no se iban a ver bien y fue cuando empecé a jugar usando niveles diferentes, de tal manera que tuviéramos un frente y aprovecharlo para no complicarnos tanto con que los músicos quedaran volteados, sin coherencia. Al momento del montaje, teníamos que tener cuidado con el charol sobre el escenario, poner el backline con cuidado y en este formato, los músicos y bailarines van al centro, así que se hizo una perforación para meter el cableado, pero en esta ocasión no podíamos hacerlo, porque nosotros ocupamos la mayor parte del escenario giratorio para que los bailarines hicieran su show, de modo que tuvimos que hacer perforaciones diferentes y con mucho cuidado, porque la estructura era bastante grande y pesada (2.5 toneladas)”.

 

Reto sonoro resuelto

El diseño de sistemas y audio en general quedó a cargo de Rodrigo López y Alejandro Delgado “Jano”, quienes optimizaron esa cantidad de cajas con las que se dio correcta cobertura, dejando la tarea de radiofrecuencias a Alberto Arellanes Casiano.

Con la operación de sala y diseño de sistemas en mando, Rodrigo compartió los desafíos de su labor: “La Arena CDMX es muy grande y debes tener más bocinas para llegar desde arriba hasta abajo. Tuvimos la suerte de tener muchas bocinas, tomando como base 120 cajas MILO para el diseño, que es una cantidad impresionante. En un principio estaba pensado tener 8 puntos con 15 bocinas y terminamos dejando 6 puntos con 16 altavoces y 2 puntos de 12 altavoces”.

“Para la parte cercana al escenario pusimos bocinas MICA, dos por cada cara, y en las esquinas otras más; tuvimos 12 puntos y en cada uno 3 bocinas. MICA es un altavoz muy potente que cubrió alrededor de 15 o 16 metros con ellas”.

“En cuanto al diseño del sistema, todo lo hicimos con un analizador basado en funciones de transferencia, que tiene las herramientas del RDNet de forma gratuita. Otra cosa que sumó fue tener a Jano con el SMAART y pudimos consultar a Óscar Barrientos de Meyer Sound para dejar todo el acomodo listo”.

“Para la mezcla de sala usé una Digico SD10, estuve muy consentido con su última versión corriendo en fibra óptica y además, con un rack a 32bits; realmente no podía pedir más, porque trabajar una sesión a 96 kHz a 32 bits es más de lo que puedo pedir y fue algo curioso, porque los Kumbia Kings tienen una base impresionante con batería, congas y el bajo, parece que está tocando uno solo, suenan con mucha energía. La mayoría del trabajo lo hacen los músicos, tengo muchos años en esto y claro que tengo mis compresiones paralelas que sí ocupo con ellos, pero no más que eso”.

En monitores lució otro elemento con una doble faceta del crew, con Carlos Barrón operando la consola: “Son seis músicos más cinco voces y es un show de mucho movimiento: bajan, suben, van al área de público e interactúan, todos traen sus in ears y micrófonos, así que es complicado, porque manejan niveles muy altos. Logramos tener buen entendimiento entre músicos e ingenieros y las cosas salieron bien. Usé una Yamaha CL5, que ya venía en el rider de la banda y me gusta mucho porque es muy práctica. Tuvimos in ears para todos los músicos, fueron 16 Shure PSM 1000 que cumplen un rango de frecuencia adecuado y que lo hace vigentes. A eso sumamos microfonía Axient”.

“Por supuesto que es un reto enorme tener estas actividades, pero con Jaime llevo años trabajando, soy como su productor de eventos y vamos de la mano, él con los fierros y yo con la logística y la producción. Con el apoyo de todos se logró muy bien”.

Creatividad continua en Iluminación y video

En 2019, José Luis Flores llegó para atender la labor de iluminación para Kumbia Kings y correr todo el contenido multimedia, pero al salir quien fungía como production manager, también tomó ese control, asignando como su mano derecha a Pepe Mallén para atender las necesidades técnicas de los músicos en el escenario:

“En un escenario de 360 grados hay cuatro lugares distintos, y aquí tuvimos el extra de que estaba siempre en movimiento, lento pero se mueve, así que para hacer los solos en determinadas canciones debí usar seguidores y no pensar en el diseño sólo con las lámparas. Usé una consola Hog4 High End Systems para operar fuentes Clay Paky y Elation Professional, jugar con distintos tipos de lámparas para cuidar las sombras del piso, hacer el contraste con lo mostrado en video y cubrir con lekos bien el centro del escenario; había que dar color a puntos ciegos”.

“En el video, la proyección se hizo en cuatro pantallas de 6 por 4 metros y 2.9 milímetros, que van clonadas para que siempre se vea el mismo contenido y se pueda switchear con tomas del circuito cerrado. La creación del contenido la hace Mario, el que toca las pailas en la banda, porque es muy bueno y ha elaborado uno para cada canción que yo disparo vía MIDI, video y secuencia. También destaco la labor de mi esposa, Rocío Guerra, que también tiene participación en la parte de video. Nos hemos hecho de muy buenos conocidos en la capital, gracias también a la relación con personas como Rodrigo, Carlos y Jaime”, menciona el production manager.

El éxito de reunir a 20 mil personas en Ciudad de México para corear y bailar con Kumbia Kings se logró y tuvo en su singular staff la misión cumplida: “Toda la planeación del show, los días que te lleva diseñando, programar, todo el cansancio que eso puede conllevar se borra apenas empieza la primer canción y ya no existe nada más, solo lo que estás viendo y escuchando. Siempre se sienten los mismos nervios y la gente se merece que todos demos lo mejor de nosotros mismos”.

Los equipos del 360

Audio
• 
01 Consola Yamaha Rivage PM7 64ch / sd 10 con sd rack
• 02 Galaxy de Meyer Sound
• 08 Bumpers Meyer Sound para MILO
• 120 Altavoces Meyer Sound MILO
• 32 Subwoofer HP 700 Meyer Sound
• 32 Altavoces Meyer Sound MICA (front fill)
• 16 Subwoofer HP 700 Meyer Sound
• 04 Altavoces Meyer Sound UPQ (front fill )
• 02 Bumpers para MILO
• 24 Motores CM de una tonelada
• 02 Controladores de motor
• 01 Centro de carga 3 fases, 1 neutro, 1 física

Rodrigo López y José Luis Flores

Monitores
• 
01 Consola Yamaha CL5
• 05 Monitores de piso Meyer Sound MJF 212
• 01 Side fill de 04 Altavoces Meyer Sound MSL4 y 04 subwoofers 700HP por lado colgado
• 01 Subwoofer Meyer Sound 700HP (drum fill)
• 14 Sistemas en ear Shure PSM-1000 con audífono SE535
• 07 Bodypacks Shure P10R
• 02 Distribuidores Shure PA-821 con antena helicoidal
• 01 Snake de 56 ch con splitter (dos vías)
• 04 Subsnake de 12 canales

Microfonía
• 
(01) Shure Beta 91, (02) Beta 52, (04) Beta 57, (04) SM 57, (03) Beta 58, (02) SM 58, (05) SM 81, (04) Beta 56, (03) WB98H/C
• 04 Sennheiser 604
• 12 Cajas directas

Sistemas UHF
• 
03 Sistemas Shure ULXD
• 07 Micrófonos Shure ULXD (cápsula SM 58), 04 WB98H/C
• 04 Transmisores Shure AD1
• 02 Cable de instrumento Shure WA306
• 02 Combinadores de antena Shure (in ears)
• 02 Antenas helicoidales (in ears)
• 02 Antenas de paleta Shure (micrófonos)
• 01 Distribuidor de antenas Shure (micrófonos)

 

La luz y el escenario

Iluminación
• 
01 Consola Road Hog 4
• 40 Luminarias Clay Paky Mythos 2
• 24 Blinder de 4 celdas
• 24 Luces Elation Proton Color 3k, (40) HFX, (44) Fuze Z350
• 08 Leekos de LED Elation
• 24 Six bar
• 24 Elation ACL 360, (36) ZFX
• 04 Seguidores Lycian
• 04 Máquinas de humo hazer

Estructura
• 
56 MKII de 3 metros para diseño y cable peak
• 01 Estructura circular MK de 8 metros de diámetro (para diseño de iluminación), 01 estructura circular MK de 6 metros de diámetro (para pantalla), 01 estructura circular MK de 3 metros de diámetro (para leekos)
• 50 Motores CM de media tonelada
• 04 Controladores de motor
• 01 Set de rigging

Entrevistas: Nizarindani Sopeña / Redacción: Marisol Pacheco