En concierto benéfico, la banda sueca Lousiana Avenue se sonorizó con un par de sistemas Allen & Heath dLive para dar énfasis a la atmósfera de Mardi-Gras de Nueva Orleans que los distingue, haciéndola perceptible para una audiencia virtual de fanáticos que se enlazaron a su en vivo.

Con menos de una semana para ofrecer el espectáculo, la empresa de alquiler de AV, Scenteknik AVL AB se encargó de todos los aspectos técnicos de la presentación que tuvo lugar en el histórico Cirkus Arena de Estocolmo, Suecia. Scenteknik eligió un dLive S5000 Surface y DM48 MixRack para la mezcla de la transmisión en vivo y otro S5000,  junto con un DM64 en los monitores. Los dos sistemas dLive se conectaron a través de un split digital usando un par de tarjetas gigaACE, además de unatarjeta Dante también instalada en el Livestreaming S5000 para grabación multipista y prueba de sonido virtual.

Gustaf Kempe, ingeniero de transmisión en vivo y jefe de audio de Scenteknik, comentó: “Fue un programa bastante desafiante de mezclar por muchas razones. Como no había público en el teatro, no teníamos que preocuparnos por el sistema de megafonía, pero necesitábamos un relleno lateral decente para que la banda tuviera más sensación del ‘en directo’. También tenían un artista de lenguaje de señas que interpretaba sus canciones en vivo y como ella era sorda, era muy importante que el relleno lateral le permitiera sentir las vibraciones de la música. Tuvimos muchos feeds que iban a varios lugares y necesitábamos configurar matrices separadas para todo, lo que significaba encontrar una buena manera de hacer todas esas mezclas diferentes, sin dejar de compartir entre la principal L/R”.

La producción permitió a los fanáticos participar en vivo usando Zoom, Facebook Live y Google Hangouts, y la banda pudo interactuar con la audiencia a través de pantallas colocadas frente a los asientos vacíos del teatro. Para minimizar la posibilidad de retroalimentación de los sistemas de reproducción de los oyentes, se utilizaron matrices para crear fuentes de mezcla menor, y los participantes se silenciaron durante las canciones para garantizar que sólo la banda fuera audible. La transmisión de audio de Zoom se utilizó para el ruido de la multitud, con los oyentes animando entre canciones. Se utilizó un expansor portátil DX168 para administrar las fuentes hacia y desde las diversas plataformas de transmisión.

“En general el espectáculo salió muy bien y estamos muy contentos con los resultados. Tener dLive con nosotros significó poder manejar el alto conteo de E/S y las fuentes que necesitábamos. También fue genial no tener que llevar un split analógico y, en cambio, usar las tarjetas gigaACE para alimentar las dos consolas, ya que esto significaba que podíamos enviar señales de un lado a otro sin problemas. Las funciones versátiles de dLive hicieron que este show fuera muy fácil y me encantó tener todo lo que necesito en la superficie”, afirmó Kempe.