La seguridad es un tema que nos debería preocupar a todos en la industria de la música y el espectáculo, pero del cual pocos son conscientes. ¿Por dónde empezar?

Prevenir, prevenir, prevenir

Lo primero y que más debería importarnos es nuestra seguridad y después la de los que laboran con nosotros; en nuestro medio y en la vida diaria ocurren muchos accidentes, ya sea por negligencia, desconocimiento o imprudencia. Creo firmemente que todos los sucesos son un cúmulo de decisiones mal tomadas por una persona o varias, que irremediablemente terminarán mal. Un simple ejemplo: el trasporte de staff, el dueño de la compañía de transporte no paga lo suficiente al chofer; por ganarse un dinero extra no alquila un cuarto donde descansar, por ahorrarse otro dinero para llevarlo a casa no se alimenta bien, el staff no se percata de muchas de estas cosas por estar laborando, en la noche después del evento el chofer transporta al staff a la siguiente locación, al estar cansado el personal se duerme y el chofer también. ¿En qué acaba esto? ¿Les suena familiar? Así, todo un conjunto de decisiones mal tomadas llevan a un accidente.

En nuestra cultura y educación, en general no tenemos presente la seguridad; en lo particular, conozco a muchos que sí se preocupan por este tema y lo toman con la seriedad necesaria.

Tenemos un amplio desconocimiento en nuestra industria y la filosofía de “nunca pasa nada”, es muy fuerte. Obviamente sí pasa y muy seguido; podemos comenzar con algo básico: uso de cascos, guantes, botas con punta de casquillo, arneses y revisiones periódicas de los equipos, ya sean sogas, spansets (herramientas de elevación), shackles (grilletes) y demás.

Podemos comenzar con algo básico: uso de cascos, guantes, botas con punta de casquillo, arneses y revisiones periódicas de los equipos.

Debemos también preguntarnos: ¿Cuánto sabemos de corriente eléctrica? ¿Sabemos el tiempo de vida de un truss y cuánto peso pueden cargar? ¿Y si unimos dos o cuatro o cinco, cuánto pueden cargar? ¿Cuántos puntos de colgar debe haber y a qué distancia? ¿Cómo colgar correctamente, saber los ángulos y el calibre de los steels? Podría haber cientos de preguntas en este artículo, pero creo saber la mayoría de las respuesta.

Hace muchos años, del extranjero me llegaban planos de iluminación y venían los motores integrados en ellos; tiempo después, estos comenzaron a llegarme y aparte otros planos de los trusses con los motores incluidos, y me enteré que por regulaciones y legislaciones de Estados Unidos, quien pone y dispone dónde van los motores es el responsable si ocurre un accidente (cabe mencionar que esta persona debe tener certificados para poder realizar este trabajo), así que los diseñadores dejaron de incluir los motores en sus planos y les pasan toda la información posible a estas personas para que ellos hagan su trabajo.

¿Así que quién debe hacerse responsable de esto en nuestro país? Primero nosotros. Quienes estamos involucrados en estas áreas de la industria del espectáculo, debemos tener la conciencia y responsabilidad de nuestros actos, examinar lo que no conocemos y querer aprender. En este sentido, me permitiré usar la palabra imperativa “debería”. Debería existir al menos una persona por compañía de renta en el país que estuviera calificada y/o certificada para este trabajo de seguridad que transmita el conocimiento y esta cultura a todo el personal; deberíamos acercarnos a la Secretaría de Protección Civil y aprender cursos de primeros auxilios, qué hacer en caso de incendios o catástrofes naturales (vuelvo a reiterar que sí hay quienes tienen esos conocimientos y los felicito). De hecho, estoy a favor de que en sound:check Xpo exista un seminario o plática impartida por Protección Civil acerca de seguridad básica en general y que se impartiera año con año.

Cada día en nuestro medio corremos riesgos (como en todos los ambientes); se trata de que sean los menores posibles y esto ocurrirá sólo con conocimiento y conciencia. Existen factores como el clima, que nunca o casi nunca se toman en cuenta; hemos ido aprendiendo a prueba y error y aún veo que en la mayoría no tenemos la cultura de tener primero la seguridad. El conocimiento es algo que debe transmitirse, pero también es algo que tienen que buscarse y reitero, está en nosotros aprender.

Debería existir al menos una persona por compañía de renta en el país que estuviera calificada y/o certificada para este trabajo de seguridad que transmita el conocimiento y esta cultura a todo el personal.

Elementos esenciales

¿Qué sería lo básico? Desde mi punto de vista, primeros auxilios, saber qué hacer en caso de las distintas catástrofes naturales, en conciertos al aire libre, conocer los medidores de velocidad del viento, saber manejar la corriente eléctrica y el uso de tierra física; en corriente eléctrica incluyo el uso de cableados, calibres y demás, así como también es necesario dominar el tema de las estructuras, saber cómo se usan, su cuidado, cuánto peso soportan, contar con líneas de vida en las alturas, cables de seguridad por cada equipo que esté colgado, sea luz móvil, par, elipsoidal y demás. Evidentemente, también hablamos de audio y video; todos nos colgamos por lo general a la misma parrilla y a veces no tenemos claro cuánto peso soporta o su estado físico. Claro que no basta con saberlo: hay que aplicarlo diariamente. La cultura de seguridad aplica para todas las industrias y la vida cotidiana de cada quien.

Como alguna vez lo he dicho, no le podemos pedir al cerebro la información que no le hemos proporcionado; partiendo de esto, es nuestro deber y responsabilidad capacitarnos en cada uno de nuestros ámbitos laborales, incluyendo el tema de seguridad, primero por la nuestra y segundo por todos los que laboran a nuestro alrededor; no estoy seguro si se pueden evitar los accidentes, pero sí sé que podríamos disminuir el riesgo de ellos si estuviéramos mejor capacitados.

Fernando Albanés cuenta con 30 años de experiencia en el medio del entretenimiento. Comenzó su carrera en iluminación, ampliando posteriormente sus conocimientos en audio y video, siendo instructor de los servidores de video D3 y consolas de iluminación Hog.

Es importante saber qué hacer en caso de las distintas catástrofes naturales en conciertos al aire libre, conocer los medidores de velocidad del viento y saber manejar la corriente eléctrica (cableados, calibres y demás), así como dominar el tema de las estructuras.