Fundado por Andrés Franco, quien ostenta más de 20 años de experiencia en la grabación y post producción de audio para música, televisión, cine y publicidad, Lado A transita el camino de la aplicación del sonido envolvente a través de Dolby Atmos como una estrategia con la cual diferenciar y dar un plus a los proyectos que salen de sus cabinas, particularmente para este tiempo de virtualidad en crecimiento, resultado de la situación que vivimos en la actualidad.     

Expertise e innovación

Desde 1994,colaborando con gente como Nerio Barberis, Fernando Cámara en el sonido directo y post producción, Andrés ha hecho cine con créditos junto a Carlos Carrera, Arturo Ripstein, Luis Estrada y otros; ha sido colaborador independiente haciendo diseño sonoro, mezcla de sonido y masterización y desde que construyó Lado A, ha explorado y usado sistemas como Dolby Atmos para dar plus a sus proyectos:

“Tenemos certificación al cien por ciento de Dolby; lo más reciente que hicimos fue una película para Netflix con muy bueno resultados en cuanto a cuestiones técnicas y valoración de sonido. Lado A fue construido desde cero. Tenemos tres espacios, una sala grande para mezcla 7.1 y dos más pequeñas para 5.1 que usamos más para diseño y edición de sonido o grabación musical, o bien como control room y live room para producciones musicales”.

Andrés Franco

“Las tres salas están interconectadas entre sí, grabamos y monitoreamos, y podemos usar el equipo de las tres simultáneamente. Por ejemplo, si hacemos el score de una película, a veces metemos un cuarteto de cuerda en la sala grande y el control room es la sala chica; si es una producción musical con bajista, batería, voces y metes a todos en un cuarto grande y al guitarrista en la cabina de la sala mediana y, como control room podemos usar la sala pequeña”.

“La sala más grande es para masterizar cine y series de televisión”, explica Andrés; “ y debido por la contingencia sanitaria, nos estamos enfocando también en streaming para conciertos. Nuestra propuesta es darles un plus haciendo mezcla en Atmos para que sea envolvente y les puede servir para escucharlo en un home theater o una mezcla binaural para audífonos; de esa forma pueden entregar material para las plataformas de distribución musical en estéreo y también para generar experiencias como poder cambiar la perspectiva del escenario”.

Lo digital: criterio de equipamiento y captura

Lado A fue el primer estudio en Latinoamérica que tuvo una consola Avid S6, camino digital como marca del sonido que se captura ahí, tal como lo describe en detalle su fundador:

“Tenemos la consola S6 con un módulo M40, el más grande, con 32 canales y Pro Tools HDX3, que nos permite cubrir una cantidad de procesamiento muy grande y sólida para meter los plug-ins que se requieran. La computadora está basada en MacPro con 64 gigas de RAM, montada a otra MacPro donde se encuentra el RMU, el sistema de Dolby para masterizar en Atmos”.

“Por otro lado, en la sala mediana de 5.1 tenemos Pro Tools HDX1, una S6 más chica con un módulo M10 con 16 canales y channel strips, donde se pueden hacer mezclas muy buenas, mientras que la sala más chica es para edición de diálogos, voces y baterías, y también tiene Pro Tools, pero está basado en una iMac, además de una interfaz de Motu con monitoreo estéreo de Yamaha. Nuestro sistema de monitoreo cercano es con altavoces Dynaudio, amplificación digital cien por ciento basado en Dante, porque nunca salimos analógico, sino en digital. En total, podemos tener 128 canales de salida, 128 de entrada y 128 canales en DigiLink I/O para Pro Tools, para ir de uno a otro a través de una matriz que es como el cerebro de interconexión entre estos, el sistema de masterización y control”.

“De plug-ins tenemos todos los de Waves, Nugen Audio, Seeder y más, lo que también nos da una ventaja para los productores, en el sentido de que pueden escoger o se les consigue lo que necesitan. De preamplificadores tenemos Focusrite ISA430, mientras que para doblajes solemos ocupar Neve, Focusrite. De Universal Audio tenemos de clase A, de bulbos. Contamos con un sistema de proyección en HD con una pantalla de cinco metros, sistema de monitoreo 9.1.4 —nueve bocinas (L/ C/ R), más otras ocho atrás, cuatro bocinas en el techo para lograr el 9.1.4 de Atmos—, que también puede monitorearse en 5.1 y 7.1 estéreo o lo que se quiera. Contamos con una computadora sólo para imagen, de manera que son tres sistemas independientes y estables”.

“En mi opinión, creo que si ya entraste al mundo digital, lo que más deteriora al audio es estar cambiando de digital a análogo, porque ese paso puede degradarlo; nosotros en este momento ya estamos haciendo todo digital. Yo acostumbraba salir de Pro Tools y entraba a fierros externos para volver a entrar y solía funcionar bien, pero ahora ya no lo necesitamos, porque hoy existen recursos que hacen cosas increíbles y que fácilmente te llevan a obtener la calidez que tenías con los fierros externos. Pienso que ya no se debería hacer y de lo que se trata ahora es de buscar cadenas de plug-ins que realmente funcionen para lograr sonidos cálidos y grabaciones, mezclas y ediciones satisfactorias”.

Retos de grabar y postproducir contenidos digitales

La experiencia de hacer cine y televisión ha ampliado la posibilidad de ser competitivo en el mercado de doblaje y publicidad, al contar con un espacio dedicado que sí marca diferencia: “Los doblajes que se están haciendo en Latinoamérica se realizan en estudios o cabinas muy chicas, por lo que no hay esa perspectiva contra la imagen y luego no hace sentido. Lo que estamos proponiendo al respecto es hacer los doblajes de una forma en la que pueda haber esa perspectiva que refleje lo que se ve en imagen; tenemos el acondicionamiento de la escena para que suene lo más natural posible y lo mezclamos nosotros, lo que nos está dando buenos resultados”.

“Por otro lado”, menciona Andrés; “en publicidad nos han estado buscando de agencias porque dado que el streaming está teniendo una alta demanda, la publicidad tendrá que migrar a esa plataforma y, por consecuencia, a un formato que está presionando en el medio y que es Atmos. Entonces, cuando vuelvan a abrir las salas de cine, tendrán que estar listos con material para reproducirse en Atmos, en mono, multicanal o hasta 64 canales discretos que se traduce muy bien a audífonos; es tener contenido listo en este tipo de formatos tridimensionales. Nosotros entregamos como archivo final de Atmos, uno que va a 128 canales y de ahí puedes sacar todas las versiones que necesites: mezcla en 5.1, estéreo, binaural. ¡De un solo archivo! Todo esto es mucho más práctico”.

“Por esto que comento, creo que hay pocos estudios que están al nivel de lo que la industria busca actualmente; en particular, nosotros aspiramos a la excelencia, somos apasionados de nuestro trabajo y tratamos de que salga con la más alta calidad. En mi caso, empecé a hacer series de televisión con HBO, la primera que hice fue “Señor Ávila” y fueron cuatro temporadas traducidas en cinco años de trabajo, en los que hicimos trece capítulos por temporada cada año. Logramos tener un Emmy en Estados Unidos y con ello cumplimos con calidad, experiencia y trabajos grandes”.

“La realidad es que en México hay pocos estudios en lo que hacemos y ciertamente también cuenta que no es fácil mantener un estudio funcionando; los clientes siempre cambian o también es cierto que no hay muchos cineastas que hagan varias películas, como pasa en otros mercados, como Los Ángeles. Nosotros estamos buscando clientes allá. Esa calidad de la que hablo y que no suele cumplirse; se nota como decía en el doblaje, donde hay mucho haciéndose al vapor. Nosotros estamos buscando alternativas a eso ahora que está despegando”.

“En el cine, nuestro país ya demostró que tiene talento y está triunfando fuera de México. En el cine se ha premiado el trabajo de directores y fotógrafos y ahora nos toca a las personas que nos dedicamos al audio, y en ello está nuestra meta con este espacio. Por eso cuidamos todo el montaje; nos apoyó gente como Carlos Cuevas, que es el consultor de Dolby en México. Eso nos ha dado proyectos en Atmos que han sido demandantes y satisfactorios, como la película que estará en Netflix como la primera cinta mexicana y latinoamericana mezclada en Atmos para la plataforma; el precedente fue “Roma”, que se hizo la mezcla para cines y luego se decidió pasarla a la plataforma y esa mezcla fue hecha en Atmos. Ya hicimos también otra película de terror y  tuvimos una más, que no fue en Atmos, pero que se mezcló en 5.1 para cine y como se pasará en streaming, ahora hay que hacerla en Atmos también. Vienen una serie, trabajos de doblaje y estamos armando las pistas. No hemos parado y estamos contentos por eso”.

Lo que viene

Mejorar las condiciones de audio y dar sonido envolvente con la mejor calidad posible. Es un camino que está marcándose acelerado por la pandemia y afectará la forma en que se consumen contenidos, como lo vislumbra Andrés:

“La experiencia de ver cine cambiará tal como la conocemos; creemos que todo pasará a que lo veas en casa, en un buen equipo, pantallas y equipos de audio e incluso con audífonos y todo eso nos dará una experiencia distinta. Y lo mismo pasará con la música: hay que mejorar la experiencia del streaming y cumplir la expectativa del público. Hay un mercado muy interesante en los videojuegos que ha tenido un desarrollo en la realidad virtual y eso está en boga, por lo que creemos que va a empezar a migrar a series, películas, video y debemos tener el soporte en audio”.

“En ese sentido, lo que estamos haciendo es armar un equipo móvil que nos permita atender grabación de audio en vivo, que todavía no está al 100, a través de consolas conectadas a Pro Tools. Lo que hay ahora es con el público distanciado y el streaming, pero hacia eso vamos paso a paso, a desarrollar el servicio de streaming en Atmos. Es muy interesante la posibilidad de lograr transmitir en vivo un concierto en Atmos, ya estamos a la vuelta de la esquina de ello y es importante porque se trata de cautivar al público”. 

“A final de cuentas todo es para la gente: para que lo oigan en una compu, en sus audífonos, en sus sistemas. Las nuevas generaciones buscarán otras alternativas y están creando una forma diferente de expresarse. Podremos seguir haciendo contenido interesante para la gente: música, cine, videojuegos… lo que sea. Esto trae una gran oportunidad, es cuestión de ponerse mucho las pilas y ser exigentes con la calidad”, concluye entusiasmado Andrés Franco.

Entrevista: Nizarindani Sopeña / Redacción: Marisol Pacheco

 

Las instalaciones de Lado A

Sala de regrabación

Amplio espacio con óptima acústica para grabar baterías, un cuarteto de cuerdas, una banda completa y hacer doblajes con una pantalla formato 16:9 y 4.85 metros. Sistema de altavoces 7.1 personalizadas por Santiago Fandiño (L /C /R/ LS/ RS/ LS Back/ RS/ Back/ LF) o 5.1 (L/ C/ R/ LS/ RS/ LF), con seis altavoces para el surround, 115 db a 1 metro de presión sonora en cada gabinete frontal, Cedar para Pro Tools, amplificación Crown serie KLS con procesadores dbx

Sala de diseño sonoro

Pro Tools 9, superficie Digidesign 002, Pro Control, Edit Pack, Fader Pack, Focusrite 430, Monitores Dynaudio Acoustics AIR 15 (L/ C/ R) Air 6 (LS/ RS), Air Base 2.

Estudio de música

Pro Tools 9, Digidesign 002, MTU 2408, controlador M-Audio Axiom Pro 61, Emulator 4K, Roland SH5, Edax Max 800, Focusrite 430, SSL Channel Strip, monitores Dynaudio Acoustics Air.

Además de sala de edición, live room, mezcla y masterización.