Hace veinte años, la industria musical mexicana era totalmente distinta a lo que es ahora. Los proyectos emergentes de ese entonces funcionaban inmersos en un modelo musical menos cambiante y muy distinto al de hoy. Si bien podemos darnos cuenta de que aún existen bandas de renombre de aquella época que siguen siendo las cabezas estelares de la escena en nuestro país, también han sabido colarse y destacar proyectos nuevos de suma importancia para la escena que hoy han abierto brecha para proyectos que vienen detrás.

Las bandas que permanecen son aquellas que han sabido adaptarse a los cambios y tendencias actuales.

Evolución y ajuste a las nuevas condiciones

Debido a los cambios radicales en los modelos de la industria musical, muchos proyectos se han valido de ciertas ventajas para colarse y conseguir ser parte importante de lo que hoy conocemos como la escena en México.

A finales del siglo XX, la aparición del formato MP3 hizo que la facilidad para compartir música fuera sin duda de vital importancia y eso abriera una brecha de comunicación para los proyectos; además, gracias a esto también surgieron sitios web que se encargaron de compartir “de más”, dando un giro radical a la manera no sólo de distribuir la música, sino de producirla también.

Hace veinte años, la oferta educativa para los aspirantes a músicos con formación en diversos géneros más allá de los clásicos, así como los aspirantes a producción musical, sistemas digitales de grabación y demás, era muy limitada y con un enorme vacío en los programas de estudio. Afortunadamente, hoy existen muchas escuelas que incorporan planes académicos muy completos, que van desde lo más básico hasta prácticas concretas en estudios de grabación en situaciones de vida real, que permiten que los aspirantes tengan un panorama más real y que estén más preparados para pertenecer a una escena cada vez más competitiva, esto sin tomar en cuenta la cantidad de información gratuita que se encuentra en internet y que hace que cada vez más proyectos busquen por sus propios medios posicionarse dentro de la oferta musical del país.

Un ejemplo muy claro del crecimiento exponencial en estas últimas dos décadas en la escena musical lo podemos observar en el género urbano, que si bien está presente desde mucho tiempo antes, existía un público que esperó pacientemente hasta que miles de proyectos nuevos encontraron plataformas como YouTube para exponer sus propuestas y ser escuchados sin que a la audiencia le genere un costo adicional; artistas que pertenecen a disqueras independientes del país utilizan este medio para crecer y han encontrado la manera de crear una escena musical más amplia e igual de sólida que los modelos anteriores, generando grandes pagos de regalías.

Hoy, las propuestas pueden darse a conocer en un breve periodo de tiempo; lo importante es tener lo suficiente para garantizar la permanencia en la escena.

La tecnología para crear y dar a conocer

La facilidad que hoy otorga la tecnología para crear música a un presupuesto alcanzable, ha hecho que muchas bandas emerjan más fácilmente y es cierto que contamos con una sobreoferta, lo cual también nos expone a una gran cantidad de productos mediocres que hacen más difícil la selección de aquellos proyectos que consideramos que podrían fortalecer realmente la escena musical del país. Por otro lado, la importancia y dependencia de la internet para posicionar los nuevos proyectos ha hecho que el marketing digital se apodere de la manera más rápida y común para dar a conocer los lanzamientos e incluso presentaciones en vivo.

Bandas como Porter, Pito Pérez, Hello Seahorse! y Belanova, hasta exponentes más recientes como Technicolor Fabrics, Enjambre, Rey Pila o Santa Fe Klan, han ido posicionándose con mucho peso en la escena musical. Hoy, las propuestas pueden darse a conocer en un breve periodo de tiempo; lo importante es tener lo suficiente para garantizar la permanencia en la escena a través de la aprobación de su público y un manejo profesional e inteligente. Hemos visto grandes proyectos nacer y morir; algunos siguen adelante aportando mucha música y seguro seguirán por mucho tiempo más, además de los proyectos nuevos que irán surgiendo y formando parte importante de la escena musical mexicana, además de las carreras aparejadas con ella, como la producción y las ingenierías de grabación, mezcla y masterización, por ejemplo.

Lo que seguro queda de manifiesto en estas últimas dos décadas, es que no son las bandas con  propuestas más complejas musicalmente hablando, ni las más elaboradas, ni en ocasiones las que nos parecen mejores, aquellas que permanecen, sino aquellas que han sabido adaptarse a los cambios y tendencias que el mercado dicta. Un ejemplo muy claro es cómo en el confinamiento sanitario, los live streams tuvieron un papel estelar en los espectáculos a distancia y se reforzó la vigencia de muchos proyectos que necesitaban estar presentes ante su público. Sabemos que no es lo mismo que los conciertos presenciales, pero estoy hablando de adaptación a circunstancias que por obligación se tienen que llevar a cabo. Hubo algunos live streams que realmente me impresionaron por su creatividad y supieron generar una experiencia con lo que se contaba en ese momento. Mucha es la incertidumbre de hacia dónde vamos en la escena musical mexicana, pero sin duda el amor y la pasión a este arte nos mantendrá dando mucho de qué hablar y sin duda estaremos ahí para ser testigos y seguir hablando de lo orgullosos que estamos de la industria musical mexicana.

Los proyectos nuevos irán surgiendo y formando parte importante de la escena musical mexicana, además de las carreras aparejadas con ella, como la producción y las ingenierías de grabación, mezcla y masterización.

Por Ferrer León*

*Es productor musical, ingeniero en audio y músico y cuenta con 25 años de trayectoria en diversas áreas de la producción, participando en diferentes proyectos dentro y fuera de México, que abarcan música regional, pop, jazz, rock y orquestas sinfónicas, así como música para empresas y soundtracks. También está a cargo de la producción de audio en la Dirección de Innovación de la Secretaría de Educación Pública. Es miembro votante de los Latin Grammy y cuenta con su propio estudio de grabación, AntenaStudio, en Guadalajara, Jalisco. Pueden encontrarlo en: ferrer@antenastudio.com y www.antenastudio.com