El Estadio Azteca abrió sus puertas para recibir a la organización cristiana 1 Millón para Jesús, quienes durante todo un día llevaron a cabo el encuentro del mismo nombre, el cual destacó por contar con un escenario en 360 grados y así ofrecer una serie de conciertos, misas y charlas con líderes pastorales durante más de ocho horas. El evento requirió, además de la fe y creencia espiritual por parte de los asistentes, de un gran equipo de trabajo, encabezado por HMD Producciones y la empresa Factor Audiovisual, quienes hicieron una excelente sinergia para brindar al público un evento religioso de gran calidad.

Desde muy temprano

La celebración dio inicio al mediodía; poco a poco, las butacas del Estadio Azteca fueron ocupadas por los fieles asistentes, quienes portaban una playera de color rojo alusiva al evento y se preparaban para disfrutar de la participación de líderes cristianos y diversos grupos musicales.

La preparación del espectáculo y el montaje se realizó tiempo antes de que las puertas del coloso de Santa Úrsula se abrieran. Daniel Torres, director general de HMD Producciones y Raúl Ocampo Mendoza, director general de Factor Audiovisual, dan a conocer más detalles acerca de la manera en que se realizó este proyecto.

“Para HMD Producciones, brindar calidad y un óptimo servicio es parte de nuestra filosofía de empresa. Nos adaptamos a los requerimientos de nuestros clientes y en esta ocasión nos tocó colaborar para esta organización; estamos muy contentos por los resultados obtenidos”, inicia Daniel.

“Hace un par de meses Raúl me llamó y planteó este proyecto. Ambos empezamos a planificar y diseñar la propuesta adecuada para presentarla a la organización religiosa. Sabíamos que contábamos con el equipo necesario para ofrecer un gran espectáculo y que era cuestión de que el cliente nos expusiera lo que necesitaba y afortunadamente se interesaron en nuestra alternativa”.

Por su parte, Raúl Ocampo señala: “Conozco a Daniel de hace mucho tiempo, sé de su capacidad y profesionalismo. Su empresa ha adquirido equipos de gran calidad y tiene experiencia en la producción de espectáculos, entonces cuando las personas de la congregación me llamaron pensé inmediatamente en HMD Producciones e integrar así una solución completa, integral y facilitar el flujo de trabajo”.

Trabajo en equipo

Posterior a las reuniones entre los directivos de las empresas, se llevó a cabo la coordinación de la producción de audio, video e iluminación y escenario en la cancha del Estadio Azteca. Se realizaron visitas técnicas para conocer las instalaciones y saber qué se requería, facilidades e instalación. Tomó cerca de dos meses y medio planificar este evento, en el cual trabajaron más de cincuenta personas de staff. Cabe señalar que uno de los principales retos fue que el pasto no podía ser pisado, lo que en un principio pareció complicar el proyecto. Ante ello se optó por utilizar la cubierta portafloor para evitar así cualquier daño a la cancha. Pese a esto el montaje se hizo en tan sólo dos días y medio.

Otro aspecto a destacar es que el evento contó con un escenario al centro, es decir, 360 grados, por lo que se optó por no tener equipo en el aire y posicionarlo en el piso, cuidando siempre una cobertura óptima del audio. Por cuestiones de seguridad, se colocaron varios delays en tierra, invirtiendo la lógica de que este recurso se hace en torres elevadas. Tanto HMD y Factor experimentaron y obtuvieron un gran resultado.

“Llevar a cabo un espectáculo de este tipo no es tan diferente a un festival de rock o pop. En HMD estamos convencidos de que se busca óptima calidad y ofrecer a los asistentes un show de primera. En este evento participaron doce agrupaciones religiosas, las cuales van desde rock, tropical, pop, banda y ranchero, entre otros más. Estos músicos tocan con sus respectivos equipos cada domingo en su iglesia, por lo que tuvimos que  platicar con cada uno para saber los requerimientos y necesidades para que todo saliera a la perfección y así fue”, añade Daniel.

Durante el evento tocaron distintos géneros, destacando las alabanzas, además de las pláticas que ofrecieron los oradores y/o pastores, mismas que se convirtieron en la parte central y más importante. Se necesitaba que tanto las canciones como las participaciones de los pastores se escucharan en todas partes; ante ello, se necesitó un poco más de presencia en graves. En la parte de microfonía hubo equipos Sennheiser, Shure y Audio-Technica, entre otros.

Para profundizar más acerca de cómo se hizo el diseño y tratamiento del audio en el evento 1 Millón para Jesús, platicamos con Rodrigo López, que en esta ocasión fungió como ingeniero de sistemas y quien explicó que el ajuste e implementación de todo el sistema de audio se distribuyó, tomando en cuenta las características del escenario. Al ser un diseño de 360 grados fueron cuatro caras en un sistema L R por cada cara, se abrió un poco para cubrir ciertos pasillos de cancelación, así como a la hora de hacer el paneo. La consola utilizada en sala fue una Yamaha CL5.

“El Estadio Azteca es un lugar muy grande. Durante el soundcheck, al no haber gente se sintió mucho el rebote; además hubo mucha distancia qué cubrir y sobre todo, al ser un escenario 360, hubo mucho equipo que meter. Fue como si tuvieras una cabecera y el lado de enfrente quedara muy lejos, pero con tal cantidad de sistemas de altavoces se acercó el sonido y eso ayudó muchísimo”, señala Rodrigo.

En cuanto al diseño y la manera en que se distribuyó el audio, en este evento se utilizaron 32 cajas Meyer Sound LEO, 40 LYON, 32 1100-LFC, 32 LEOPARD, 48 MILO, 16 N6L, 4 UPA, siendo cubiertos los lados largos con los LEO. Por su parte, los lados cortos son los que tiran hacia los palcos de transmisión; hay cuatro puntos de LYON 10. Además, los subwoofers se colocaron en forma cardiode, cuatro por cada lado del escenario.

Por otro lado, los LEOPARD fueron utilizados como front fill, lo que ayudó a cubrir la sección en la cancha. En los lados largos se ocuparon seis altavoces apilados (stacks) como delay. En una de las porterías también hubo stacks y en las esquinas hubo ML6. Las cajas UPA estuvieron en los front fills.

“Presenté cuatro diseños. Mi propuesta, en un principio, era poner las torres de delay y tener seis torres. Normalmente me preocuparía para que los front fill no estuvieran tan fuerte, y no fueran algo que lastimara el oído del público, pero el PA que tuvimos iba hacia la consola y el front fill cubría abajo, entonces realmente queda un refuerzo a buen nivel” agrega Rodrigo.

También vale la pena destacar la innovadora forma en que se realizó todo el control del sistema, a través de un switcher. Se utilizó un sistema Meyer Sound Galileo Callisto de control, que viaja en digital directo hacia el escenario. En el escenario hubo seis de ellos; tres de un lado y tres del otro. Cada uno de ellos hizo la función de un separador de señales, lo que permitió realizar todo el ajuste.

Video e iluminación en el Azteca

Otro detalle importante en el evento 1 Millón para Jesús fue el video y pese a que sólo se recurrió al circuito cerrado, el equipo que se utilizó fue de alta gama. La pantalla utilizada fue Absen de cinco milímetros para exteriores y en total de ocuparon cuatro pantallas de siete por cuatro metros. Asimismo, se ocupó un procesador LVP 8601 para poder manipular los cuatro equipos al mismo tiempo. Cabe señalar que debido a las características del Estadio Azteca, la colocación de las pantallas fue un reto, ya que fueron 400 módulos los que se ocuparon, e ingresarlos a la cancha fue un desafío. Para conocer más acerca de lo que realizó el personal de producción, el encargado de vídeo Antonio Hernández comenta:

“Nos costó trabajo por la cuestión del clima y el acceso; tuvimos que pasar el equipo de un camión grande a uno más pequeño para poder meter todo, ya que camiones grandes no caben y todo eso atrasó el montaje. Se montaron las pantallas a once metros de altura y en esta ocasión solamente nos encargamos del video; estas pantallas vienen completamente selladas por delante y por detrás, así que no tienen problema con el agua”.

Tomó alrededor de cinco horas el montaje de las cuatro pantallas.

En cuanto a iluminación se refiere, 1 Millón para Jesús también contó con equipo y tecnología de gran nivel; se destaca el uso de luces medianas por encima de las de gran tamaño. Israel Mares, ingeniero de iluminación para este festival, detalla que si bien no hubo un concepto o diseño único en específico, el objetivo fue ofrecer, tanto al público como a los pastores y músicos, la creación de un ambiente idóneo para mejorar la experiencia de todos. Cabe señalar que predominaron tonos cálidos y fríos.

“Para este festival ocupamos la consola MA Lighting Grand MA, con cinco canales DMX. Además, utilizamos 24 Core DTS, 16 Matrix de Elation, 22 Rapture DTS, 16 Lekos y ocho seguidores de tiro largo, entre otros dispositivos. Oscureció tarde, lo que hizo que las luces no estuvieran operando hasta después de las ocho de la noche”, agrega Israel.

Por último, el área de monitores estuvo dirigida por Daniel González, jefe de audio de HMD Producciones, quien para este evento contó con uno de los equipos insignia y de gama alta de la firma Yamaha: la consola Rivage PM10, que fue ubicada al centro del escenario y en la que se utilizaron 72 canales de entrada y aproximadamente 40 mezclas. “La consola viene con efectos de Yamaha que todos conocemos, pero también trae varios de TC Electronic. Con todo esto y la suma de los pre amplificadores y emuladores de Rupert Neve, logramos que el sonido en monitores fuera óptimo”, expresa Daniel.

Entre monitores y mix fueron casi cuarenta mezclas las que se utilizaron; cabe destacar que ya se contaba con una mezcla previa antes de que subiera cada grupo a hacer su prueba y sólo se trabajó en algún instrumento nuevo que trajera cada banda o en detalles para afinar la mezcla de cada músico, lo que  agilizó las pruebas de las doce agrupaciones. Asimismo, se ocuparon para side-fill cuatro cajas LEOPARD con dos LFC 900, mientras que en monitores de piso se utilizaron altavoces MJF 212.

También se echó mano de in-ears y microfonía alámbrica de Sennheiser, Shure y Beyerdynamic. “Trabajar con estos equipos facilitó mucho nuestro trabajo. Tener una de las mejores consolas del mercado y contar con la mejor microfonía sin duda ayudó para que el sonido que teníamos en monitores fuera espectacular”, puntualiza Daniel González.

El evento 1 Millón para Jesús terminó con excelentes resultados, ya que los asistentes disfrutaron de un festival de gran nivel en el que la paz, armonía y hospitalidad se mantuvo desde el inicio hasta el cierre.

Ofrecer espectáculos de gran calidad es una constante que día con día toma mayor fuerza en nuestro país. Independientemente del tipo de género, ya sea rock, pop, banda, tropical, urbana o si es un concierto o festival, los productores toman en serio las necesidades tanto de clientes como del público. Esto debe reconocerse, ya que la integración de equipos de alta gama, ideas creativas y amplia experiencia siempre tendrá como resultado eventos atractivos y novedosos. En esta ocasión, este proyecto, realizado por HMD Producciones y Factor Audiovisual, no fue la excepción, sino un gran ejemplo.