En la industria de la música y el espectáculo es importante destacar aquellos proyectos que gracias a su tenacidad y constancia, están ocupando un lugar entre productores, ingenieros de audio y músicos. Uno de estos proyectos lleva el nombre de El rock no tiene la culpa, que hace diez años comenzó como una emisión radiofónica en Radio Anáhuac y que después fue convirtiéndose en una plataforma de información musical, con un sitio web, programa de televisión y radio, sesiones en vivo y Net Label. El creador del concepto, Miguel Hernández, es, además de comunicólogo y locutor con maestría en Dirección de empresas de entretenimiento, músico, productor musical y director del documental El rock no tiene la culpa, con el que inició su camino en los medios de comunicación. Cuenta también con el diplomado ADIME (de la industria de la música y el espectáculo), impartido por la Universidad Anáhuac.

La celebración del décimo aniversario de esta plataforma se planeó desde diferentes enfoques, siempre pensando en la gran variedad de gente involucrada en la industria, de manera que se realizaron cuatro jornadas en el foro Bajo Circuito de la colonia Condesa en la capital mexicana, de las que una se ocupó para ofrecer diferentes clases magistrales de marcas como Allen & Heath (Marco Acevedo), db Technologies (Tonatiuh Vázquez), Waves Latinoamérica (Mauricio Muris), Avid / ProTools (Daniel Langarica), Shure (Rubén Álvarez) y K. Ramirez Guitars (Kriz Ramirez).

El evento reunió tanto a quienes producen música en sus distintos rubros como a quienes la disfrutan en su formato en vivo, por lo que se invitó, en los tres siguientes días, a distintas bandas: Penny Pacheco & Los Cora, URSS bajo el árbol, Hapax Legomenon, Sol Oosel, The Volture y Lanza Internacional. Como socio de El rock no tiene la culpa estuvo Yerye Marrún y su empresa Megalitic, que estuvieron involucrados en la gestión del espacio, el contacto con las marcas y la producción de las sesiones y conciertos. El staff estuvo conformado por Fernando Amaya Moro (iluminación), Raymundo Guzmán (strage manager), Adrián Villeda (técnico de iluminación y video), Marcos Merlos (técnico de video) y Audio Visual Factory como proveedor de video. En la producción y administración por parte de Bajo Circuito estuvieron Rodrigo Montalvo, Marco Vargas, Chris Bolado, Gino Zúñiga, Eddie Begún, Renee Camacho y Talía Chavira, mientras que en el servicio de catering estuvo El Comedero.

La diversidad musical es uno de los elementos que otorgan a nuestro país una gran riqueza y la difusión de estas expresiones le dará cada vez más fuerza. Es por ello que proyectos como el de El rock no tiene la culpa tienen un gran valor y el festejo de su décimo aniversario es una excelente noticia. ¡Salud, por muchos años más!