Por su tamaño y peso, pudiéramos pensar que el Bose S1 Pro no lograría satisfacer las necesidades de los más exigentes, pero en poco tiempo de usarlo en situaciones reales en mi trabajo como músico, me di cuenta de que es un innovador sistema de PA portátil “todo en uno”, que también puede aplicarse como monitor de piso o amplificador de alta calidad.

Variedad de usos, amplia eficacia

Lo usé en situación de ensayo, presentación en vivo con mi proyecto El Viaje (dúo a voz y  guitarra), así como en espacios cerrados y semi abiertos (de aproximadamente ochenta metros cuadrados con público de entre veinte y sesenta personas). También lo utilicé como monitor de piso para una sesión de grabación en formato “live session”. Ocupamos un micrófono Shure Beta 58A y dos guitarras electroacústicas: una Ibanez GA3 y una Sevillana UN-3EQ con encordadura de nylon y pastilla activa con ecualizador.

Es importante mencionar lo anterior, pues las pastillas de este tipo de guitarras tienden a ser un tanto brillantes y ásperas en el terreno de los agudos; sin embargo, al seleccionarse la función Tone Match para guitarra con que cuenta el S1Pro, se alcanza una respuesta un tanto plana y un boost bastante perceptible en los graves, lo que compensa bastante la deficiencia de frecuencias que puedan tener estas guitarras, permitiéndonos hacer rasgueos sin temor a que se disparasen dichos agudos y realizar algunas líneas de solo con confianza, dado que el boost en los graves les viene muy bien a esas notas alrededor de los trastes diez en adelante, que a veces llegan a quedarse sin cuerpo.

En términos generales, el S1Pro tiene una ecualización más bien grave que, si no es del gusto del ejecutante, puede regularse fácilmente desde su ecualizador de dos bandas integrado. Los potenciómetros de las perillas de éste son bastante sensibles y tienen un buen rango de respuesta en todos los puntos de su recorrido.

Claridad y potencia

La sensibilidad a la ganancia por parte del S1 Pro es alta, sin llegar a presentar picos de distorsión o disparo de frecuencias cuando se pone la salida del preamplificador de la guitarra a tope, cosa muy útil si se tienen partes solistas y rítmicas en la misma pieza y se necesita manipular el control de volumen de la pastilla de la guitarra.

El reverb de la unidad es sutil y posee una gama de efectos amplia y adecuada para guitarra y voz, digamos en una situación de necesidades estándar (sin parámetros saturados o para realizar efectos de ambientación). Igualmente, el potenciómetro de este parámetro es sumamente sensible, lo que permite encontrar varios “sweet spots” al gusto del guitarrista o cantante.

La entrada AUX compatible con Bluetooth resulta ideal para músicos que utilizan pistas de acompañamiento y tocar encima; la música se reproduce con gran calidad de sonido y el mixer funciona de manera más que adecuada, permitiendo encontrar el balance entre canales sin mayor esfuerzo.

Por otro lado, cuando se toca con dos guitarras conectadas al altavoz, éste se mantiene claro, definido y libre de distorsión. Incluso con una pista sonando junto a las guitarras, el sonido es óptimo y es muy fácil realizar una mezcla agradable entre éstas y el track de audio.

La función de acelerómetro que permite al altavoz “auto-ecualizarse”, según la posición y altura en la que se encuentra, resulta sorprendente: en las pruebas realizadas como monitor de piso en superficie plana, inclinada y elevada, el sonido nunca dejó de ser óptimo y los cambios en la ecualización fueron sumamente perceptibles y enriquecedores.

El desempeño del S1 Pro en los espacios de prueba permitió percibir en el lugar un sonido de alta definición y calidad -en cada rincón del recinto-, sin tener frecuencias molestas, volumen desagradable o falta de potencia. La proyección del altavoz fue suficiente para que el público pudiera disfrutar de la ejecución a guitarra y voz.

En conclusión y como lo menciona la misma información de producto, el sistema Bose S1 Pro resulta ser una buena opción para guitarristas, cantantes y DJs que se presenten en recintos pequeños y encuentren imprescindible un equipo de alta definición que permita una ecualización aceptable sin mucho esfuerzo. Es un equipo que combina rendimiento, portabilidad y versatilidad.

Es pequeño: cabe en la cajuela del auto o en el asiento trasero. Su innovador diseño modular hace que el ajuste sea fácil y rápido para una configuración plegada en espacios pequeños o una más alta y extendida para lugares más grandes. Sin equipo adicional para transportar, cuando es necesario se puede usar un soporte de altavoz estándar y cuenta opcionalmente con una batería para uso portátil por varias horas.

Muy recomendable.

Músico, cantante, compositora, gestora cultural y docente de teatro musical. Lidera su proyecto a dúo El Viaje y ha colaborado con Edgar Oceransky, María José y Matute. Facebook/SthefGonzález

Related Posts