La famosa Fiesta de las Luces de Lyon, Francia, ha salido de sus fronteras para reproducirse en Quito, Ecuador, en el marco de la Conferencia de Naciones Unidas Hábitat III sobre la vivienda y el desarrollo urbano sostenible, y los proyectores de tecnología 3DLP de Christie tuvieron un rol estelar en el evento al hacer posible dos grandes mappings de proyección en las fachadas de las iglesias de La Merced y Santo Domingo.

Miles de personas se reunieron por la noche en las calles del centro histórico de Quito para presenciar la Fiesta de las Luces, un espectáculo de animación sobre muros que se realizó en siete edificios patrimoniales, entre ellos las dos iglesias mencionadas, realizándose por primera vez en América Latina y contando con el apoyo de los municipios de Quito y Lyon, así como de la Alianza Francesa y seis artistas franceses y ecuatorianos.

El municipio de Quito, que con motivo de la conferencia de la ONU Hábitat III realizó varios eventos en los museos e iglesias del centro de la capital ecuatoriana, eligió a la compañía local de renta y escenarios 3Laser para hacerse cargo de las proyecciones. Dicha empresa es referencia en el país sudamericano cuando se trata de hacer mappings de proyección a gran escala

Sobre la fachada blanca del convento de Santo Domingo, 3Laser proyectó figuras de arte precolombino, arte barroco y arte contemporáneo a cargo del artista francés Laurent Langlois y de la artista ecuatoriana Belén Mena.

Este mapping se hizo sobre una superficie de proyección de 50 por 30 metros con tres proyectores de 20 mil lúmenes de tecnología 3DLP de Christie. La proyección tuvo una duración de cinco minutos y se repetía continuamente durante toda la noche, desde las siete y hasta la medianoche.

En el caso del mapping en el convento de La Merced, 3Laser proyectó una animación basada en la historia del universo a cargo de los artistas Jerôme Donna y Simon Milleret-Godet. Con el nombre de Laniakea, la animación estaba basada en imágenes de galaxias, estrellas y planetas, dejando boquiabiertos a los asistentes que grababan con sus teléfonos celulares el espectáculo.

Para hacer posible este mapping en una superficie de 45 por 30 metros, fueron necesarios otros cuatro proyectores de 20 mil lúmenes de tecnología 3DLP de Christie, que fueron ubicados en la terraza de un centro comercial frente a la fachada, a una distancia de proyección de cincuenta metros. En este caso, cada proyección duró seis minutos y se repetía continuamente hasta las 12 de la noche.

El equipo técnico de 3Laser realizó una medición previa de las fachadas de las iglesias sobre las cuales se crearon las animaciones para que cada una de ellas se adaptara perfectamente a las formas y volúmenes de los edificios. “En ese sentido, el desafío fue mayúsculo, porque las iglesias son superficies muy irregulares, con lo cual hay que adaptar perfectamente las imágenes a la morfología de las fachadas”, explica Ángel Cuesta, director de 3Laser.

Sin embargo, la destreza del equipo de 3Laser y la fiabilidad y luminosidad de los proyectores de Christie hicieron que todo marchara sobre ruedas y que los espectadores pudieran disfrutar de unas proyecciones impactantes en un entorno tan espectacular como el centro histórico de Quito, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

“Lo que más impresionó al público fue el brillo de los colores y la forma en la que se transformaban las fachadas completas en rojos vivos o en cielos completamente azules”, señala Ángel Cuesta. “Por otro lado, el centro de Quito tiene una alta contaminación y eso fue todo un desafío, pero aún así, los proyectores tuvieron un gran rendimiento y su tamaño compacto nos permitió, en el caso de La Merced, instalarlos en unas ventanas muy pequeñas del centro comercial. En definitiva, las proyecciones fueron un éxito total y tanto la gente como la prensa hicieron comentarios absolutamente positivos”.