Hace unos días se realizó en el Foro Pegaso la primera edición del Ultra Music Fest en nuestro país, uno de los eventos de música electrónica más importantes a nivel mundial. Durante dos días, los amantes de estos ritmos disfrutaron de un evento que contó con cuatro escenarios (Resistance, Stage Bud Light, Ultra Worldwide y el principal, Ultra Main Stage), en los que se presentaron DJs del nivel de Alesso, Skazi, Seth Troxler, Armin Van Buuren, KSHMR y Dash Berlin, entre otros más. Cabe señalar que a pesar de la intensa lluvia, el festival mantuvo un excelente ambiente en todo momento y los asistentes bailaron durante más de diez horas al ritmo de beats.

Estándares que se cumplen

Ultra Music Fest México tuvo una importante producción, en la que sus estándares deben ser los mismos que en las ediciones de Miami, Brasil, Europa, China o Japón. Luces, audio, monitores y video se complementaron para ofrecer un espectáculo de gran calidad y el trabajo realizado por la compañía mexicana  2Hands PS, quien apoyó en la logística y aspectos técnicos, dio excelentes resultados, dejando a los más de sesenta mil asistentes una grata experiencia. Es Thierry Goethals, Stage Manager y Technical Production del festival, y cofundador de 2Hands PS, quien explica los pormenores de este evento de grandes dimensiones: “Estuvimos muy contentos de participar en Ultra Music Festival; fueron muchos días de trabajo previo y superamos algunas situaciones, pero ver que la gente disfruta y que los ingenieros de los DJs que vinieron trabajaron a gusto, nos dio una gran satisfacción. Participé también en el área de monitores y realmente no tuvimos dificultades”.

Cabe mencionar que en monitores se utilizó una consola Avid Profile, tres micrófonos inalámbricos Shure UR con pastilla SM58, tres altavoces L-Acoustics Kara y un subwoofer 218 por lado.

“En esta ocasión, el reto fue enorme, no fue sencillo el montaje de video e iluminación con cien metros de pared de video y luces móviles. Esto duró quince días y se logró un evento de gran calidad, en el que todas las personas de producción hicieron una importante y destacada labor. Fue un trabajo en equipo”, destaca Thierry.

En lo que respecta a la sala, ésta quedó a cargo de Jorge Soto, quien recurrió a equipos L-Acoustics, haciendo uso de cuatro sistemas principales. La distribución fue de 16 de cajas en cada arreglo, separados por quince metros entre cada uno.

¨Para Ultra Main Stage nos preguntamos qué señal le mandaríamos a cada uno de los sistemas principales; estaban muy abiertos y la distancia de los outfills al principal era la misma que se tenía del principal izquierdo, contra el principal derecho, por lo que decidimos extender ese estéreo para que el público que estuviera a los lados del escenario tuviera la experiencia”, comenta Jorge.

Lo que se realizó fue que tanto la señal derecha como la izquierda se copiaron y extendieron, lo que permitió que se pudiera apreciar la señal en estéreo en los costados del escenario. Cabe señalar que los front fills para las zonas laterales fueron manejados como si fueran in fills; los sistemas tenían un tiro de 45 grados hacia adentro. Para el front fill del sistema principal, frente al escenario, se realizaron varios arreglos y se utilizó una configuración cruzada, con seis puntos de front fill.

“Como sistema principal recurrimos al K1 de L-Acoustics; fueron alrededor de 64 cajas en el escenario. Sabemos del rendimiento de este equipo. Sin duda, Ultra Festival fue una producción monumental, con un sistema de audio muy grande y en el que todo provenía de un solo punto, del escenario principal”, explica Jorge Soto.

La consola que se ocupó en sala fue una Digico SD12 y se usaron 24 canales. Las señales estuvieron por separado cada una; se utilizaron tres señales del sistema principal, el principal L y R de la mezcladora, luego el estéreo y en la salida RCA de las consolas.

La distribución de los subwoofers no tuvo un arreglo lineal y hubo subs debajo de cada uno de ellos. Para minimizar los pasillos de cancelación se montaron cuatro arreglos al centro de tres subwoofers, repartidos como una línea sin llegar a ser un arreglo lineal. Frente al primer sistema había subs del lado izquierdo, del lado derecho y otro arreglo de subs al centro de los dos sistemas.    

En cuanto a la acústica del Foro Pegaso, Jorge Soto comenta que el trabajo se facilitó gracias a que estar al aire libre permitió hacer cosas más sencillas; lo único que tuvieron que resolver fue la cuestión del rebote, el cual fue ajustado cuando la gente ingresó al festival.    

“Se trajo el mismo diseño de producción que el modelo del Festival Ultra original, aunque se realizaron ciertas adecuaciones y modificaciones (siempre respetando el concepto primigenio). Sin duda, estar en primera fila y tener una nueva referencia totalmente en estéreo al mismo nivel de los que están a cincuenta metros es algo que le agradó al público”, finaliza el responsable del audio en sala.    

Luces que cumplen cualquier expectativas

Otra área que destacó en el Festival Ultra México, fue el de iluminación; el departamento estuvo a cargo de Julián Nava Medina, mejor conocido como “Rojo”, Head Lighting, quien explica: “Se trabajó con base en un diseño que el festival traía realizado previamente. La empresa The Activity fue la encargada de realizarlo y a partir de eso, 2Hands creó un render para ofrecer la posibilidad de que los iluminadores programaran desde antes de tener el montaje listo”.

Cabe destacar que en total, en el Festival Ultra México se ocuparon 685 luminarias en total; entre ellas, estuvieron los equipos de Robe (Pointe), Clay Paky (Mythos, Sharpy), Elation (Cuepix Batten), Martin (Atomic 3000), entre otras. Asimismo, se ocuparon tres consolas GrandMA2 Full Size, dos de ellas para el Main Stage (principal y respaldo), y una más para el previo, donde se programa con el visualizador.

“No estuvimos limitados en gama de colores; intentamos en todo momento estar en muy buena sincronía con los tonos de los visuales que cada DJ traía para su set y así crear una atmosfera completa que creara sensaciones en los asistentes”, agrega Julián.

En lo que respecta a universos y canales, se realizó una red de MAnet, donde, como control, se recurrió a dos consolas GrandMa2, para dividir las señales. En total se ocuparon quinientos metros cuadrados de pantalla de video, divididos en 76 pantallas.

Una de las cuestiones a resolver fue en el montaje de las paredes exteriores, por lo que tuvieron que coordinarse entre el personal de iluminación y el de video, ya que se tuvo que trabajar sobre el mismo eje de pantallas y debajo de ellas hubo un arreglo del diseño de iluminación; se buscaba que la gente de iluminación pudiera armar cubos con iluminación a unos metros del montaje de vídeo sin encimarse unos a otros.

“El festival Ultra tiene un gran prestigio alrededor del mundo y era importante mantenerlo con esos estándares para la primera fecha en México. Fue una muy buena experiencia; el tamaño de la producción exigió mucha concentración y planeación previa por parte de todas las áreas de producción, ya que, este festival no ocupa escenografía; todo lo que se presenta es totalmente tecnológico (audio/luces/video), entonces se trataba de trabajar sobre esa base a la hora de programar la iluminación y pensar en no perder nunca la atención del público”, puntualiza Julián Nava.

Por último, “Rojo” señala: “Me gusta la idea de ofrecer un buen diseño por parte de profesionales mexicanos. Me siento agradecido con 2HandsPS por la oportunidad y la confianza que me dieron para cumplir con las expectativas del festival en cuanto a la iluminación, y al resto de mis compañeros de crew de iluminación que estuvieron siempre pendientes a cumplir con las necesidades del diseño”.

La primera edición del Festival Ultra México dejo una excelente experiencia para todos los asistentes. Durante los dos días de duración, los cuatro escenarios lucieron y destacaron por el diseño y concepto que ha caracterizado a este evento, como uno de los principales espectáculos de la música electrónica en el mundo; sin duda un referente en este género.

En 2018 se celebrarán veinte años desde la primera edición del Festival Ultra, llevada a cabo en Miami y que ahora tiene sedes en Argentina, Bali, Brasil, Chile, Croacia, España, Korea y Sudáfrica, por nombrar algunos, con eventos divididos en categorías diferentes, además de Ultra Music Festival, como Road to Ultra y Ultra Beach, además de Resistance. México se une a esta gran fiesta y celebración.

El equipo de trabajo de 2Hands PS, encabezado por Thierry Goethals y dirigido por José Aranda, supo realizar una producción de gran nivel. El staff pudo librar inconvenientes como el clima lluvioso y la realización del montaje para llevar a cabo una fiesta electrónica en el Foro Pegaso. ¡Nos vemos en la edición 2018!

Related Posts