Como parte de su gira Atrévete, recientemente el cantante Napoleón se presentó en el Auditorio Nacional en una noche llena de romance y espectacularidad gracias a su producción, misma que dejó una gran experiencia a toda la audiencia. La velada duró más de dos horas y reunió a personas de distintas generaciones, que cantaron los éxitos que posicionaron al cantautor mexicano por casi cincuenta años en la música de nuestro país.

Show en tres partes

El concierto estuvo dividido en tres partes: primero estuvo el romance de las canciones clásicas de Napoleón, para posteriormente dar paso al mariachi y concluir con un set acústico, el cual brindó un toque especial al show.

El concierto arrancó con los temas “De vez en vez” y “Corazón”, seguidas de un sentido mensaje del cantante: “Muchísimas gracias, esta noche deseo con todo mi corazón que ustedes se sientan bien, que valga la pena el hecho de estar aquí con nosotros. Gracias por llenar este recinto tan hermoso”.

Durante el show, Napoleón hizo un recorrido por sus temas clásicos como “Amor de habitación”, “Atrévete”, “Amiga mía”, “Celos”, “Leña verde”, “Aún estoy de pie”, “Hombre”, “Pajarillo”, “Ella se llamaba Martha”, “Eres” y “Vive”, así como algunas melodías de su nueva producción. Además ofreció un emotivo homenaje a José José al cantar las canciones “Lo que un día fue no será”, “Y para qué” y “Mientras llueva”. Cabe destacar que este concierto contó con la participación de quince músicos, dos coristas y el Mariachi Imperial Azteca, además de José María Ruiz Alba, hijo de Napoleón, quien fue el encargado de abrir el espectáculo.

Para el show se ocuparon más de 170 luces y diez universos vía Artnet. En el escenario destacaron doce luces cada una con siete luces de 300 watts llamadas luminarias Vintage.

El equipo de trabajo

Las distintas áreas encargadas de este espectáculo supieron conducir este evento para lograr un éxito importante. Así, el área de iluminación fue una pieza clave en el concierto, ya que logró la creación de atmósferas adecuadas y óptimas que permitieron diferenciar y acentuar distintos ambientes visuales en cada una de las canciones. Julio Centeno fue el responsable del diseño de iluminación y visual para este show: “Fue una gran experiencia y el resultado es producto del trabajo en equipo. En primer lugar platicamos con Jaime Sánchez Rosaldo, manager de Napoleón, y con él mismo, para conocer cuál era la idea y concepto que tenían para este show. Después nosotros presentamos nuestras propuestas y entre ellas destaqué el uso de la consola MagicQ MQ500 Stadium de Chamsys. En el diseño que les presenté queríamos que destacara la luminosidad, pero sin recurrir tanto al uso de pantallas LED. Buscamos regresar a lo básico apoyados de la tecnología y eso conseguimos”, menciona.

El proceso de trabajo para el diseño de iluminación para este show inició en el estudio, primero por medio del dibujo y luego al 3D, con el software Lightconverse. Cabe destacar que se trabajó con la compañía TFD Consulting Group, de manera que ambas partes lograron la preprogramación y la previsualización, para presentarlas a Napoleón y su equipo.

Para el show se ocuparon más de 170 luces y diez universos vía Artnet. En el escenario destacaron doce luces que brindaron un tono blanco amarillo, muy conocido en los años setenta, para retornar a esas atmósferas que en la actualidad se está retomando. 

Con la MagicQ MQ500 Stadium se crearon ambientes con tonos cálidos, fríos y oscuros, para lograr así una mayor ambientación e intimidad. “Ésta fue la primera vez que ocupé esta consola de iluminación”, menciona Julio Centeno; “apenas llevo un mes usándola y la realidad es que este equipo es la prueba de que hay una amplia gama de posibilidades para los que nos dedicamos a hacer esto. Sabemos bien que los equipos no trabajan solos, es uno el que hace la parte importante, pero contar con sistemas como éste ayuda y facilitan mucho nuestro trabajo”.

“La MagicQ MQ500 Stadium es una consola amigable, estable y exacta en las cuestiones de protocolos como el de Artnet. La consola permite hacer muchas cosas como chases, efectos de iluminación, cambios de colores, rápida programación y programación en vivo, entre otras más”.

La consola MagicQ MQ500 Stadium de Chamsys está diseñada para trabajar a un alto nivel en el control de shows, desde el concepto más básico hasta proyectos complejos, como iluminación, medios, LED y diseño de escenario. Cuenta con dos pantallas multi touch en full HD, angulación ajustable y gestos programables, asimismo, incorpora el visualizador MagicVis 3D con rendering de alta calidad para haces luminosos y gobos. Además, incluye una rueda de intensidad,  incorpora 42 faders y un ejecutor playback para los espectáculos en vivo.

“Los shows de hace unos años se caracterizaban por la potencia y juego de luces, así como por el acomodo de rayos y lámparas. En la actualidad, el uso de pantallas LED ha venido a acrecentar una parte que no existía, pero en el caso de este show, nosotros optamos por darle un poco más de peso a la iluminación. Sí usamos pantallas, pero no chocan ni minimizan las luces. En este espectáculo dimos mayor presencia al actor principal que es el señor Napoleón”, finaliza Julio Centeno.

Con la MagicQ MQ500 Stadium se crearon ambientes con tonos cálidos, fríos y oscuros, para lograr así una mayor ambientación e intimidad.

Sinergia y buenos resultados

Otro aspecto que destaca el diseñador visual y de luces fue la colaboración y trabajo que llevaron a cabo con la compañía TFD Consulting Group, que maneja la marca Conic. Julio señala que apostaron por usar esta marca de luces gracias a la gran variedad de equipos con que cuentan, entre los que destacan los sistemas beam de 30-30, matrices de robot con gran luminosidad, lo que permite lograr una gran gama de efectos. Adrián Fisher, socio de TFD Consulting Group, comenta al respecto: “Hemos trabajado en varias ocasiones con Julio y su equipo, y ha habido una gran sinergia. Conic es una marca que tiene diez años en el mercado y tiene presencia en muchos recintos en México y otros países como Colombia, Panamá, Indonesia, así como naciones europeas. Sus luminarias son profesionales, de gama alta y están enfocadas a espectáculos de gran calidad y nivel”.

En toda producción profesional, el objetivo es que el artista o banda destaque en cualquier ambiente. Audio, video, monitores y por supuesto iluminación, son las herramientas para conseguir resultados óptimos y con ello se genera en el público un cúmulo de emociones que los transporta en el tiempo a distintas épocas y momentos al escuchar canciones.

Lo realizado en el show de Napoleón en el Auditorio Nacional es una prueba más de que en México, la calidad y producción de espectáculos está a la alza y que tanto iluminación, audio, monitores o video tienen pequeños micro universos que son significativos y trascendentes ya que a la hora de integrarse con las demás áreas forman un todo.

Las luces de Napoleón en el Auditorio Nacional

  • (02) Consolas Chamsys MQ500 con protocolos Artnet
  • (12) Luces Conic EB330 Beam, (24) EBS500 Beam – Spot, (36) SQW36, (12) Vintage 7, (10) Audience, (07) Halomatrix 5X5, (12) Leko LED-120
  • * Equipo principal empresa principal TFD Consulting Group
  • Complemento
  • (13) Luces Vari-Lite VL3500 Wash
  • (20) Clay Paky Sharpy
  • (20) Elation ACL 360
  • (10) Estrobo Martin Atomic 3000
  • *Equipo Complementario SERPRO Producciones