LEO es el nuevo sistema de altavoces para arreglos lineales de la firma de Berkeley. Probado ya en algunos importantes festivales europeos y estadounidenses, empieza a sonar fuerte entre los profesionales gracias a su potencia y fidelidad y en esta ocasión, el reconocido John Meyer, CEO de Meyer Sound, explica los avances en herramientas digitales e ingeniería de altavoces para dar como resultado esta alternativa.

LEO representa la culminación de 35 años de búsqueda en tecnología de sistemas lineales, donde el altavoz reproduce fielmente cada elemento sonoro. Ahora, los plug ins digitales a nivel de la consola permiten efectos y no es necesario llevar los altavoces al límite de la compresión, lo que significa que aunque se reproduzca música de heavy metal o clásica, LEO permitirá escuchar cada instrumento simultáneamente, sin ningún elemento interfiriendo con el otro.

¿En que se diferencia LEO de otros sistemas de sonido a gran escala?
“LEO es el primer sistema diseñado para funcionar con una respuesta lineal para aplicaciones de tiro largo, independientemente del nivel o el tipo de música. Es como un proyector muy potente que se mantiene neutral. Tiene la potencia suficiente para trabajar con bandas como Metallica (como hemos podido comprobar en el festival Outside Lands), pero al mismo tiempo puede sonorizar música clásica u ópera con absoluta transparencia”.

¿Cómo es la mezcla con LEO, a diferencia de otros sistemas menos lineales?
“Con otros sistemas, los ingenieros “empujan” los altavoces para obtener un sonido particular. Con LEO hemos logrado una enorme cantidad de headroom para cubrir espacios muy grandes. Y conforme se aumentan los niveles, la tonalidad se mantiene constante a través de todas las frecuencias. Así se puede confiar en que la salida será una representación lineal de la entrada”.

¿Pero por qué los ingenieros sobrecargan el sistema?
“Lo hacen para obtener un sonido particular. Es similar a saturar un amplificador de guitarra para lograr algún efecto”.

¿Entonces por qué no se han lanzado otros sistemas como LEO? ¿Por qué este cambio ocurre ahora?
“Es extremadamente difícil integrar tanta potencia en un dispositivo mecánico y mantenerlo lineal. LEO es el resultado de más de tres décadas de investigación y desarrollo, con miles de horas de pruebas”.

“La segunda razón es que las consolas digitales ofrecen ahora los plug ins necesarios para crear los sonidos requeridos, por lo que no es necesario sobrecargar el PA para obtener el sonido deseado. Así, la mentalidad de tener que utilizar altavoces específicos para cierto tipo de música o incluso para una banda en particular está empezando a desaparecer”.

¿Cuáles son las ventajas de la mezcla en un sistema lineal?
“Por un lado, un sistema preciso también es un sistema escalable. Si estás satisfecho con el sonido de batería en el monitor de estudio HD-1, estarás contento con LEO en un sistema de tamaño de un estadio. Esto hace que sea mucho más fácil preparar la mezcla por adelantado en un estudio o en un lugar más pequeño y no hay que preocuparse por mezclar en recintos grandes”.

“Con este nivel de precisión en LEO, también ofrece al público en un festival al aire libre o un estadio, la experimentación de la música con un nuevo nivel de fidelidad e impacto”.

¿Entonces un sistema lineal significa que siempre debe ajustarse plano?
“No, en absoluto. LEO es indiferente al tipo de señal que se le pone. Simplemente entrega lo mismo de regreso. Así que se pueden aumentar los graves, añadir segundos armónicos o añadir 30 dB en las frecuencias altas si eso se desea. LEO simplemente realiza una transformación lineal de una señal eléctrica en una señal acústica”.

¿Qué historia hay detrás de esto? ¿Qué comenzó con la tendencia de diferentes tipos de sistemas grandes de PA no-lineales?
“En los años 60 y 70, muchas compañías de renta estaban haciendo sistemas a medida para adaptarse a un determinado estilo de música, o incluso una banda en particular si se trataba de un gran cliente. Así que teníamos un PA diferente para el pop ligero y otro para el rock pesado. Para mucha gente, el sonido no lineal característico se convirtió en parte del sonido de las bandas”.

“Cuando trabajaba con McCune Sound durante esa época, empezamos a usar la teoría lineal con la JM3, que era un altavoz tri-amplificado que usamos en conciertos desde Joan Baez hasta Creedence Clearwater Revival. Nos dimos cuenta que era más práctico y eficiente tener un sistema para todo el mundo. Era una idea novedosa en el momento, y la tecnología ha evolucionado desde entonces”.

La aplicación de la filosofía lineal en la práctica con tanta potencia debe ser importante para Meyer Sound.
“Así es, y también lo fueron nuestros primeros sistemas autoamplificados HD-1 y MSL-4. La tecnología de autoamplificación es crucial para lograr la precisión en un altavoz lineal. Nuestra versión preliminar del sistema LEO ha estado en uso desde el otoño de 2011 en una gira en arenas que está viajando por toda Europa y el pasado verano trabajamos con compañías de renta para llevar el sistema a varios festivales de Europa y América del Norte. La respuesta de los ingenieros de mezcla y promotores hasta ahora nos ha asegurado que vamos por el camino correcto y eso es emocionante”.

Altas expectativas
LEO es el primer equipo de sonido en vivo de Meyer Sound que funcionará como un sistema completo. Está diseñado específicamente para largas distancias (tiro largo) y se compone de los altavoces LEO-M, los elementos de frecuencias graves 1100-LFC y la nueva plataforma de procesamiento digital Galileo Callisto. La cobertura de refuerzo se puede lograr incorporando los elementos de refuerzo MICA en down fills y los altavoces JM-1P en la cobertura de proximidad y de relleno de áreas especificas.

LEO lleva el concepto de linealidad de reproducción más lejos, con una solución más integrada, basada en elementos activos que combinan la más reciente generación de amplificadores, motores y transductores y dispersores de dirección de sonido.