La Sonora Santanera, una de las agrupaciones más reconocidas e importantes en la música tropical mexicana, con más de cincuenta años de trayectoria, se ha consolidado por su estilo, que reúne danzón, mambo, bolero, chachachá y cumbia, entre otros más. Han sido varias generaciones las que han bailado muchas de sus canciones, y recientemente se presentó en el Teatro Metropolitan con su show Sinfónico, acompañada por la Orquesta Filarmónica de la Benemérita Universidad de Puebla, en un concierto que tuvo como objetivo recaudar fondos para beneficiar a mexicanos de bajos recursos que padecen discapacidad auditiva, mediante el programa Ponte Oreja de la Fundación MVS Radio.

La producción de un grupo leyenda

La producción del evento estuvo dirigida por Juan Francisco Medina, gerente de operaciones de MVS Radio, quien realizó un espectáculo en el que no sólo se consiguió un lleno total que recaudó los fondos del programa Ponte Oreja, sino que además dejó entre los asistentes la experiencia de presenciar una de las agrupaciones icónicas de la música en México.

“MVS Radio cuenta con una fundación que da aparatos auditivos a la gente de escasos recursos de manera gratuita y este show es a ese beneficio; las entradas fueron donadas para la compra de aparatos auditivos y así tener más gente que logre escuchar. Es un concierto con causa y es el cuarto año que se realiza. En esta ocasión, nuestros proveedores no cobraron y aportaron equipos de iluminación, microfonía y pantallas; prácticamente sólo se invirtió en aspectos mínimos, como tarimas, atriles y cosas mínimas. Estamos muy contentos por el resultado obtenido y por la colaboración de marcas como Shure y por supuesto de la Sonora Santanera”, expresa Juan Francisco.

Una mención especial que hay que destacar en este concierto, es que fue la primera vez en que la Sonora Santanera usó sistemas de monitoreo personal. Para conocer a profundidad qué se hizo en monitores para este show, Marcelo Aguilar, ingeniero de monitores de la agrupación, menciona: “La microfonía fue suministrada por la gente de Shure, que trajeron lo que requerimos para la Sonora Santanera y la Orquesta Sinfónica. Utilizamos micrófonos como el Beta SM 181, KSM137; la gran mayoría fue microfonía dinámica como Beta 57 y Beta 56, mientras que en las voces ocupamos el nuevo sistema de Axient inalámbrico y también micrófonos KSM8. Para todos los músicos de la Santanera utilizamos monitores personales PSM1000, cada uno con su mezcla, pero para la sinfónica no fue así, ya que podría complicarse tener muchos in ears; para ellos utilizamos un sidefill, mientras que el director de la orquesta fue el único que tuvo monitor de piso. Asimismo, utilizamos micrófonos ambientales SM81. La consola que ocupamos fue una Avid Venue Profile; con 48 canales”, señala Marcelo Aguilar.

Marcelo Aguilar tiene más de veinte años trabajando con la Sonora Santanera, lo que, si bien le ha dejado una gran experiencia, también ha tenido que adaptarse al cambio y desarrollo tecnológico. La agrupación empezó a tocar hace casi sesenta años, por lo que tratar temas técnicos y de ingeniería de audio con ellos es complicado. Ante ello, Marcelo ha sabido presentar propuestas de trabajo para que los músicos conozcan los beneficios de usar sistemas de monitoreo (tanto de piso como personal), consolas, equipo de audio y demás detalles que consolidan un espectáculo con calidad.

“Ellos llevan tocando mucho tiempo y realizar cambios como el uso de In Ears o equipos distintos, para ellos es complicado, ya que no iniciaron tocando de esta manera. El cambio es complejo y la tecnología es algo que avanza muy rápido. Los integrantes de la Santanera iniciaron tocando con bocinas muy sencillas y el público en ese tiempo los escuchaba bien y con mucho gusto; todos se ponían a bailar, y hoy existen más y mejores detalles, lo que ayuda a que el sonido tenga mucha mejor calidad. Poco a poco se integran al cambio y están muy contentos por las posibilidades que ofrece ocupar equipos como Shure en sus presentaciones”, agrega el ingeniero de monitores.

Como consecuencia de ser la primera vez de la Sonora Santanera con In Ears, las mezclas de monitores se hicieron de cero, con muy buenos resultados. “Otro aspecto que se cuidó en monitores fue la retroalimentación, esto para que los músicos se sintieran cómodos y se escucharan a gusto. Un reto que se presentó en este espectáculo, así como sucede en otros conciertos de tipo sinfónico, fue ajustar el nivel para que tanto el grupo como la orquesta tuvieran el mismo volumen, pero con los PSM1000, esto se realizó fácilmente”, menciona Marcelo Aguilar.

Sonido para todos

Otra de las personas que ayudó para que el sonido del Teatro Metropolitan pusiera a bailar a más de tres mil personas fue Daniel Terrones, ingeniero de sala de la Sonora Santanera desde el año 2000 y quien gracias a su experiencia y conocimiento, logró conseguir una excelente calidad de audio. Cabe señalar que se trabajó sobre el sistema de audio del recinto, nueve cajas L-Acoustics V-Dosc por lado, así como seis subwoofers SB218. La consola fue la Avid Venue Profile, con 48 canales con todo el proceso interno de la mesa, sin nada externo; se utilizó ecualización de siete bandas y plug-ins (se ocuparon un máximo de dos en todo el show), para los violines y las demás cuerdas.

“La consola me agrada mucho, es confiable y tiene muy buen rendimiento; sus plug-ins son eficaces y funcionales. La acústica del Teatro Metropolitan es amigable; los subwoofers se tienen como un auxiliar, la posición de las butacas ayuda mucho a absorber las reflexiones, y al ser lleno total, el audio fue muy agradable. Para este concierto, los músicos de la Santanera me pidieron que la orquesta tuviera la misma presión sonora que ellos y esto fue un reto importante, porque tuvimos que sacar el doble de potencia de la orquesta; la presión sonora máxima que se permite en el teatro es de 104 decibeles y por fortuna supimos hacer los ajustes y tener buenos resultados, comenta Daniel.

Un aspecto a mencionar es que a diferencia de un concierto de rock o pop, en un espectáculo con música tropical se tuvo que hacer un ajuste en los decibles, ya que en aquellos géneros se requiere mayor potencia, mientras que en este caso, no fue así.

Por último, Daniel señala que la Sonora Santanera nunca ha cambiado su estilo, por lo que para él ha tenido que actualizarse constantemente y estar pendiente de las nuevas tendencias en lo que respecta a equipos y tecnología. “Se ha ido profesionalizando nuestro trabajo y cada uno aprende cosas nuevas; hemos tomado cursos y actualizaciones para dar ideas y aportar mejoras en el tratamiento sonoro”.

Mezcla de estilos

La iluminación para el show Santanera Sinfónico fue otro aspecto que destacó y ayudó a que tuviera un excelente resultado. La producción de la Sonora Santanera y del staff de MVS Radio colaboraron en la realización del diseño lumínico.

De la mano de Erick Mendoza, quien tiene 16 años siendo ingeniero de iluminación para la agrupación, la parte visual de este espectáculo dejó una gran experiencia a los asistentes y creó los ambientes necesarios entre cada una de las canciones. “Ocupamos tonos de todo tipo, el matiz de la Sonora se presta a utilizar toda la paleta de colores, desde muy alegres e inclusive melancólicos; el sistema es flexible, ambas partes colaboramos, aquí tuvimos un diseño y con el de MVS lo integramos para hacer una base completa. La elaboración tomó alrededor de una semana. Utilizamos luces robóticas, convencionales, seguidores, videos y efectos especiales”, menciona.

Para todo aquel que ha presenciado un concierto de la Sonora Santanera, sabrá que es una agrupación que nadie debe perderse. Bailar y disfrutar de canciones que marcaron época en la historia de la música en México es una sensación única. Hay que aplaudir y reconocer el trabajo realizado por MVS Radio y por supuesto por la Santanera, al impulsar conciertos con causa y en beneficio de muchos mexicanos.