El diseñador de iluminación de origen barcelonés, Ezequiel Gómez, ha trabajado en el más reciente tour del cantante David Bisbal llamado “Hijos del mar”, que ya pasó por España y América Latina y así continuará en lo que falta de este año. Robe fue la elección para la mayoría de las luces robóticas, con luminarias Spiider, Pointe y LEDWash 300 como clave del montaje.

Ezequiel ha trabajado con David desde 2009. El diseño escénico para esta gira fue una verdadera colaboración entre el artista mismo y colaboradores como Brian Sellei de Menos que Cero, Universal Music, LEDSCONTROL (especialistas de LED en Barcelona) y el colectivo de artes interpretativas SomosLuz, que cuenta al diseñador lumínico como miembro.

LEDSCONTROL presentó la idea inicial a partir de la cual evolucionó la apariencia del escenario y de ellos surgió la idea de tener “armarios” LED parcialmente cerrados para los risers de la banda. Ezequiel y su equipo de SomosLuz pudieron adaptar esto para que fuera un concepto que funcionara en una gira. El departamento de video de SomosLuz, dirigido por Lucas Averbuj, hizo el video con la opinión de David Bisbal.

24 Pointe, 24 Spiider y 36 LEDWash 300 fueron ubicadas en cinco trusses detrás del escenario y a los costados, que también se usaron para montar una serie de pantallas LED para video que miden cuatro metros de ancho y uno de alto. El truss LX 1 estaba en el proscenio y el LX 5 estaba en el fondo del escenario, y en éste estaban montadas doce de las luminarias Spiider. El truss LX 4 contó con doce Pointe y el LX 2, así como el LX 3, estuvieron cargados con seis Pointe y cinco Spiider alternándose. Todas las LEDWash 300 estuvieron montadas en los trusses laterales, y se usaron las LEDWash 300 para iluminar a la banda desde ese ángulo específico, aplicando color y densidad al ancho del escenario. Ezequiel adora la LEDWash 300 y su tamaño tan conveniente, precisamente por su relación tamaño-potencia.

Ya que ofrecen una amplia gama de efectos, se utilizaron las luminarias Pointe en modo beam y spot. “Esta luminaria es muy versátil y durable”, explica Ezequiel; “siempre que he usado las Pointe no han fallado y tienen todos los atributos que necesito para crear un espectáculo dinámico”.

“Se usaron las Spiider para bañar el escenario con colores llamativos uniformes y proporcionar iluminación de fondo potente y cálida. Además aprovecharon la función de control por zona y también el efecto de flor central como un elemento escénico para cambiar la naturaleza y la percepción del espacio interpretativo”, menciona Ezequiel.

“Nos gusta la calidad de la luz y los efectos que se pueden lograr especialmente proveniente de la forma hexagonal del LED central y el hecho de que se puede usar como efecto escénico”. De hecho, ha usado la idea de la forma hexagonal en varios diseños recientes.

El diseño visual general para la gira se basó en estos tres elementos distintivos y ahí también encontró su equilibrio: las franjas de pantallas para video, la iluminación y los risers iluminados con LEDs, que se combinaron para crear una armonía visual coherente. “Hubo un toque retro de los ochenta en esta estética”, explica Ezequiel y agrega: “Con nuestros diseños no se trata de simplemente usar efectos, aunque también hay lugar para eso. Se trata de traer dramaturgia y emoción al escenario y de compartir y comunicar con el público”.