Radicado en Perú, el cantante y compositor español Miguel Laporte presenta los sencillos “Hoy con quién cenas” y “No es verdad”, bajo la guía en la producción del italiano Stefano Vieni. Luego de su participación en el concurso La Voz, donde llegó a la semifinal, fue el productor quien le buscó para colaborar, apostando por su talento.

“Literalmente, para mí Stefano es un ángel de la guarda, alguien a quien debo volver a valorar la música luego de pasar tiempos complicados. Él invirtió en mí desde 2015, cuando grabamos un EP entre México y Los Ángeles; hicimos las canciones “Recuerdos” y “No te quiero doler”, una mía y otra de Stefano, donde Kalimba grabó los coros de las dos canciones en Kiva Music, el estudio de Stefano”, recuerda el intérprete.

Ese EP vio la luz hace un par de años y estuvo en la valoración por la nominación al Grammy: “Nos quedamos en fase final y fui el único artista de Kiva Music que llegó ahí. Nos quedamos emocionados, porque se hizo con un presupuesto muy modesto y eso para mí fue una señal de que estábamos haciendo las cosas bien. Ese año volví a México a componer para lo que estamos haciendo ahora, que son veinte, y escogimos ocho de ellas. Grabamos dos videos y llegó la pandemia en marzo, pero optamos por no parar y continuar la saga de canciones. Así surgió “Hoy con quién cenas”, que hice con Raquel Sofía, Stefano, Valentina López y Jorge Vélez, y luego “No es verdad”, expone satisfecho Miguel.

Grabado todo en Kiva, la masterización de los sencillos ha estado a cargo de Dave Donnelly: “Hemos desarrollado una forma de trabajo de mucho cariño y respeto, confiamos el uno en el otro. Trabajar con Stefano es muy sencillo: llegamos al estudio, hicimos las voces, dimos cinco o cuatro pasadas de la canción de principio a fin, y en veinte minutos teníamos las voces grabadas. Stefano toca todo y esa es la magia. En la mezcla, él la fue haciendo y entre los dos hacíamos los cambios o lo manda a Diego Esparza de Sonic Ranch; que Dave Donnelly concluya la tarea con la masterización ha sido otra bendición para mi música”, expresa el cantante.

Desde el confinamiento, para Miguel Laporte, la actitud y camino a seguir son la de vencer la incertidumbre: “Este periodo lo he usado mucho para encontrarme a mí y escribir canciones increíbles; si no hubiese habido cuarentena no hubiera estado sentado al piano haciendo música, y todo esto me ha dado mucha fuerza, así que por eso decidí seguir adelante con Stefano. Hay muchos artistas que decidieron dejar sus carreras paradas esperando a que todo mejore y yo decidí que no. Mi carrera y mi tiempo no lo voy a perder en mi casa esperando, no hay pandemia que nos pare y creo que estas situaciones de la vida es donde realmente salen los que vencen y luchan hasta el final. Eso es lo que quiero”.