Es innegable que el avance vertiginoso de las telecomunicaciones tiene un impacto profundo sobre nuestras vidas y también sobre la manera en la que interactuamos con y a través de nuestras profesiones. Hablando específicamente de “Cloud” o “Nube”, que en su momento parecía un concepto lejano, actualmente ha ganado un lugar preponderante como parte de nuestra vida diaria.

La relación entre esta tecnología y la música es un tema que da para varios artículos; sin embargo, en el de esta edición, estableceré las formas en las que la “Nube” o “Cloud” ha impactado, impacta e impactará la manera de crear, compartir y distribuir todo lo relacionado con la música y el espectáculo.

Así que, vamos por partes.

¿Qué es “Cloud” o “Nube”?
En pocas palabras, la nube, es un conjunto de servidores (equipos de cómputo de gran capacidad y velocidad alojados en cuartos refrigerados y repartidos por el mundo, llamados: “Centro de Datos” o “Data-centers”), que poseen infraestructura de redes y almacenamiento a través del mundo. Esta infraestructura de servidores tiene de cara a nosotros lo que normalmente conocemos como “aplicaciones” para nuestros dispositivos móviles y/o páginas web, así como para nuestras computadoras de escritorio o laptops.

¡Perfecto!, pero… ¿Cómo ayuda todo esto a la música, a los músicos, a los ingenieros y a los productores? Hay muchísimas formas, y varias de ellas han cambiado la escena musical, del espectáculo, promoción, colaboración, forma de escucha, composición y hasta la distribución de la música, cosa impensada hace pocos años.

Mencionaré algunos ejemplos divididos en categorías y con su aplicación en el mundo real. Si bien aclaro, no son todos los disponibles en el mercado, son un buen punto de comienzo para que cada uno haga su propio camino.

Reproductores y plataforma de contenidos
El más famoso: YouTube. Me imagino que mientras lees estas líneas piensas: “Esto no es nada nuevo…”, ¡Cierto! Pero no estoy hablando desde el punto de vista del consumidor, sino desde el punto de vista del generador de contenidos, en este caso: nosotros (músicos, productores e ingenieros de audio). Debemos generar canales para promover nuestro contenido (música, videos, podcast, conciertos y demás), el cual debe ser siempre nuevo, fresco, de calidad y en lo posible, ir al grano, es decir, difundir nuestro trabajo. ¿Por qué YouTube es nube? Por la simple razón de que nuestros contenidos son alojados en servidores externos y nosotros podemos gestionar a quien puede/debe llegar. Las opciones de monetización que provee un motor de búsqueda como Google son un nuevo rasgo en estos tiempos de la nube: cobrar por lo que hacemos, subimos y rogamos que se haga viral.

Otro de los “reproductores nube” que han sido muy utilizados por los músicos y productores para difundir, mostrar y por sobre todo promocionar, es SoundCloud. Como su nombre lo indica, nos permite subir sólo audio y foto de portada, permitiendo al músico publicar en otras redes sociales su contenido por medio de “links” que conectan a su contenido. Un dato no menor es que en este año, Soundcloud tuvo que despedir a su CEO y co-fundador, así como tomar medidas de emergencia antes de tener que cerrar sus puertas. Esto desató la pregunta de qué sucedería con todo el contenido subido a SoundCloud. La respuesta aún está en el aire. Hasta este momento se sabe que SoundCloud tiene la librería de música independiente más importante del planeta (no estoy considerando iTunes ni Spotify, ya que el contenido de éstas tiendas online es, en su mayoría, los catálogos de sellos discográficos grandes). La respuesta: “se perderá el contenido”, obligó a realizar un “salvataje” de la compañía y aún está por verse el futuro de SoundCloud. Actualmente, la producción musical va por otros caminos que por los sellos discográficos tradicionales, pero abordaremos ese tema en otro momento.

Redes sociales y colaboración
Este recurso, en muchísimos aspectos, compite con los medios tradicionales (televisión, radio y demás). Lo bueno de esto es que el músico y el productor, pueden promocionar su contenido/material entre sus contactos y pagar para que quede posicionado en otros perfiles a modo de publicidad sin ser no parte desean sus contactos.

¿Cómo asociamos las redes sociales con la nube? Éstas tienen infraestructura de nube. Todas nuestras fotos, videos y música son almacenados en los servidores remotos que mencionamos al principio. Muchos artistas usan las opciones de transmisión en vivo por redes sociales de lo que están haciendo en el momento. La ventaja: llegar en tiempo real a quien nos sigue. La desventaja: la baja calidad de audio y video puede demeritar nuestro trabajo. Consejo: Debemos ser juiciosos al decidir qué se sube a la nube y que no.

Ahora bien; ¿hay redes sociales para músicos que funcione como lo hace Facebook? Sí, hay una red que está empezando llamada Drooble (www.drooble.com), que está especialmente apuntada a músicos, productores e ingenieros y fans. Los creadores ponen el énfasis en crear conexiones para armar conjuntos musicales, intercambios, aprender, servicios y promoción. Como todas las empresas de nube posee también “kits” de promoción para los artistas. Para la comunidad musical, esta Red es una síntesis de varias Redes Sociales, aplicaciones y sistemas de distribución y colaboración, a mi forma de ver, es innovadora.

Sobre el término “Colaboration” -grabación en tiempo real por Cloud- hablaremos en los siguientes artículos, ya que es un tema complejo y necesitamos darle el espacio que merece.

Distribución y monetización
Distribuir contenidos, los propios, o el material de los artistas que producimos o representamos, es fundamental en la actualidad. En los primeros tiempos, las compañías discográficas almacenaban las cintas máster de las producciones que realizaban, mandaban crear la matriz para los vinilos, luego las cintas para cassette y más tarde, comenzaron a duplicar los CDs para luego distribuirlos en las casas de discos. Como podemos observar, las cosas han cambiado un poco… por así decirlo. Si bien, nosotros ahora debemos resguardar nuestros másters (tema del que trataremos en las próximas entregas) y no las discográficas.

¿Cómo la distribución de contenido tiene que ver con la nube? Lugares como CDBaby, Tune-Core, DistroKid y otras, guardan nuestros contenidos en la nube y de ahí lo distribuyen a las tiendas online como iTunes, Spotify, Amazon y otras.

A diferencia de los tiempos “pre-nube”, nosotros manejamos las fechas de salida de nuestro material, qué contenido ponemos a disposición del público y cuántas copias físicas, en qué tienda online sale depende de qué tanto podemos mantener la atención del público hacia nuestro trabajo.

De momento esto un mundo perfecto, pero todo tiene un costo, ya que hay que dar un porcentaje, pagar una membresía o subscripción para poder estar en la nube. ¿Se puede hacer gratis? Sí, pero, como todo, el servicio es acotado y tarde o temprano tendremos que pagar impuestos al gobierno y estar afiliados a “Derechos de autor” si es que queremos proteger y cobrar por nuestra obra. Los “creative-commons” (Colaboración creativa), no pagan ni cobran y su obra es de uso libre.

Conclusión
¿Podríamos decir que la nube ha cambiado la forma de producir, compartir, publicar y vender nuestra música/material? Sí, definitivamente; ha hecho un cambio total para la gente que quiere generar contenido y divulgarlo. En la actualidad, las personas (especialmente quienes desean producir buena música que no tiene por qué ser comercial o atenerse a las directivas de una compañía discográfica), tienen un lugar en esta “nueva era” de la producción con todas las herramientas actualmente disponibles. La reflexión que esto acarrea, es que nosotros mismos somos los responsables de que eso funcione para nuestra música y/o producción. Si no publicamos nada, no esperemos que alguien lo haga por nosotros. En mi experiencia, puedo afirmar que es un trabajo 24 X 7 X 365. ¿Puede ser frustrante? Totalmente, pero es la posibilidad ilimitada de dar a conocer nuestros contenidos y ser responsables por los mismos. Frank Zappa se anticipó a este momento y como bien nos hizo entender él mismo: la nube y la responsabilidad que ésta acarrea, también tienen su precio.

*Músico de carrera, compositor, profesional del audio y la tecnología, residente en la Ciudad de México. Actualmente se desempeña como consultor en audio, productor, realizando grabaciones y masterización. Desde 2005 tiene su propio sello: Fusa Records (www.fusa-records.com). Estudiante avanzado de Ingeniería en la UTN, Argentina, colaborador en páginas sobre audio y tecnología. Miembro AES Full desde 2007, participando activamente en disertaciones sobre informática musical y tecnología aplicada al audio tanto en México como en Argentina. Contacto: mdiazvelez@fusa-records.com

Related Posts