En un momento de su trayectoria, el multi-instrumentista Sergio Madrigal a.k.a. “Samo Luna Moon”, con veinte años en la industria de la música, detectó la necesidad de fundar un espacio donde, además de compartir su experiencia, ofreciera servicios de producción y grabación. El año pasado, Sergio fundó en Guadalajara LunaMoon Studio. El estudio tendrá también el plus de ofrecer ingeniería en redes y un detallado y personalizado plan de marketing para proyectos musicales, así como con la producción de música para comerciales de marcas trasnacionales como Hasbro y Nido en campañas para todo México.

Luna nueva

El gerente, productor e ingeniero de casa comparte cómo inició como músico y entusiasta de la tecnología: “Hay mucha música alrededor de mi familia, pero no de manera profesional, excepto un tío que era showman en Acapulco. Él vivió muchos años de la música, hasta que en un momento se casó, y le prohibieron seguir (risas). Yo lo tomé como una forma de vida y estoy en un punto en el que toda esa experiencia que recabé de gente muy valiosa de la que aprendí se pone en práctica. Gran parte de mi vida la he dedicado a la música, de una u otra manera. Siempre he estado ligado a ella, ya sea como artista, haciendo publicidad, e incluso campañas políticas. Como todos, muy joven empecé a tocar en bandas, pero a la par, me empezó a interesar la grabación. Como no había dónde grabar, empecé a improvisar con mis grabadoras de casete. Me grababa en una y me repetía en otra, hasta que la cinta acababa muy lenta”, dice con nostalgia. “En las bandas donde estaba, yo era el que siempre veía cómo grabar los demos. Conforme fuimos creciendo necesitábamos otras cosas y visitamos varios estudios. Estudiábamos un disco de cualquier artista que nos gustara y queríamos sonar igual. Me empecé a meter en los portaestudios de casete Tascam y luego los digitales. Tuve mi primer portaestudio digital: el Roland VS 1680, y de ahí a trabajar con disco duro, a nivel casero. Todo eso me empezó a preparar para editar, estar frente a una computadora y aprender a manejar los programas”.

Luna creciente

Sergio continúa: “Ya como músico, con mi banda de ese entonces –Púrpura Suite— tuve la oportunidad de grabar con una disquera en estudios profesionales y a trabajar con productores. Ahí tuve la fortuna de conocer a Mauricio Garza (Zoé, Jesse & Joy), quien en ese entonces estaba en Monterrey, que mezcló nuestro disco y con quien trabajé en varias producciones. Con él,  aprendí a detectar qué era lo que hacía que me gustaran ciertos sonidos. Antes de eso, yo ya había tenido algunas experiencias con algunos productores, como Humberto Gatica (La Ley, Celine Dion, Chicago), con quien tuve la fortuna de estar en Los Ángeles y de quien aprendí mucho. También pude trabajar con Diego Herrera (Caifanes). Ya en ese nivel, creo que automáticamente el oído se va preparando y buscando más y más. Finalmente, a la par de mi carrera como músico, me fui interesando mucho por la parte de la grabación y la producción”.

Sergio Madrigal narra cómo se fraguó la creación de su actual proyecto: “Como todos, yo quería tener muy buenos equipos para poder hacer un disco. No un demo, sino un buen disco. Esperé a 2018 para tener con lo que pudiera empezar algo muy decente y finalmente, LunaMoon Studios se fundó en enero de 2019. El estudio lo hicimos mi socio Oswaldo Reyes (Mono Loco) y yo. Él toca conmigo en mi banda 2+ y lo que más nos interesa es crear, ayudar e impulsar talento nuevo. Más que abrir el estudio para que vengan, graben y se vayan, nos interesa la creatividad. Poder vender esto como un estudio donde se crea magia y en donde nos matamos para encontrar el color que no encontraste en ningún otro lado”.

Sergio reflexiona y entusiasta, cuenta acerca de los primeros proyectos de LunaMoon Studios: “La vida del músico y del productor es complicada. Se basa mucho en los éxitos y hay que tenerlos para vivir. Creo que estoy en el proceso de compartir mis éxitos personales con otros artistas. Empezamos con La Dosis, el regreso de esta banda de los noventa, con quien realizamos la regrabación, mezcla y masterización del single “Nada”. También acabamos de grabar los metales del nuevo disco de Genitallica y se viene un producto muy interesante que voy a producir, que es música de The Beatles, interpretada por artistas nacionales. Ese es un proyecto del estudio que va a servir para hacer alguna campaña altruista hacia los niños, pero también servirá para mostrar el estudio y que todos estos músicos se den cuenta de que estamos grabando proyectos a un nivel muy profesional”.

“Soy un músico que ha estado desde finales de los noventa viendo la apertura que hubo para trabajar con productores extranjeros, grabar fuera, y que se permeó en la época que me tocó grabar el disco. Hoy creo que hay muchas más personas en México como yo, a las que nos interesó esa parte y que tuvimos la fortuna de trabajar con gente con una experiencia más fuerte. Eso le ahorrará al nuevo cliente mucho tiempo. Y para los experimentados, aquí van a encontrar el sonido que quieren, porque contamos con el equipo y el entendimiento de qué es lo que se necesita para obtener el resultado”.

Plenilunio

Samo establece sus máximas en la producción: “Creo que lo más importante y lo que más he aprendido es a respetar al artista. Si trabajas con alguien talentoso, simplemente tienes que dirigir. No tienes por qué cambiarlo. Si su lenguaje es más irreverente, no lo quieras llevar a un mundo pop. Si es pop, no lo quieras hacer más salvaje. Creo que esas esencias son las que tenemos que preservar, pero si el artista quiere explorar otros mundos, adelante. Para empezar es eso: tener bien claro lo que se va a hacer, cuáles son las limitaciones del artista y qué puertas se abren para poder experimentar o llevarlo a un mundo que no conoce. Técnicamente, creo que lo mejor es tener una muy buena captura; eso es lo primordial. Para mí, lo más importante son los ecualizadores y los compresores, y saberlos usar donde tienen que ir. Lo demás es con tu visión de productor, imaginarse el color y la forma en la que se ve al artista. Me gusta experimentar mucho con la distorsión. En México, por el mercado que se maneja, mucha gente quiere escuchar muy cristalino y bonito. El mercado latino ahí está, pero a los oídos del anglosajón suena muy plastificado. Entonces a mí me gusta “ensuciar “ de distorsión, con los preamplificadores que dan una potencia que tal vez no dé un pedal. Que se oiga aquí enfrente. Prácticamente la producción es como tocar una guitarra: ¿Cómo la vas a tocar? ¿Cuál es tu estilo? Y que se imprima en lo que estás escuchando. Me gustaría que cada artista que tengo como productor tuviera su color y su sonido muy diferente”.

El titular de Luna Moon finaliza con un entusiasmado manifiesto: “Estoy muy emocionado de iniciar este proyecto. Me da mucho gusto de que vienen cosas muy importantes, como un proyecto acústico de Sara Valenzuela que estoy produciendo con ella. Gente también famosa que vendrá al estudio en el primer semestre del siguiente año,  además  de estarme capacitando, ya que no me puedo quedar con lo único que sé. Para mí, estar metido día a día en un estudio me fascina y es una bendición”.

 

Lo que hay en LunaMoon studio

Microfonía

  • Sony
  • Neumann
  • Shure
  • Aston
  • Sennheiser

Backline

  • Baterías DW, Pearl, Rogers
  • Módulos Simmons y Roland
  • Guitarras y bajos Fender, Danelectro, Taylor,  Factor, MusicMan
  • Teclados Roland, Korg, Virus
  • Platillos Zildjan ,Paiste, Sabian
  • Amplificadores Vox, Fender , SWR, Ampeg

Hardware

  • Neve
  • Avalon
  • Focusrite
  • Distressor
  • API

Software

  • Logic
  • Pro Tools
  • Live
  • Plug-ins
  • Waves
  • Spectra
  • Native Instruments
  • Guitar Rig
  • XLN Addictive Drums
  • Melodyne
  • Line 6