La edición 2018 del Festival de Roskilde en Dinamarca, indicó el arranque de una sociedad multifacética con Meyer Sound, la cual establece un nuevo paradigma en la producción del sonido para festivales a gran escala y que incluyó el lanzamiento de programas pilares en educación y capacitación, investigación científica y desarrollo, todo con el objetivo de elevar la experiencia del festival para el público, técnicos y artistas que en éste son partícipes.

Expertise europeo

Organizado de forma ininterrumpida desde 1971, el Festival de Roskilde es el evento musical y cultural más antiguo y grande en su tipo en el norte de Europa. El personal que labora en él es de cerca de cincuenta miembros, al que se suman cerca de 32 mil voluntarios en el momento de acción del evento. Se trata de una empresa sin fines de lucro que, desde su creación, opera bajo los auspicios del Roskilde Festival Charity Society y que destina todas las ganancias del festival a proyectos humanitarios nacionales e internacionales, así como a instituciones culturales.

Con una duración de ocho días, el Festival de Roskilde enarbola un programa de música progresiva, aderezado con experiencias culturales y sorpresas. Cada año, más de un centenar de grupos se presentan en seis escenarios durante cuatro días, de jueves a domingo; además, se dispone de zonas para acampar, cuyos huéspedes toman el escenario Pavilion Junior para dar arranque al festín musical. El evento ofrece cuatro días de experiencias multidisciplinarias y cuatro días de música.

La acertada convocatoria de artistas top en el año, leyendas y los mejores representantes de diversos estilos y géneros musicales son el atractivo que lleva año tras año a un público de perfil internacional y multidisciplinario. Por los escenarios del Festival de Roskilde se han presentado artistas como Arcade Fire, Arctic Monkeys, Beastie Boys, Björk, Black Sabbath, David Bowie, The Chemical Brothers, Coldplay, Bob Dylan, Faith No More, Fatboy Slim, Foo Fighters, Guns N’ Roses, Korn, Kraftwerk, Marilyn Manson, Bob Marley, Massive Attack, Metallica, Muse, New Order, Nick Cave, Nirvana, Oasis, Queens Of The Stone Age, Radiohead, Rage Against The Machine, Red Hot Chili Peppers, Scissor Sisters, The Streets, The Strokes, Talking Heads, Tool, U2, Underworld, Robbie Williams, Wu-Tang Clan, Roger Waters, Kanye West, The White Stripes y Brian Wilson. Un enorme cartel.

Este 2018, el festival clave en la actividad del espectáculo en Dinamarca atrajo a una audiencia de más de 130 mil personas durante ocho días de actuaciones musicales, donde intervinieron alrededor de 184 artistas, entre ellos los headliners de los escenarios Orange y Sand: Bruno Mars, Eminem, Gorillaz, Nick Cave & The Bad Seeds, Massive Attack, Nine Inch Nails, David Byrne y Khalid. Todos los escenarios, desde el más pequeño e íntimo, hasta el de atributos masivos como el Orange, fueron sonorizados con Meyer Sound.

Aprovechamiento inteligente de recursos

En simultáneo a la actividad artística, Roskilde Festival y Meyer Sound coordinaron extensas sesiones de capacitación durante los meses previos al festival como parte de una iniciativa de educación técnica. Dicho programa de formación es una de las varias iniciativas que trajo la sociedad con la firma californiana, colaboración con el evento que se mantiene fiel a sus raíces sin fines de lucro, ya que todos los recursos obtenidos se distribuyen a la caridad desde su primera edición.

Los cofundadores de Meyer Sound, John y Helen Meyer, estuvieron en Dinamarca para atestiguar de primera mano los resultados. “Trabajar con todo el equipo en Roskilde ha sido increíble desde el principio”, dijo la vicepresidenta ejecutiva, Helen Meyer. “La dinámica es diferente a lo que ocurre en otros grandes festivales. Todos son muy cooperativos y siempre tienen nuevas ideas. Además, hay una calidez en todo. Se siente una genuina preocupación por lo que están haciendo, y eso lo convierte en una experiencia muy especial”.

Supervisando el apartado de la educación técnica pactado en la colaboración está Morten Büchert, quien se desempeña como consultor y gerente de proyecto durante todo el año para el festival. Así, como lo precisa la alianza, durante el periodo de cinco años que dure el acuerdo, todos los sistemas de refuerzo sonoro requeridos en los diferentes escenarios de Roskilde serán Meyer Sound, los cuales serán suministrados por Bright Group, empresa líder en renta e integración de sistemas audiovisuales en Europa. Los equipos técnicos de Bright, Meyer Sound y el festival se integraron por completo, colaborando en el diseño y la implementación del sonido.

“Esta asociación con Meyer Sound es una oportunidad para adentrarnos en un territorio inexplorado”, explica Morten. “Estoy seguro de que tendremos éxito con esto, en función de la calidad del personal y los productos. La mentalidad que todos han puesto sobre la mesa es de apertura y curiosidad y eso tendrá un efecto positivo en la experiencia para el público”.

“Los sistemas de sonido para cada escenario se han rediseñado desde el año pasado”, comparte por su lado Lars Liliengren, gerente de producción del festival. “Hicimos un detallado ejercicio de reconocimiento de todo el sitio y calculamos las coberturas que necesitábamos para lograr nuestro objetivo, que es cerrar la brecha sonora entre el público y los artistas en cada entarimado”.

Así, cerca de mil altavoces Meyer Sound se desplegaron en los ocho escenarios del festival, así como en todos los eventos y actividades relacionados con el mismo donde se requirió audio. El sistema más grande se encontró en el escenario Orange, con un sistema LEO y arreglos lineales de LYON, a los que se añadió potencia con arreglos de línea LEOPARD y graves profundos, así como elementos de control de baja frecuencia con las cajas 1100-LFC y 900-LFC.

Por su parte, los sistemas para los escenarios Sand, Avalon y Apollo se diseñaron en torno al desempeño de los arreglos principales de LYON, en tanto que los LEOPARD fueron los indicados para los escenarios Pavilion, Rising y Countdown. Para un notable desempeño de frecuencias bajas se añadieron los nuevos VLFC, que aportaron una sensación más visceral a la experiencia de Electronic Dance Music (EDM) develada en el escenario Apollo. Arreglos LINA, el más nuevo y pequeño de la familia LEO, hizo las delicias sonoras en el Gloria Stage.

Intercambio entre crews

El gerente de producción de Meyer Sound, Dennis Tholema, dirigió el equipo técnico convocado para el festival, mientras que Bob McCarthy, director de optimización de sistemas de la marca, coordinó al equipo encargado del diseño y ajuste de sistemas, trabajando con los equipos de logística y rigging de Bright y el personal técnico del festival.

Para Bright Group, Roskilde significó una oportunidad de colaboración única para demostrar cómo sus equipos de inventario y soporte de Meyer Sound eran capaces de administrar un festival masivo con esa cantidad de escenarios. “Estoy esperando muchos años más de esto”, comenta el CEO y presidente de Bright, Patrick Svensk. “Hemos sido socios de Meyer Sound por mucho tiempo y esperamos fortalecer esta asociación a través de los festivales que están por venir. El audio es clave para un festival centrado en la música como éste”.

Una de las áreas notables de esta novedosa alianza con el festival fue la denominada Big Mix Lounge que, organizada por Meyer Sound, puso al legendario ingeniero de sala de Metallica, “Big Mick” Hughes, como anfitrión de una isla de hospitalidad y descanso para sus compañeros visitantes. “No se pudo tener mejor guión para esta historia”, afirma Big Mick. “Tienes a la familia Roskilde formando un vínculo con la familia Meyer Sound y sólo salen cosas buenas de eso,  garantizando la calidad del audio en todo el sitio, por lo que cada escenario se atiende por completo y de manera experta. Espero que este modelo sea observado por otros festivales como un buen camino a seguir”.

En resumen, para el CEO del Roskilde Festival Group, Signe Lopdrup, el impulso que traerá esta nueva alianza cuyo propósito principal es la colaboración, será “mejorar la experiencia para todos los participantes en el festival. Creo que esta asociación va más allá de sólo proveer, diseñar y recrear un gran sonido. Se trata de crear comunidad y experiencias a un nivel nuevo y superior”.

Meyer Sound aprovechó la relación única que mantiene con el festival para llevar a cabo experimentos de Investigación y Desarrollo durante la semana de duración del evento. Así, bajo la dirección de Morten Büchert y el Dr. Roger Schwenke, científico senior de Meyer Sound, estudiantes de la Universidad Técnica Danesa ayudaron a elaborar experimentos para medir variaciones en la propagación del sonido a diferentes alturas sobre el nivel del suelo, como efecto del aumento de factores como la temperatura y la humedad. Una gran experiencia para todos los involucrados.