La décimo octava edición anual del premio Latin Grammy es una de las noches más importantes en la industria de la música latina. Transmitida por la señal de Univisión, el show fue conducido por Jaime Camil y Roselyn Sánchez desde el Gran Arena del MGM Grand Hotel & Casino en Las Vegas.

Desde 2005, Univisión ha solicitado a la compañía Professional Wireless Systems (PWS), con sede en Orlando, la coordinación de radiofrecuencia y el equipo para la transmisión en vivo de un show que es visto por alrededor de ocho millones de personas en todo el mundo.

“La coordinación de RF en Las Vegas siempre es difícil, tratándose de un show de estas proporciones. Comenzamos semanas antes, planeando todo hasta el último canal para garantizar que la transmisión corra sin conflictos; es la entrega de Latin Grammys más fluida en la que haya trabajado gracias al desempeño del equipo técnico de RF, que coordinó James Stoffo”, afirma Mike Karsch de Univisión.

PWS dispuso más de 250 canales de sistemas inalámbricos que incluyó microfonía Shure Digital Axient, Sennheiser y Audio-Technica, más 28 canales de monitoreo personal Shure PSM-1000 en combinación con Radio Active Design UV-1G e intercomunicación inalámbrica Reidel Bolero.

Como soporte al crew dirigido por James Stoffo, PWS envió a algunos de sus especialistas: Gary Trenda, técnico de intercomunicación de RF, quien controló más de ochenta equipos de intercomunicación inalámbrica; Jason Lambert, técnico de RF quien tuvo a su cargo la integración del sistema tanto dentro como afuera de la arena, y Jordan Smith, responsable de la distribución del mismo, así como los equipos que hicieron posible la tarea.

Debido al alcance del show, es importante tener personal trabajando en toda la arena para diversas áreas como backstage e incluso en espacios como el estacionamiento, donde se recibió a las bandas y donde se coordinaron al menos cien sistemas de intercomunicación. Así, fueron ubicados en la zona de concursos de la arena, ocho estaciones RAD UV-1G con cincuenta paquetes RAD y un sistema de intercomunicación Riedel Bolero, además de un Telex BTR extra para treinta usuarios. Hubo también 16 combos de intercomunicación de sólo escucha y ocho sistemas Comtek IFB usados por el crew y talentos que tuvieron intervenciones en vivo.

La ocasión también implicó el debut del sistema inalámbrico Riedel Bolero, que operó en la banda de 1.9 GHz y fue usado por los directores creativos y jefes de piso que laboraron en las áreas de producción: “El sistema Bolero integrado con el Riedel alámbrico fue una combinación muy conveniente. A los usuarios les gustó la posibilidad de hacer cambios en los sets de intercomunicación ya asignados de manera remota, lo que fue maravilloso”, señala Gary Trenda.

“En un espectáculo de premiación como éste, la clave es que la comunicación constante”, concluye  Jim Van Winkle, director general de PWS. “Con tanto equipamiento inalámbrico en acción se requiere un equipo que sepa y tenga experiencia en su uso. Somos afortunados en contar con un equipo así, que respondió al nivel de exigencia que se requería. Una vez más fue un evento muy exitoso”.