Bajo la producción del colectivo Casa de Maniobras, Helena San entrega la primera parte de un proyecto musical de tres episodios que, hasta el momento, está formado por las canciones “Temporal” y “Vendaval”, ambas de su autoría: “La idea es hacer, sí un disco completo, pero va en entregas. Lanzaremos tres EPs este año y estos dos sencillos son los primeros del que saldrá en marzo; a mediados de año el segundo y a finales el último”, detalla la tapatía, quien en esta grabación explora a fondo las posibilidades de su voz, llevándolas del acompañamiento a piano solo hasta el entramado de texturas sonoras y ritmos del synthpop.

Grabado en Perro Azul Estudio y Semillero Estudio, la cantautora comparte el origen de sus canciones: “Pasa por varias etapas. Tenemos la enorme fortuna de poseer un piano acústico en casa y es mi lugar favorito para trabajar las canciones, las empiezo ahí. Usualmente grabo una primera idea con el celular; luego, cuando tengo algo más aterrizado, trabajo la letra, la armonía y la melodía. Ya con más claridad hago una maqueta a piano y voz en Logic y ésta es la que le paso a Rodrigo Barbosa (Los Dorados, FABB Trío), productor y arreglista, quien se encarga de hacer un primer acercamiento de arreglo”.

Las sesiones de grabación vocal, horas de atención minuciosa y gozo. “Lo que pasa en el estudio es un momento de relación distinto al que suelo tener con mi voz, donde me puedo escuchar con claridad y oír todo: los aciertos, los errores… ¡Todo! Rodrigo está generalmente conmigo y sabe que pasaremos muchas horas dedicados a eso de manera quisquillosa. En estas canciones nos tomamos dos días (entre ocho y diez horas el primero, y medio día del segundo), porque hicimos la guía de la primera voz, más capas y capas, luego segundas voces y los coros. Terminamos exhaustos, pero fue una fase de gran importancia que disfruto mucho con los audífonos y el micrófono muy cerca, lo que me permite percibir mi voz de otra manera. Fue un momento muy sensible para mí”. 

El complemento en vivo de esta relación la atiende con su micrófono dinámico AKG D310, regalo de su padre: “lo tengo desde hace quince años, me lo heredó mi papá, es de los años ochenta, plateado que, descubrimos, es el que usaban las cantantes de ABBA; yo lo ocupo para ensayar y cantar en vivo”, detalla la también entendida en arte audiovisual.

La labor del productor: “Rodrigo quiere desarrollar más la faceta de productor, nos entendemos muy bien personal y musicalmente, y fue fácil, por un lado, darle referencias de lo que quería escuchar y, por el otro, tener ese intercambio en cuanto a los arreglos que me mostraba o el sonido que queríamos de la grabación y mezcla. Es fácil trabajar juntos y él entiende mucho lo que necesitan las canciones, que tanto la producción y los arreglos deben estar al servicio de éstas y no nos encaprichemos con un sonido, sino que podamos distinguir qué necesita la canción. De pronto pareciera que no se sigue una línea estética, pero no es así, porque sí hay un hilo conductor y algunas herramientas en común”.

“En general me gusta e interesa mucho ver lo que oye otra persona, porque si no, siento que es fácil perderme. De la mezcla no soy tan entendida en las cuestiones técnicas y por lo mismo agradezco muchísimo que a Rodrigo se interese. Lo que cuidamos bastante fue mantener la fuerza y la cuestión rítmica en balance: Álvaro Arce hizo la mezcla de “Temporal”, mientras que Rodrigo lo hizo en “Vendaval”. También vigilamos que, como las canciones surgieron a piano y voz, se sintiera esa raíz en el arreglo final -particularmente en “Vendaval”-. La voz es protagonista, pero el piano debía ser también un elemento clave en la mezcla final”, explica Helena.

“Nuestro objetivo es que ya también podamos mezclar todo en Perro Azul -el estudio forma parte de la infraestructura del colectivo Casa de Maniobras, formado por Luciano Sánchez, Jaramar, Rodrigo y Helena-. Ahí grabamos prácticamente todo: voces, teclados y sintetizadores, excepto en “Vendaval”, que fue mezclada en Semillero, porque allá tienen piano acústico”.

Será con la plataforma del colectivo que se haga la difusión y presentaciones del proyecto en los siguientes meses: “La intención que tenemos con Casa de Maniobras es que sea una productora desde la creación de la música hasta la presentación en vivo de sus  espectáculos; hacer equipo y tener una red de gente que se sume en los distintos procesos. El mío, además, será el primer proyecto que lanzamos como sello discográfico; tenemos ya un plan de promoción y distribución digital y próximamente arrancamos las presentaciones. Al cierre del 2019 tuvimos una tocada mía que sirvió también para celebrar el primer año de actividad del colectivo”, compartió entusiasta Helena.