El pasado octubre, la vocalista de la banda angelina La Santa Cecilia, La Marisoul, presentó su material solista “La Marisoul & The Love Notes Orchestra”, grabado a principios de 2020 con una orquesta en vivo de 24 músicos. El primer volumen de este álbum incluye reinterpretaciones de siete canciones clásicas que hablan sobre las complicaciones del amor, en un trabajo producido por ella misma.

“Estoy muy contenta de poder compartir “La Marisoul & The Love Notes Orchestra (Vol. 1)” con todo el mundo, es mi primer proyecto como solista, con el objetivo de celebrar la visión musical que tenía mi papá, con quien conviví muchísimo y quien es una de mis grandes inspiraciones. Él siempre me decía que quería escucharme cantar boleros con orquesta y el proyecto trata de hacer esto”.

“Todo inició con el show que hice en el Haugh Performing Arts Center de Los Angeles. Los arreglos de las canciones los hizo mi amigo Carlos Ordiano, músico de La Santa Cecilia, y tocaron también El Oso en la percusión y Alex en el bajo. El concierto se dio en febrero y fue uno de los últimos antes del confinamiento, antes de que nos encerraran. Tuvimos varios ensayos previos al show y durante los ensayos yo sentía que esto era algo especial, al tener la oportunidad de estar con 24 músicos en un solo lugar, cantando estas canciones que tanto nos gustan. Entonces invité a Sebastián Chris, quien ha sido el productor de La Santa Cecilia y él me conectó con Daniel Galindo para la grabación”, comenta Marisoul.

“Justo después de eso comenzó la cuarentena y Sebastián me compartió las grabaciones que había hecho Daniel del show. Las escuchamos, me encantaron y decidimos compartir el material con la gente, en estos momentos tan raros y tan difíciles, algo para hacerlos sentir bien, porque esto fue lo que sentí cuando escuché la música, la orquesta”.

“La selección de los músicos fue hecha por Carlos; invitó a amigos con los que él toca, algunos tocan en grupos de salsa o jazz y realmente tuvo un gran enfoque, estaba muy comprometido con el proyecto. Para los arreglos tardó unos tres o cuatro meses y yo me sentía emocionada de estar acompañada con estos grandes músicos. En cuanto a mi voz, se trató de interpretar estas canciones y de encontrar el flow”.

“Por otro lado, como artista estoy en todo, no soy solamente la cantante, sino que me involucré en la producción desde el concierto: en los arreglos, pero también en la parte visual y en el concepto del escenario. Quería que se viera ‘oldies’. Me enfoqué en crear esta imagen, con mi cómplice Humberto Howgard, que es artista visual y con quien hicimos el video y fotos para el arte del disco”.

Para la mezcla, Daniel Galindo fue el responsable de hacerla en su estudio. “Yo no quería compartirlo como un show, sino que lo escucharas como un disco; sin embargo, todo fue completamente en vivo. A la distancia él mandaba los audios y nos preguntaba lo que pensábamos, pero realmente todo sonaba muy bien, gracias al trabajo de los músicos y la grabación”.

Hay un volumen 2 planeado para salir próximamente, ya que el concierto tuvo quince canciones, pero de entrada, este primer volumen cuenta con siete temas: “Cómo fue”, “Urge”, “Bonita”, “Un telegrama” –que fue el primer sencillo lanzado– , “Amar y vivir”, “Mar y cielo” y “Angelitos negros”, recuerdos que para La Marisoul y muchos de sus oyentes significan lugares felices, a los que siempre podemos regresar al escucharlos.