Fue el primero de los festivales que se canceló en nuestro país ante la alerta sanitaria global y el primero en marcar el retorno a los escenarios. Pa’l Norte, de la promotora Apodaca Music Group en el Parque Fundidora de Monterrey, Nuevo León, se erigió así como el referente de cómo hacer las cosas para garantizar el retorno seguro de todos los que gozamos con la música en vivo, en el marco de los festivales. 

La previa: el desafío de una edición virtual

Con el anuncio de la cancelación de su edición 2020 y la certeza de que las cosas no cambiarían en el corto plazo, los promotores del festival comenzaron la travesía de indagar cómo llevar a cabo un evento virtual que fuese más allá de un streaming. La referencia fue el Tomorrowland en Bélgica, realizado en julio de 2020 y que fuera el primer festival virtual. Este equipo colaboró para la producción del Festival Pa´l Norte virtual, que se realizó en abril de 2021, con un gran despliegue tecnológico y con 8 streamings simultáneos.

El regreso y las implicaciones del factor sanitario

Con ese antecedente, la planeación de la edición presencial fue tomando forma conforme se iban dando las actualizaciones y permisos respecto al manejo de la crisis sanitaria en nuestro país. Fue a mediados de septiembre de 2021 que se tuvo semáforo verde para llevarlo a cabo durante noviembre, lo que supuso el reto inmenso de hacerlo realidad con solo seis semanas de planeación previas a la fecha de montaje, como relata Víctor Gutiérrez, coordinador de producción del festival:

“En el Estado de Nuevo León, los casos de covid-19 comenzaron a bajar. Nos juntamos el 20 de septiembre y ese día, el Parque Fundidora nos dijo que teníamos el permiso para hacerlo. Nos tocó ver el impacto de la situación en lo que hacemos: desaparición de empresas, los precios distintos, que los proveedores ya no tuvieran algunas cosas y la aparición de figuras como el Covid Officer, que las bandas crearon y que es la persona que llega al foro con anticipación y revisa que el promotor tenga las medidas sanitarias correctas para su grupo antes, durante y al concluir el evento”. 

“Nos tocó entender que eso ya será parte de lo que estaremos viviendo ahora, con el extra de cubrir los cuidados sanitarios. Me dediqué a escribir los protocolos para backstage, que fue complejo, como también ver la dificultad para viajar que tuvieron algunas bandas y que, además, no podían viajar con todos sus equipos y staff”.

Con tanta gente acreditada como personal del festival (desde stage hands hasta gente de limpieza, operación, bebidas y alimentos), fue clave la estrategia de tener una alianza con un laboratorio médico que realizó pruebas para quien quisiera. Víctor detalla: “El pimer día de montaje hicimos 300 pruebas con resultados en 15 minutos. No hubo un solo caso positivo en el staff, ni con las bandas, ni en backstage. Fue todo un logro no tener contagios”.

Al respecto, Enrique “Kike” Carmona, coordinador de producción del Festival Pa’l Norte y mano derecha de Víctor, reflexiona: “Lamentablemente, esta crisis sanitaria sacó a mucha gente del mundo del entretenimiento y reunir un equipo para un festival en seis semanas de trabajo nos costó mucho. A todos les explicábamos que sabíamos que esto no se había hecho antes con tan poco tiempo y que necesitábamos un doble esfuerzo de su parte”.

“Todos los días implementamos más cosas. Hay que entender que el personal de montaje estará 12 horas laborando y que el cubrebocas a las 5 horas les será inservible; por ello, el promotor debe considerar una dotación importante de este material para un personal muy valioso. Tuvimos la fortuna de que nuestro headliners trajeran sus propios cubrebocas y hacían el cambio para todos”.

Kike agrega: “Los camerinos también se manejaron distinto. Antes los teníamos de 4 por 5 metros y ahora fueron de 6 por 6. Además ,muchos artistas pusieron su granito de arena y llegaron, tocaron y se regresaron a su hotel. Se hizo el manual del festival con estas indicaciones y todo salió bien”.

“Aprendimos de los headliners, porque ya venían con una forma de hacer eventos grandes en Estados Unidos en esta época y nos compartían las formas en que se estaban haciendo allá las cosas. En Pa’l Norte ya hicimos un manual con el aprendizaje que nos tocó, porque esta situación todavía no se acaba y es algo que tendremos por un tiempo”.

Siempre ascendente, cumplir la expectativa

El festival se expandió un 40 por ciento y para la edición 2021 se montaron nueve escenarios. Entre Víctor Gutiérrez, Kike Carmona y Mauricio Del Moral se hicieron los diseños. Víctor explica: “Rescatamos algo de escenografía que teníamos del show pospuesto de 2020 y básicamente nos apoyamos con compañías proveedoras como Serpro Producciones con una gran cantidad de equipo”.

El equipo que respalda la labor de Víctor y Enrique se complementó en el Festival Pa´l Norte con Salo Soloveichik en producción, Eduardo González “Trosky” en audio, Eduardo “Toto” en iluminación y Luigi Cuanda en video, además de Ángel Rojas de Rigging Plot y Karla Perusquia en camerinos. Ya con los escenarios diseñados, se inició el diálogo y negociaciones con los headliners: Foo Fighters y Tame Impala. Los riders se armaron en una semana y los artistas recibieron un contrarider; al final, para lograr el cometido se hizo una combinación entre los riders de los headliners y una programación con extras: en audio dos o tres consolas de spare y lo mismo en iluminación, rubro en el que se creó una cabina para previos, donde los ingenieros de iluminación pudieron ensayar su show, debido a que los tiempos de ensayo nocturnos estaban limitados. De este crucial proceso de negociación habla Kike: “Se buscó atenderlos de la mejor manera posible y cuidar no tener acumulación de gente. Tame Impala, Foo Fighters, Alejandro Fernández y Juanes tuvieron prueba de audio y con los demás fue linecheck. No es que no quisiéramos, pero todos nos tuvimos que adaptar, porque sólo los headliners traían, juntos, 19 trailers, y era muy difícil tener el espacio para atender a todas las bandas”.

“Cuidamos de no reunir a los 80 elementos que regularmente teníamos para armar un escenario, al tiempo de cumplir con los tiempos que nos pedía el Parque Fundidora para trabajar, porque éste nunca cierra, y tener la seguridad y control es complicado. Llevamos nuestro tiempo para acoplarnos a las reglas del recinto y parte de ese diseño de calendario que hice y luego avaló Victor, fue tener más días de montaje; el domingo teníamos casi todos los escenarios completos, el lunes fue el día de rigging y el martes recibimos los equipos. Para el miércoles estuvimos listos para que cuando llegaran los artistas ya estuviera gran porcentaje de los equipos montados”, menciona Kike. Víctor enfatiza: “Respetamos los acuerdos, porque debemos entender que al parque va gente todos los días de la semana y nosotros no paramos, pero encontramos los momentos para trabajar.”

El equipamiento de los escenarios estuvo a cargo de las empresas Serpro Producciones (los cuatro escenarios principales), Audiosystems del Norte y ProAudio. El reto fue que lograran convocar a la cantidad de personal requerida y tener los equipos en estado óptimo tras la pausa larga: “En el caso de Serpro, tenían que reunir un ejército de gente que se había ido y lidiar con el sentimiento de pérdida de su alma mater, nuestro amado Renato Betancourt”, recuerda Kike.

Serpro, proveedores de toda confianza

Emmanuel González, quien ha estado en la realización del Festival Pa´l Norte desde su tercera edición con Serpro, coincide con los productores en lo desafiante que fue cumplir con los tiempos en esta edición: “El tiempo que tuvimos para la realización de este festival fue menor al que teníamos anteriormente y el reto fue sacar adelante este festival con la importancia y la trascendencia que tiene, en un tiempo muy corto. Hubo un punto muy importante que jugó a favor nuestro y fue el hecho de que el evento es sólido en cuanto a la parte de producción”.

“El Parque Fundidora no permite el cierre y eso complica la parte operativa, por el hecho de tener que estar organizando tiempos con momentos donde no puedes moverte en el área de trabajo; todo se hace con la mayor seguridad y cuidado. Tuvimos un promedio de 15 a 20 personas en cada escenario y debíamos estar cuidando a la gente y haciendo pruebas covid-19. Tenemos que aprender a vivir con eso si queremos que las actividades regresen”.

Enrique “Kike” Carmona, coordinador de producción del Festival Pa’l Norte

Emmanuel González

Eduardo López “Toto”

Luigi Cuanda

“Durante el evento lo más fuerte que tuvimos fue el cambio del día viernes al sábado en el escenario principal donde se presentó Foo Fighters y Tame Impala. Éste último llevó su producción completa y tuvimos que cambiar todo lo montado en el escenario en aproximadamente seis horas. Habíamos hecho cosas así anteriormente pero no al grado de cambiar la producción completa, la cual conlleva muchas cosas detrás. También fue el primer festival que regresó con nuevas reglas, uno muy importante que queremos que continúe”, finaliza Emmanuel.

La siempre indispensable iluminación

Eduardo López “Toto” tuvo la responsabilidad de diseñar la iluminación de los escenarios en la edición 2021 del Festival Pa´l Norte, Él trabajó desde 2018 en el evento y antes de que fuera convocado para el mismo en 2021, se encontraba tratando de asimilar la situación sanitaria y entendiendo los riesgos que se corrían. “Después de un análisis profundo me di cuenta de que no sería un proceso sencillo, por lo cual decidí capacitarme en las plataformas ya establecidas y aprender nuevos softwares que surgieron a raíz de esta situación”, recuerda.

Ya formando parte del equipo del festival, Next Level Studio, empresa fundada por Toto, se encargó de dar los servicios de pre visualización e iluminación al festival. “El diseño del escenario Tecate Light estuvo basado en las necesidades de los headliners de cada día y no hubo muchos cambios, ya que las bandas eran las que se programaron antes del confinamiento sanitario en su mayoría y el gran reto fue armar el rompecabezas al incluir a Foo Fighters y mover a Tame Impala para el segundo día, ambos como headliners y con diferentes conceptos de diseño de iluminación, mientras que para el resto de los escenarios fueron diseños genéricos funcionales para todas las bandas”.

Respecto a los equipos, estos fueron seleccionados con base en el inventario de Serpro y se agregaron en algunos de los escenarios diferentes equipos de luminarias para refrescar el diseño de iluminación. “Para la organización y la producción del evento, la cantidad de colaboradores por parte de Next Level Studio fuimos ocho personas, las cuales se dividieron en un encargado por cada escenario, tres en el escenario principal y dos en el área de previsualización, más el personal técnico por parte de Serpro, aproximadamente de ocho técnicos por escenario”.

”Para la elaboración de planos y la previsualización, Next Level usó el software WYSIWYG V.47 y el MA3D de MA Lighting. La entrada al Parque Fundidora fue la semana del 8 de noviembre, para realizar montaje de escenarios, rigging y posteriormente luces. Previamente enviado el archivo para la previsualización, algunas de las bandas solicitaron pruebas en escenario para ajuste de pre focos y el resto de las bandas lo hicieron durante el set change. En el escenario principal, la noche del jueves fue ocupada por Foo Fighters para realizar ajustes a su programación y el resto de las bandas hicieron ajustes durante el set change. Ya en el festival y acabando la presentación de Foo Fighters, se comenzó a cambiar el diseño de iluminación por el de Tame Impala”, menciona Toto.

Los principales retos para el staff de iluminación fueron la comunicación con las demás áreas y coordinar los tiempos. Valorando los eventos presenciales, y con experiencias en streamings, estos tiempos dejan a Toto este aprendizaje: “He aprendido a ser más pragmático; los eventos por streaming me parecen un complemento para una producción musical, pero no los veo como principal fuente de entretenimiento para el público en general. Pueden ser un plus, además de que con la apertura de la Extended Reality (XR) se abren muchas posibilidades de producción para las bandas o grupos, ya que se pueden generar mundos fantásticos en tercera dimensión, con los cuales el público puede interactuar”.

Presencia en video

El factor video en este festival tuvo un rol de alto calibre y fue Luigi Cuanda quien se mantuvo actualizándose e involucrado en buscar nuevas formas de contenido para hacer producción virtual, como las pantallas de LED de alta resolución, tanto en el ámbito corporativo como el cine, quien retomó lo definido en la propuesta para adaptarlo, como fue el caso del diseño de los pixel maps y toda la parte de cámaras para cerrar la petición con los proveedores. “Pudimos retomar cosas del festival que se iba a realizar en 2020, y el cambio más importante lo tuvimos en el Escenario Fusión y el Escenario Sopresa, para llevarlos a algo sencillo y más enfocado a la  presencia del festival y la marca”.

“Ocupamos mega pantallas laterales con switchers Barco E2 y un sistema de fibra óptica para llevar HDMI 2.0 del house hacia las pantallas y tener una resolución extraordinaria. Tuvimos dos pantallas laterales más la central, y adaptamos eso a los sistemas de los artistas. La labor más compleja en Pa’l Norte no solo es atender a las bandas, sino instalar fibra óptica para enlazarnos con todos los escenarios. Hay una agenda de lo que se transmite y que se arma junto con los promotores, para mostrar lo que pasa entre uno y otro escenario con audio y las pantallas, mientras ocurre el cambio de artistas. Son los Momentos Pa’l Norte, y los coordinamos con Salo, quien es el show runner. Son muy importantes para el festival y ha sido un área de mejora, pero en las últimas tres ediciones lo hemos hecho perfecto”.

¡Arre Pa’l Norte y pa’lante!

Los dos días del Festival Pa’l Norte fueron ejemplares y electrizantes, cumpliendo el lema de sus promotores de aspirar a tener un evento ascendente en el país. “Las situaciones que hemos vividos han sido fuertes y este año nos hemos adaptado a las nuevas reglas del juego para aprender cómo debemos trabajar ahora con los nuevos protocolos. Tenemos que seguir haciendo lo que nos toca y adecuándonos; ese es el aprendizaje más grande”, reflexiona Emmanuel González.

Para Kike Carmona, la premisa es la siguiente. “Mi labor es tratar de no ver a la gente con estrés y que a su vez, la gente que me ayuda, tenga esa vibra. La variedad de música que hay y la expectativa que genera en la gente con atractivos como su Escenario Sorpresa, son cosas que los definen muy bien. A pesar de que ya teníamos cuatro años de hacerlo, pero un año y medio de no tener claro qué iba a pasar, se notaron las ganas de trabajar de todos e hicimos el primer festival masivo del país en este regreso. Todos estábamos muy emocionados y la gente de Serpro nos enseñó que aunque no estuvo su fundador, el querido Renato Betancourt, las ganas de sacar el trabajo fueron enormes. Fue sumamente difícil para ellos hacer este festival en específico y lo hicieron de la mejor manera. El día del show, al empezar, dijimos: es para ti, Renato, era tu festival y te daba gusto sentirte parte de él. Eso marcó el espíritu de esta edición”.

“Monterrey agradece que tienen un gran festival que deja una derrama económica muy importante. En mi caso, tuve la suerte de que no dejé de trabajar. No sentí tanto el impacto de frenar actividades, pero sí me tocó hablar con muchos de mis compañeros para darles esperanza, escucharlos y ayudarles. Lo que vivimos es algo extraordinario sobre lo que no tenemos control y ahora sabemos qué hacer. Pa’l Norte es siempre ascendente. Estamos listos para 2022 y seguimos aprendiendo. En México ha habido buena respuesta a las vacunas y por estamos haciendo shows”, finaliza Víctor Gutiérrez.

Entrevistas: Nizarindani Sopeña / Redacción: Marisol Pacheco

El Festival Pa´l Norte y el equipo en el Escenario Tecate Original

Sistemas de audio

Configuración de PA por lado

  • (16) Altavoces L-Acoustics K1, (4) K2 (main array)
  • (24) Subwoofers KS28 L-Acoustics (floor stack)
  • (8) L-acoustics V-Dosc, (6) DV Dosc (side array)
  • (15) L-Acoustics Kara (front fill)
  • (3) L-Acoustics P1 line driver
  • (1) Snake rtn 12 ch 100 metros
  • (2) Snake 48 ch (3 way, foh, mon & rec)

FOH

  • (02) Consolas Avid S6L 32 D
  • (02) Stage Rack (64 in, 24 out) S6L plug in bundle

Monitores

  • (2) Consolas Avid Venue Profile (4 dsp card)
  • (2) FOH rack (16 in, 16 out)
  • (2) Stage rack (48 in, 24 out)
  • (2) Digi pro pack plug in’s 3.1
  • (4) L-Acoustics Kudo (side-fill x side)
  • (2) Subwoofers SB28 (fill x side)
  • (14 x 15 hiq l-acoustics (at 12 mix)
  • (2) Subwoofers SB 18 (drum fill)
  • (2) Arc (drum fill)
  • (16) Shure PSM 1000
  • (2) PHW6 in ear
  • (1) Speaker com foh-mon

Microfonía

  • Shure SM 91, B 52, SM 98, B 56, B 58, SM 57, SM 58, SEN 904, B 57, SM 81, KSM 32, UHF-R SM58 W/3 body packs
  • Sennheiser e906

Video

Pantalla LED upstage

  • (1) Oracle Black Widow 5 (5.9 milímetros, SMD, 6500 nits, 13 metros de ancho por 7 de alto

Pantallas laterales

  • (2) Oracle Black Widow 5 (5.9 milímetros, SMD, 6500nits, 7 metros de ancho por 10 de alto, Portrait Mode

Control de video

  • (1) Switcher Barco E2 Multi format
  • (1) Barco Image Pro II (onstage)
  • (1) Macbook Pro 15 pulgadas
  • (2) Monitores LG 23 pulgadas LCD