Un nato ingeniero de giras. Así tal vez se le puede llamar a Mark Frink. O por lo menos para el audio en vivo. Y aunque es un estudiado economista, egresado de la Universidad de Massachusetts, su vida realmente estaba destinada a estar parado frente a un equipo de audio trabajando en los mejores shows del mundo, por ejemplo con Tony Bennett, Suzanne Vega, Metropolitan Opera, la Boston Pops Orchestra y un largo etcétera. La siguiente entrevista es fruto de la visita de este profesional del audio a nuestro país, gracias a la invitación de Audio Engineering Society México a la Conferencia Anual AES, realizada en el contexto de la pasada sound:check Xpo2019, por cortesía de la empresa Vari Internacional, a través de la marca Audix.

Aprendizaje permanente

Mark no viene de una familia de músicos, sino de matemáticos. Sin embargo, la música ha sido su pasión desde muy joven. Perfecta combinación, ¿no? “Cuando yo era pequeño, mi padre daba clases en Bloomington, en la Universidad de Indiana. Un día estábamos en la calle y mi mamá me sentó en la banqueta, cuando de repente una banda de marcha de quinientos integrantes pasó frente a mí. ¡Simplemente me voló la cabeza! La música no había cobrado importancia hasta ese momento, pero a partir de ahí tomó una dimensión totalmente diferente. Teníamos un buen sistema estéreo en la casa y disfrutaba mucho de escuchar la Obertura 1812 de Tchaikovsky con la Sinfónica de Minneapolis. Más tarde, en la preparatoria tuve mi propia banda, donde tocaba la batería y eso fue lo que realmente me condujo al audio profesional”.

Dicen por ahí que los mejores ingenieros de audio son los bateristas y esto se prueba que es verdad con Mark. “Cuando tenía mi banda, yo mismo mezclaba desde mi posición en la batería. ¡Nadie me dijo que todo se escuchaba mejor desde el frente del escenario!” Bromea Mark. “Posteriormente, cuando la banda se deshizo, me comenzaron a pedir que les rentara mi equipo de audio. Había visto cómo configuraban el equipo en otros eventos y comencé a instalar la consola enfrente. Noté que todo sonaba mucho mejor que desde atrás de la batería y ese fue el inicio del fin para mí como baterista, pero el inicio de mi carrera en audio”.

Una de las primeras lecciones que el audio le dio a Mark fue a desaprender cómo debería sonar la batería con respecto a los demás instrumentos. “Cuando un baterista se muda a la consola, tiene casi siempre una perspectiva errónea acerca de cómo mezclar una banda. Casi invariablemente la colocará por encima de todos los instrumentos, cuando en realidad debe ser todo lo opuesto. Es una cuestión psicológica de la cual es difícil deshacerse y es muy fácil detectar cuando un baterista está mezclando por esta razón, pero eventualmente, en realidad los bateristas y bajistas se convierten en buenos ingenieros, gracias a que parece que tienen la habilidad de anticiparse y de estar más alerta a lo que todos están haciendo”, afirma.

De esta manera, Mark decidió su primer emprendimiento. Invirtió en equipo de audio y lo rentaba en fiestas de fraternidades, colegios, noches de micrófono abierto y eventos por el estilo. Así pasó su tiempo mientras estuvo en la universidad. “La verdad es que muy pronto me di cuenta que de esta manera nunca iba a llegar a trabajar en producciones muy importantes, por lo que decidí buscar trabajo en alguna compañía grande y fue así como llegué a Sun Sound Audio, en el oeste de Massachusetts.

¿Cómo sucedió esto? Muchas veces sólo se observa el resultado, pero no el camino que se tuvo que recorrer para llegar ahí o más lejos. “Me presenté en las oficinas de Sun Sound Audio un martes y me dijeron que esa compañía realmente rara vez contrataba nuevos ingenieros, que ya tenían una plantilla de ellos con gran antigüedad y que ellos eran a los que se les daba preferencia. Volví el miércoles y tampoco había nada. Volví el jueves y lo mismo. Pero regresé el viernes, y todos sabemos lo que sucede en una compañía de renta los fines de semana: estaban muy atareados y necesitaban un par de manos extra para que fueran a rentar otro camión y cargarlo con todo el equipo, así que de repente ya tenía el trabajo que quería. Entendí que si deseaba entrar a esta industria con las compañías grandes debía iniciar desde abajo haciendo lo que fuera, y así lo hice”. Éste fue el inicio del camino para trabajar con artistas como Suzanne Vega, 10,000 Maniacs y Joe Cocker, por ejemplo.

Posteriormente, Mark se desarrolló también como ingeniero de sistemas, de monitores y de sala. “Mi primer tour como ingeniero de sistemas independiente fue con Glen Hatch y Audio West en la gira de Gypsy Kings de 1992. Luego mezclé sala para Tony Bennet y monitores para la cantante canadiense KD Lang por más de una década. Luego mezcló monitores para Joni Mitchel y trabajó con KIAN Sound durante los espectáculos de Los Tres Tenores con Pavarotti, por mencionar algunas cosas”.

Actitud, recurso importante

La experiencia adquirida después de tantos años y tantos proyectos permite sintetizar a Mark, en consejos de una gran sencillez, las mejores prácticas que todo profesional del audio debería tomar en cuenta para desempeñar su trabajo de manera más eficiente. “Mi consejo número uno es: prepárate. Nunca dejes nada al azar ni dependas demasiado de otras personas en cosas que puedes hacer tú mismo y toma nota de los aprendizajes trascendentales que se van recolectando en cada evento o trabajo. Mi equipo favorito es el que traigo siempre en mi bolsa de herramientas, ya que éste me permite detectar posibles problemas y resolverlos, sin importar cuál es el PA que vaya a utilizar. Siempre llevo conmigo un preamplificador Audio Control MP 200 y un micrófono de medición Audix TR40 para usar junto con Smaart Live en mi laptop. También cargo un generador de audio Neutrik MiniRator MR1, el cual es un excelente generador de señal para preparar equipos y resolver problemas. Un inclinómetro es siempre muy útil y mi preferido es el Inclo-Matic con láser de Check Point; éste me ayuda mucho a encontrar muy rápidamente ángulos de cobertura antes de que el sistema esté colgado, así que con todo esto cargo siempre y definitivamente aconsejo que todo ingeniero tenga un estuche con sus herramientas indispensables”.

Al mismo tiempo, Mark indica que la experiencia no es lo único que cuenta, sino también las relaciones. “Cuando uno comienza a trabajar en cualquier compañía, la gente te empieza a conocer y uno comienza a construir una cierta reputación. Uno debe ser muy cuidadoso en cómo te perciben y tienes que dar tu mejor esfuerzo presentando tu mejor actitud. Esto a veces cuenta mucho más que todo el conocimiento que puedas tener acerca de producción y audio. Y a partir de ahí, siempre debes tener tu currículum preparado”.

“Una de las cosas para las que debes estar preparado mentalmente”, agrega Mark de manera muy sabia como veterano del audio que es; “es que debes sacrificar muchas cosas cuando comienzas a trabajar en giras mundiales. Todos quieren el glamour que da este ámbito, pero muy pocos están preparados para renunciar a fines de semana con la familia o amigos, para regresar después de una gira y encontrar que la mascota que tanto querías ya no está más con la familia, para perderte muchos acontecimientos importantes de tus hijos. Es triste, pero así es la vida de un artista de fama mundial y del staff que lo acompaña. Afortunadamente, hoy tengo un trabajo con la Orquesta Sinfónica, la cual está a cuatro minutos de mi casa, pero la mayor parte de mi vida no fue de esta manera”. Una recomendación que Mark da a todos los jóvenes que desean entrar a esta industria, es que deben comprender en qué se están involucrando, que puede ser una buena experiencia por algunos años, pero podría no ser para ellos en el largo plazo.

A la par de su trabajo como profesional del sonido, Mark Frink desarrolló otro de sus dones y se unió a Mix Magazine en 1993 como editor de la sección de sonido en vivo mientras seguía trabajando como ingeniero independiente, con proyectos que incluyeron la Ópera Metropolitana, la visita del Papa al Estadio de los Gigantes, la gira Unplugged de Tony Bennett, Pavarotti y los Tres Tenores, la gira sinfónica final de Joni Mitchell y KD Lang.

Posterior a eso y después de cuatro años con la revista Live Sound International, Mark se convirtió en el editor de Front Of House Magazine y también se fue a una gira con Zac Brown Band como su ingeniero de monitores personales en 2012. Pasó 2015 haciendo una gira con Dr. John, 2016 dirigiendo el South Shore Music Circus en Boston y 2017 mezclando monitores para The Eagles. Cuando no está viajando, trabaja con la Sinfónica de Jacksonville.

Mark Frink también es director del Programa AES Academy para el siguiente NAMM, en enero de 2020, mismo que será gratuito para los miembros de esta organización, incluidos los estudiantes que forman parte de ella.