Ubicados al norte de la Ciudad de México, en Vallejo, Estudios Noviembre es un espacio de creación sonora que atiende desde la grabación hasta la mezcla y masterización de proyectos musicales. Se trata de un espacio conocido para la industria de la música en México, lo que fuera el estudio de una disquera y que hoy tiene en Rubén Rodríguez, Emilio Anaya y Luis Gutiérrez, una sociedad de apasionados de la música y el audio de la nueva guardia, en cuya dirección está el reto de consolidarse como una alternativa para la grabación desde la capital del país.

Bienvenido a la vida

Sin operar desde 1998, lo que fuera antaño también un estudio, debió rehabilitarse para su transformación en estudio de grabación; justo como recuerda Rubén: “encontramos el lugar, que tenía la estructura en buen estado; si bien era un lugar abandonado y tenía inservible varias cosas (el aire acondicionado o goteras en ciertas partes, que botaron la madera del piso flotado y la alfombra), no pasó a mayores. Para arreglar todo esto se ocuparon seis meses, más o menos”.

Emilio completa: “No tuvimos un guía que nos dijera qué había o cómo estaba organizado el lugar; fuimos encontrando cosas y haciendo los cambios de todo, poco a poco. Luego de dos años seguíamos encontrando cosas. En la parte de arriba había un cuarto de reparaciones y cuando lo encontramos, casi que el lápiz estaba sobre el papel con un calendario de enero de 1998, como si todo lo hubieran dejado tal y como estuvo en el mismo momento del cierre. Encontramos incluso cintas, documentos, órdenes de compra, planeadores”.

En ese sentido, la elección del nombre era crucial para abonar a esta recarga de energía, relata Rubén: “Es el título de una película española que habla de teatro callejero; nosotros estamos cerca del arte de diversos géneros y nos gustaba tocar, hacíamos happenings: actuaciones en la calle que modifican el estado de ánimo de la gente en tiempo real. Se nos hizo muy buena esa analogía de que Noviembre era el poder del arte, atendiendo a las emociones inmediatamente. Por eso nuestro logo es un malabarista; tenemos esta visión como músicos e ingenieros”.

Estudios Noviembre, jóvenes opciones
Plataforma, software e interfaces Macintosh OSX 10.11.8, Intel Core i7 @ 3.4 Ghz, 16 GB RAM, 1 TB disco duro Logic Pro X Pro Tools 12 Reason 5 Cubase 7 Kontakt 5 Interfaz Antelope Orion 32 + Preamplificadores SSL 6000 E (x44) Avalon 737 SP-VT, Avalon U5 Focusrite Red 7 Mic-pre & Dynamics, Red 1 Quad-Mic Pre, Isa 428 MKII Manley Dual-mono microphone preamplifier Universal Audio 4-710 Art Pro Channel MKI (x2) Micrófonos Neumann U47 FET (x2), U87 (x1), U89i (x5), KM184i (x2) AKG C12 The Tube, C414 EB (x3), C452 EB (x4), CK1 (x3), CK22 (x3), CK8 (x4) Sennheiser MD421 (x4) Beyerdynamic Opus 87 (x2), Opus 88 (x2) Shure SM-7 (x2), SM-57 (x4), SM-58 (x2), 14A (x1) Crown PZM (x2) Telefunken M80 (x1) Cascade Fat Head II (matched pair) Coles 4038 (x1) Periféricos y efectos Drawmer DL241 Dual-Auto Compressor Valley International Dynamite 2 Yamaha Rev-5 Lexicon 480L Digital Effects system Urei 1176 LN (x2), 1178 Dual peak limiter, 539 Room equalizer Soundcraftsmen TG3044-R Lexicon PCM 79 Valley International Gatex ADR Scamp Module Box w/Power Supply, S04 Parametric Equalizer (x2), S03 Sweep Eq, S30 Expander, S31 Compressor ADR S25 De-esser, Vocal Stresser Monitores Genelec 1031A Yamaha NS10M Consola Solid State Logic 6000 E – 44 canales

Un espacio para la experimentación

El Estudios Noviembre está conformado por el Live Room, Control Room y Master Room. El primero Live devela calidez por la madera en y los acabados que complementan el ornato del espacio, los cuales la dotan de una personalidad que permite usarla incluso como locación para sesiones en vivo y videos, con elementos como sets adecuados de iluminación. “Nuestra idea es que, en la medida de lo posible, quien venga se sienta como en la sala de su casa”, puntualiza Rubén.

En el Live Room cabe perfectamente un mariachi o una big band, además de contar con dos cabinas más para aislar la captura de instrumentos. Se trata de cuartos chicos donde la captura de un contrabajo, dada la forma en que resuena, funciona perfectamente para los graves, con accesorios como las cortinas, que puede hacer más “vivo” o “muerto” el registro sonoro. El cuarto mediano está lleno de espejos que brindan reflexión de manera natural, lo que puede funcionar bien para una big band, particularmente en la captura del golpe en la batería o las dinámicas que se buscan para el rock. Así lo expone Emilio: “En ese cuarto, aunque sólo se grabe voz, es muy bueno, porque es un espacio donde la voz se percibe más cercana o presente. La idea es experimentar, ya que tenemos estos espacios de acuerdo lo que se requiera”.

Con estudios en Ingeniería en Producción Digital Musical por el TEC de Monterrey de sus fundadores, el siguiente paso fue el rescate de equipo disponible en el lugar y la adquisición de éste: “Había un piano que era de los dueños y nos lo pudimos quedar; además encontramos un compresor Universal Audio 1176 que tiene mucha historia y que hoy lo puedes conseguir actualizado, pero es un equipo nada fácil de conseguir, así que tiene su encanto y gloria. Somos tres socios y teníamos nuestro project studio, así que trajimos algunas cosas. Empezamos con una mezcladora M Audio. Hace dos años apenas conseguimos la consola, una SSL 6000 que tenía otro estudio. Nuestra filosofía ha sido adquirir equipo como se va requiriendo”, detalla Rubén.

En el rubro de microfonía, Estudios Noviembre cuenta con modelos de Neumann, Sennheiser y AKG: “Tenemos de Neumann los U89, U87 y los KM1; de Sennheiser el MD421 y AKG C12, mismo que modificamos, pues la madera ya estaba deteriorándose, así que lo cubrimos. Ahora estamos entusiasmados con hacernos de micrófonos de listón, curiosidad que empezamos a sentir desde que comenzamos a hacer talleres en el estudio y los traían ingenieros como Andrés Millán; ahora ya tenemos tres”, recuerda Emilio.

En monitores se hizo una actualización con los gabinetes ATC: “Conocimos a Andrés, quien es promotor de la marca ATC y los trajo. Hoy, la idea es tener opciones, y de acuerdo a las necesidades del usuario, pueden aportar lo que se necesite”, afirma Rubén.

Disponibilidad, versatilidad y atención

Para atraer proyectos, lo que ha ocurrido en Estudio Noviembre ha sido la recomendación de boca en boca, desde que iniciaron con grabaciones para grupos de jazz, big band, y más recientemente bandas de pop y solistas como el cantautor Jorge Drexler: “Creemos que nuestro éxito ha sido quedar bien con la persona correcta, que son todas. Y lo digo en términos de educación, de ser atentos y serviciales en el sentido correcto del término. Tuvimos una temporada que arrancó con un jazzista que no pudo grabar en otro lado, vino y se fue pasando la voz, se fue creando una red entre sus colegas y así hicimos siete discos en menos de un año. Luego llegó La Manta, quienes habían escuchado un trabajo de mezcla que hicimos y les gustó; venían a eso, entonces vieron que teníamos el estudio y decidieron que se hiciera acá la grabación”, describe Emilio.

No se atiende en particular a un estilo o género musical; por el contrario, la sala y su personal están abiertos a escuchar lo que se requiere. En Estudio Noviembre se han realizado proyectos de jazz, alternativo y rock punk. “Creo que las personas que han llegado con nosotros traen la referencia y búsqueda de un sonido vintage, análogo. No nos buscan tanto por género, no nos hemos catalogado así, pero sí hay coincidencia en que los músicos que vienen buscan un sonido muy orgánico; pienso que lo enfatiza las condiciones de acústica provista por la madera y el equipo, con esta consola análoga que tenemos”, reflexiona Rubén.

“Para nosotros se trata de la congruencia que queremos tener con el lugar. No estamos peleados con la  producción digital, la conocemos bien, hacemos música desde hace tiempo y sentimos que se trata de proponer con esto que tienes y a partir de ahí llevar las cosas sin forzar”, apunta Emilio.

La repartición de tareas por aptitudes y gusto del personal se ha dado de forma natural. Así, si bien los tres socios arrancaron haciendo grabación -y lo siguen haciendo-, cada uno se ha enfocado en otras labores como la mezcla, donde Rubén toma la batuta; Luis Gutiérrez las masterización y Emilio, la producción musical: “como estudio no ofrecemos el servicio de producción como tal lo que ha sucedido es que llegan por el interés de grabar y ya aquí en la colaboración se da la inquietud y tratas de sumar según lo que se necesita”, expuso Rubén.

“Realmente lo que hacemos es que cuando tenemos producciones por fuera y comienza la interacción, se enteran de que somos ingenieros y que tenemos el estudio, entonces piden venir acá. O bien pasa que ya tenían su productor o estudio, pero hay alguna parte del proceso que se hace acá”, complementa Emilio.

En ese sentido, en Estudios Noviembre también se ha hecho trabajo de postproducción para cine, en concreto cortometrajes, algo para publicidad -con Nacho Retally y Rosino Serrano- pero sigue imponiendo el enfoque hacia proyectos musicales: “Nos ha tocado vivir la transición de la industria de la música en casi seis años; al principio hacíamos muchos discos, luego se convirtieron en demos de cuatro o cinco canciones y luego pasaron a ser live sessions para YouTube; de hecho, lo hacemos mucho”, revela Rubén.

“Lo que estamos ahora haciendo es un estudio en la parte de arriba, justo para proyectos de publicidad, doblaje y ese mundo. Recién adquirimos una consola Angela para ese espacio, como la que había aquí mismo anteriormente”, comparte Emilio.

Backline
Batería (Drum kits) Ludwig Classic Maple – 22” Bass Drum – Power Stroke 3 Bass – 13” Rack Tom – Coated Emperor – 14” Rack Tom – Coated Emperor X – 16” Floor Tom – Coated Emperor Tama Swingstar – 22” Bass Drum – Ebony Pinstripe Bass – 10” Rack Tom – Emperor – 12” Rack Tom – Ambassador – 16” Floor Tom – Emperor FIG Tzalam Custom OAs – 20” Bass Drum – Pinstripe – 13” Rack Tom – Emperor – 16” Floor Tom – Pinstripe – 18” Floor Tom – Pinstripe Tarolas Ludwig Steel 14” – Coated Ambassador Black Panther Brass Premium Series 13” – Power Stroke DW drumworkshop All-maple Shell 14” – Power Stroke X Premier Project One 14” – Pinstripe Tama Swingstar 14” – Power Stroke X Fig Tzalam Custom 13” – Coated Ambassador Platillos Paiste 2002 Medium 18” Paiste 2002 Crash 14” Paiste 2002 Heavy Hi-hats 14” Zildjian New Beat hi-hat 14” Sabian B8 Hi-hats 14” Sabian Ride 20” Sabian HHX Stage Ride 20″ Amplificadores Vox AC30 C2x Vox AC30 C2 Cream Fender Twin Reverb Reissue 65 Piano Yamaha G3 de media cola Piano Yamaha CP-70

Para mantenerse en la industria

Rubén tiene claro el camino: “La gente sigue y seguirá consumiendo música: va a conciertos, compra discos, paga el streaming, es distinta la forma en que lo hacen. Nos decían que los estudios van a desaparecer, pero no me lo parece; la música se seguirá grabando. Habrá géneros que quizás no requieran de un estudio como éste y lo hagan en su home studio, pero es impensable lo que pasará; así ocurrió en los años sesenta, donde nadie imaginó que tendríamos esto. El objetivo es ser el mejor estudio de grabación del país. Queremos ser una gran herramienta para el músico, que pueda producir su arte y propicie lo que sea necesario para que se concentre en su música y que no tenga limitantes. Que la creatividad sea su móvil y no una limitante técnica. Dedicarles el cien por ciento de nuestro esfuerzo”.

Y aportar: “Parte de esa visión a futuro es entender que se ha descentralizado la estructura de la industria de la música. Hoy alguien hace booking, management, producción y demás. Creemos que podemos sumar a ese esquema con gente especializada. En cuanto a la grabación, nuestro camino son los talleres que hemos hecho (tres hasta ahora), para sacar más provecho del espacio y poner a las nuevas generaciones cara a cara con futuros socios o clientes. La intención es hacer dos por mes, eso sería lo ideal. Queremos convertirlo en una marca”, finaliza entusiasmado Emilio.

El dulce Noviembre para la grabación se avista y si la constancia y congruencia se mantienen, auguramos varios créditos por registrar en su bitácora.

Entrevistas: Nizarindani Sopeña / Redacción: Marisol Pacheco