Del 13 al 15 de octubre de 2021 se llevará a cabo en Guadalajara la Feria Internacional de la Música para Profesionales (FIMPro), la que será una edición en formato híbrido con tres días de actividades presenciales y a la distancia. Sergio Arbeláez, su Director, comparte los objetivos a cumplir para este encuentro que funciona como articulador del ecosistema de la industria musical para Latinoamérica.

Tras la experiencia de 2020, de haber hecho una edición en línea, los integrantes del comité organizador vislumbraron que aquel gran laboratorio permitía marcar los siguientes objetivos para esta edición, como relata Sergio: “Hay muchas cosas que están cambiando y sus retos todavía no se han terminado de clarificar; es ahí donde está el cambio y la evolución de la FIMPro, para mantener la relevancia de un evento que influye en un mercado tan importante como el de México; eso nos hizo decidir tener esta edición híbrida para, primeramente, generar información sobre los cambios que están pasando en la industria de la música, articularla de manera eficiente y compartirla, y segundo, tejer redes y abrir espacios para la colaboración, que es fundamental para estos momentos; tercero, y que no es menos importante y sí muy necesario, la inspiración. Necesitamos inspirarnos en nuestros colegas, en la gente que está haciendo cosas para seguir adelante”.

Estos objetivos se trabajaron desde la edición 2020, encontrando eco en entidades y asociaciones de gran relevancia para la música en México (Amprofon, Spotify, Sony Music, Warner y Universal Music, entre ellas), lo que permitió realizar el proyecto Música México, para apoyar económicamente a distintos elementos que hacen posible la industria musical: “La iniciativa Música México tuvo varias actividades, entre ellas el fondo del que se siguen beneficiando cerca de 1,500 músicos y técnicos afectados por la crisis sanitaria. También nos ha servido para identificar necesidades que tienen los músicos, específicamente sobre el tema de la transformación digital, y pudimos establecer proyectos enfocados en dar información sobre ello, como fue Música & Transformación Digital en Iberoamérica (Mudal)”.

“El año pasado intentamos aliviar y formar, e hicimos diferentes alianzas pero, más allá de lo bonito que fue pensar en comunidad y ayudar, esta iniciativa nos dio un reflejo de las dolencias que hay en la industria de la música en vivo por la alta informalidad que se vive en esos entornos. Ahí tenemos un reto importante, porque tiene que ver con factores como la seguridad social para la gente que se dedica a esto, no solamente los músicos, sino toda la gente que está detrás y es importante seguir recabando información para que las personas que generan las políticas públicas puedan tener datos de primera mano para cambiar las cosas”, continúa el Director de la FIMPro.

“Queremos seguir ligando la música con todos los temas de transformación y responsabilidad social. Este año, de la mano con Amprofon, se dará un reconocimiento a esa convergencia entre la música y la transformación social, entendiendo ésta como ese espacio en el que se promueven temas relacionados con la sociedad, la salud mental, el medio ambiente, la inclusión de pueblos originarios, el fomento a la diversidad y la disminución de pobreza”.

La crisis sanitaria fue un acelerador de la transformación en los entornos digitales. “La industria de la música grabada generó ingresos que no tenía hace muchísimos años, especialmente en Latinoamérica, por efecto de la confianza que tuvo la gente para pagar servicios de escucha en streaming. Respecto a los eventos en vivo, no encontramos hasta el momento una herramienta más eficiente que reemplace esa oportunidad que brinda de generar comunidad, puntos de encuentro y un montón de cosas que en el digital no se han visto. Yo diría que los conciertos en streaming llegaron para quedarse, pero no para reemplazar el en vivo, sino a tecnologías como la del DVD. Una evolución interesante se está abriendo desde el ámbito de los videojuegos, donde una nueva generación se está conectando de otras maneras, tiene otras formas de socializar y eso todavía demorará unos años en tomar fuerza respecto al diseño de los conciertos en vivo. Vienen años muy fuertes para la industria en vivo, porque todos vamos a salir a buscar los conciertos a los que queremos ir”, valora el directivo.

La FIMPro mantiene su misión de ser un foro para generar ideas, negocios y oportunidades. “En esta edición seguimos enfocados en la información, colaboración e inspiración. Venir a la feria significa eso, relacionarse con la industria de la música, generar puentes de colaboración y redes de trabajo, por eso toma tanta relevancia un espacio como éste en México; es vital, somos el punto referencial para la industria musical hispanohablante y tenemos que tomar ese papel de ser los líderes de ese puente de conexión a nivel hispano. Es el lugar que le pertenece a México”, concluye Sergio, añadiendo el agradecimiento a la Universidad de Guadalajara, sin cuyo capital humano e infraestructura esto no sería posible.

Visiten www.fimguadalajara.mx para conocer el programa y más detalles de esta edición, que va con todo para reactivar por completo la industria musical en nuestro país.