“Soy músico de la Escuela Nacional de Música de la Carrera de Flauta y la riqueza de la parte interpretativa la aprendí trabajando en el Conservatorio Nacional de Música; por ahí fue mi entrada antes de ser ingeniera y productora”. Ella es Gaby Méndez, quien ha entendido las obras musicales de otra manera, viendo las partituras y considerándolas en las producciones. Como ingeniera de audio, su visión viene de la música misma para “retratar el instrumento como tal”. Para Gaby, grabar es retratar el instrumento y tiene que ser el sonido más puro. Ella ha vivido el lado de los músicos, entiende sus preocupaciones, necesidades y sonido. Ella ha hecho conciertos de cámara en el Festival Alfonso Ortíz Tirado en Álamos, Sonora dedicado a la ópera y la música de cámara, trabajando junto con su pareja, el ingeniero Gonzalo “Chacho” Peniche Granados y con Sergio Zenteno. “Las iglesias están hechas y diseñadas para cantar y las voces se entienden muy bien, pero con su reverberación, abajo de la cúpula, el sonido se va para arriba y no se entiende, por eso se usa el apoyo de equipo de audio”, menciona.

“Los micrófonos de diafragma grande son buenos para flauta y tienen un sonido divino”.

Alumna, amiga e ingeniero del Maestro Horacio Franco

Gaby estuvo con Horacio Franco en la Cappella Cervantina en el Teatro de la Paz en San Luis Potosí y curiosamente, el lobby sonaba mejor que el teatro, así que cantaron ahí, así como en otra ocasión en el vestíbulo de Bellas Artes. De ahí nació la idea de grabar un disco de música barroca mexicana en Francia. Antes de entrar al mundo del audio, Gaby empezó a estudiar las acústicas de los lugares para sacarles el mejor provecho. Originalmente, la música clásica fue creada para los lugares donde se iba a tocar, así como los instrumentos también. La vida va llevando a la evolución de los instrumentos y de los lugares donde se realizaban los conciertos.

Gaby y Chacho Peniche

¿Cómo se ha modificado la percepción del músico y del ingeniero actualmente? Gaby responde: “Con los equipos hay una competencia de quién suena más fuerte o mejor; por ejemplo, una flauta no va a competir con una orquesta y en grabación se dice que no se oye la flauta, pero cuando los músicos graban en ensamble es más natural. Hay músicos que quieren la perfección y es mejor que sea en su propio talento afinado y suene bien de manera natural”.

Reafirmación de una talentosa mujer en la industria

Con el Maestro Armando Merino, Gaby grabó obras de Ricardo Castro de épocas del porfiriato: “Hicimos la grabación del disco de 22 waltzes con Juan Switalski y un segundo disco de La Belle Époque de México con Chacho, grabado en la Sala Xochipilli de la Escuela Nacional de Música”, menciona. Una semana antes de grabar, el Maestro Armando los invitó a su casa para oír el material y les narró las historias de Ricardo Castro sobre cómo escribía para cada obra, además de tocar para ellos en privado el piano. Esa semana de grabación, Armando grabó en tan solo 24 horas. Como productora, participar en el disco “Solo Bach” del Maestro Horacio Franco, fue todo un reto; “La primera versión de la Chaconne de Bach se grabó en el Convento del Desierto de los Leones por la acústica, en enero. Con un frío terrible, la flauta no se calentaba y se tapaba por la temperatura”. Ese año, hicieron 7 discos con Chacho y Juan Switalski y Gaby aprendió a usar Pro Tools en su totalidad.

En cuanto a su presencia femenina en el medio, Gaby menciona: “No tengo queja, nunca he sufrido de acoso o discriminación. He tenido grandes padrinos como Chacho e incursioné en el estudio, donde es más común ver mujeres que en el audio en vivo. Sergio Zenteno me invitó a hacer mi primer concierto en vivo para Horacio Franco y Asaf Kolerstein, chelista israelí. Yo conocía el repertorio y diario había un concierto diferente, entendía el ensamble y sabía cómo sonaba”.

Uno de los errores comunes en la visión de algunos ingenieros es pensar que donde se mueven lo hacen muy bien. “Hay que entender al artista y a la música. El músico perfecciona el sonido en su instrumento y el ingeniero debe sacar una fotografía de ese sonido para alterar lo mínimo. No se puede anteponer tu conocimiento por muchos títulos que tengas y ser insensible a las necesidades de un músico. Hay que adoptar al ingeniero que conozca la música del artista en cuestión”.

Micrófonos Shure, esenciales y preferidos por muchos artistas

Los equipos KSM313/NE son los preferidos de Horacio Franco y de Celso Duarte (arpa, violín y multi-instrumentista que trabaja con Lila Downs). “Los micrófonos de diafragma grande son buenos para flauta y tienen un sonido divino. Para ecualizar instrumentos acústicos, se filtran ciertas cosas; no hay que ecualizar en realidad debido a que es poco lo que se hace, solo hay que limitar los picos y se debe respetar el rango dinámico del instrumento”, señala Gaby.

¿En qué medio se desenvuelven más los ingenieros? En la música comercial hay más cultura hacia la ingeniería, como el pop y el rock; sin embargo, en el jazz y el clásico se dispone de recintos donde no se piensa propiamente en el ingeniero, sino en la acústica. “Si deseas hacer clásico, se debe ir a conciertos 100 por ciento acústicos, con orquestas, ensambles, sinfónicas, cuartetos y sextetos; escuchar muy buenos discos, conocer los instrumentos y sus resonadores”. A nivel cultura intelectual e historia, Gaby aprendió historia de la música con el Maestro Roberto Ruíz Guadalajara en la Escuela Nacional de Música. Es importante que los ingenieros se cultiven sobre las obras que van a sonorizar.

“Lo más importante”, concluye Gaby, “es que todo el tiempo tienes que estar en constante crecimiento, siempre prepararte y estudiar, no confiarte de lo que sabes. El día que te creas que todo lo sabes, empezarás a caer en la mediocridad. Hay que leer, estudiar música y saber ser crítico de uno mismo, además de que el conocimiento es como te desenvuelves: qué tan sensible eres para el desarrollo con el músico y el equipo de trabajo. Es importante tener un buen manejo con las personas y tratar bien a tus técnicos para que la gente responda bien.

Para ponerse en contacto con Gaby, la pueden encontrar en magabymendez@gmail.com y en boonkkeraudio en Facebook.

*Guitarrista, compositor y productor. Ex-guitarrista del grupo Kerigma (1989 – 1993), grabó el disco “Esquizofrenia”. Como solista, sacó su primer disco instrumental “Horizontes” en sound:check Xpo 2018. Psicólogo educativo, psicoterapeuta corporal y de pareja, conferencista, consultor en sexualidad, cuenta con el Postgrado CORE Institute of New York. Es empresario, filántropo, fundador y director de la fundación Más allá de la Adversidad AC, para apoyo de personas con enfermedades reumáticas.