La gira mundial de Queens of the Stone Age arrancó el año pasado con la consola SSL L500 en sala, solicitada por Jay Rigby para armar multi-pistas y anticiparse lo más posible. “El primer show que hice con Queens of the Stone Age fue en un festival en México frente a cincuenta mil personas”, recuerda. Desde ese momento supo que hizo la elección adecuada: “Para mí es la primera consola digital que he usado y que suena tan bien como una análoga. Es el paquete completo y la opero sin plug-ins”.

Queens of the Stone Age es una banda de rock estándar con batería, bajo, tres guitarras (incluido el vocalista principal Josh Homme) y teclados. El kit de batería utiliza algunos triggers, pero no hay ninguna pista, clic o cualquier otra cosa que pueda limitar las opciones de la banda una vez en el escenario. El mayor desafío de la gira es conseguir el sonido característico de la banda. Las tres guitarras se unen en lo que Jay describe como un “sonido de rango medio” que en la mayoría de los contextos no debería funcionar. “Lo primero que haría la mayoría de la gente sería comenzar a sacar ese rango medio y tratar de suavizarlo, pero al contrario, se trata de abrazar éste y sacarlo. Estoy presionando y tirando de la mezcla todo el tiempo durante el show y esta consola se adapta a eso, tengo todo a mi alcance”.

El sonidista hace un uso extensivo de stems para administrar múltiples micrófonos, así como amplificadores por equipo de guitarra (micrófonos y amplificadores). Para él, uno de los aspectos más importantes de esa ruta de señal es el filtro de paso completo: “Sin esto, esos stems no sonarían correlacionados. En lugar de intentar solucionarlo con retardo o polaridad inversa, el filtro de paso completo permite profundizar y hacer que suene amplio”.

Un show de Queens of the Stone Age es un evento especial. La banda tiene un enfoque único para cada audiencia. “Lo realmente genial de Josh es que no se detendrá hasta que todas las personas participen en el show”, menciona Jay Rigby. “Él hará su misión, asegurándose de que todos estén disfrutando. Es un interacción constante de la que debo estar atento para mantener en el sonido en la mesa, lo que hace sumamente entretenido mi trabajo”.