El pasado abril se llevó a cabo en Shangai, China, un espectacular despliegue de tecnología, mostrando que hoy vivimos ya en el futuro que se presentaba en las películas de antaño.

Un conjunto de 1,500 drones se juntó en el cielo para formar un gigantesco código QR que permitió el acceso a un juego de video, esto tras haber hecho toda una demostración en la cual formaron parte diferentes personajes del juego por medio de la proyección de luz LED y el diseño de acomodo para hacer de ésta una imagen móvil.

Avances importantes

Aunque esto puede sonar como algo completamente nuevo, la realidad es que esta tecnología se ha estado desarrollando para presentar imágenes desde 2012, donde se avistó una formación de 50 drones en Linz, Austria. Fue hasta 2017, durante el espectáculo de la reconocida artista Lady Gaga, para el medio tiempo del SuperBowl LI, que se presentó la mayor cantidad de drones hasta el momento, con un total de 300 dispositivos. En ese momento se utilizaron únicamente para proyectar la bandera de Estados Unidos y fue con tecnología desarrollada por Intel Corporation.

Han pasado ya más de cuatro años desde esa presentación, a lo largo de los cuales, la tecnología se siguió desarrollando, principalmente porque se volvió una solución a un nuevo problema.

Fue también en 2017 que los fuegos artificiales se prohibieron en algunas ciudades de China, debido a la contaminación que estos provocan y fueron los drones la nueva forma de iluminar los cielos en celebración. Para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Pyeongchang se usaron 1,218 drones en lugar de los reconocidos fuegos artificiales en la inauguración.

A finales de 2020, la reconocida celebración de fin de año “Hogamanay” en Edimburgo, Escocia, se llevaron a cabo tres diferentes presentaciones con drones, dando gracias por el año vivido con bellas imágenes en el cielo y deseando un gran porvenir para este 2021, siendo estas unas de las presentaciones más grandes de este nuevo modelo de proyección masivo.

Récords batidos

Sin embargo, el pasado 29 de marzo, la marca Génesis Motors rompió ese récord al realizar una proyección con 3,281 de estos equipos, mostrando los nuevos vehículos con los que la marca entrará al mercado en Shangai.

Estos “aviones no tripulados con luces LED” se han desarrollado tanto que, actualmente, no forman únicamente imágenes planas, sino que les dan vida a sus proyecciones generando movimiento en personajes en 3D.

En el caso de la presentación del videojuego Princess Connect Re:Dive, del desarrollador Cygames, el cual culminó con el código QR, los drones estuvieron a 150 metros de altura, moviéndose a 25 millas por hora para formar las diferentes imágenes sacadas del juego y trazadas por un grupo de artistas y expertos en un software de inteligencia artificial.

Para formar estas figuras tridimensionales, a la hora de crear el diseño, cada dron se contabiliza como un pixel. En cuanto a la programación, no es de forma grupal; es decir, cada dron contiene su propia información, independientemente de la de los demás, lo que evita que sucedan coaliciones en el sistema de sensores que les permite detectar lo que hay a su alrededor. La tecnología es tan precisa, que los drones pueden encontrarse a la mínima distancia de cinco centímetros entre uno y otro, y de todas formas, no impactarse.

Para el despegue y aterrizaje se debe contar con un espacio lo suficientemente grande para que albergue a todos estos aviones teledirigidos, teniendo en cuenta que cada uno necesita 1.5 por 2 metros en tierra. Además, es importante considerar que la coreografía se debe realizar, mínimo, a treinta metros de la audiencia, con la intención de evitar accidentes. Así mismo, la distancia entre el espacio de aterrizaje y dónde se quiere hacer la presentación, no puede ser mayor a 400 metros, para mantener el contacto con la computadora que los programa.

Los espectáculos suelen durar entre quince y veinte minutos y debido a la carga que la batería admite, el aguante puede variar un poco, dependiendo de las condiciones climáticas, ya que estos vehículos no tripulados se ven afectados por situaciones tales como lluvias, fuertes fríos y vientos extremos. Cada dron está programado para regresar al lugar de despegue en caso de que alguna de las situaciones no sea la óptima, así sea por clima o en caso de contar con poca batería.

La compañía China, Shenzhen Damoda Intelligent Control Technology, utiliza drones con banda de frecuencia operativa de 5.8 GHz, banda de radio sin cable de 860MHz y control remoto que alcanza hasta los 2.4 GHz. Han patentado su propio modelo el cual tiene como ventaja una duración un poco más larga, así como motores G200 de alta velocidad, hélices autoajustables de 8.5 pulgadas, baterías de polímero de iones de litio de 4500 mAh y un potente sistema de propulsión.

Cabe mencionar que al ser iluminación por LED, los colores que se pueden proyectar son únicamente rojo, naranja, amarillo, verde, azul, morado, rosa y blanco.

Hasta el momento, Shenzhen Damoda Intelligent Control Technology ha producido ya más de tres mil espectáculos con drones a lo largo de India, Kazajistán y más de cincuenta ciudades en China. Las presentaciones pueden ser tanto al aire libre como en espacios cerrados y lo único que se necesita es contactarlos con dos meses de anticipación a la fecha del evento, se realiza una visita al lugar donde se llevará a cabo para empezar a trabajar en el diseño de acuerdo a la anchura del recinto y, por lo tanto, a la cantidad de drones que se pueden utilizar. Se hace una pequeña prueba del espacio aéreo para confirmar que las condiciones del lugar permitan una presentación de este tipo.

Una vez finalizada la fase de diseño de espectáculo y de contenido, se desarrolla la animación en sí para, tres días antes de la exhibición, poder hacer una prueba directamente en el lugar.

Sistemas que avanzan velozmente

Existen ya otras compañías que están desarrollando la misma tecnología, como Intel Corporation, sin embargo, Shenzhen Damoda Intelligent Control Technology es la más grande hasta el momento.

Es un sistema que lleva años desarrollándose, pero apenas en los últimos seis meses se le ha dado un mayor uso, viéndolo no sólo como una alternativa más sustentable a los tradicionales fuegos artificiales, sino también como una nueva oportunidad para interactuar con las audiencias. Al ser imágenes enormes animadas en el cielo, el alcance puede ser muy extenso, como se vio con el código QR, que lo único que necesitó para cumplir su cometido fue que la cámara alcanzara a distinguirlo.

El ejemplo de Génesis Motors también es algo de lo que aprender, pues es una implementación creativa y nueva para conectar con su público en un nuevo mercado, de una manera impactante, con algo que pocas veces se había visto y menos a una escala de esa magnitud.

Esta nueva tecnología se presenta como un buen instrumento y se puede integrar como un elemento más dentro de los espectáculos de entretenimiento en vivo.

Antes de que la crisis sanitaria actual pusiera en pausa la mayor parte de los eventos presenciales, la compañía Cirque Du Soleil, que se encuentra siempre a la vanguardia con sus presentaciones, estaba empezando a integrar estos aviones no tripulados con luces LED en algunos de sus espectáculos y con el regreso a actividades habrá que ver sus implementaciones y la forma de integrarlo con sus historias.

Ahora que ya se tienen estas opciones de aplicación para los drones y las figuras tridimensionales aéreas, es momento de pensar en qué otras áreas se pueden utilizar y cómo sacarle el mayor provecho a esta nueva experiencia visual, que nos hace sentir como en una película futurista.

Por María Castro*

*Es estudiante de la carrera de Dirección de Empresas de Entretenimiento en la Universidad Anáhuac y está haciendo su especialidad en Eventos Masivos. Su enfoque es hacia festivales musicales o eventos culturales, como teatro, ópera o ballet.