El regreso de la boyband irlandesa Westlife a los escenarios culminó con dos conciertos a tope de su gira “20 Tour Fly” en el estadio Croke Park de Dublín, ante 170 mil de sus fanáticos, y en los que las prestaciones de automatización para integrar iluminación y video fueron estelares gracias a Kinesys.

Bajo la dirección del productor de espectáculos Brian Burke y el diseño de iluminación de Tom Sutherland, se creó un concepto estético “televisual” para el escenario con 34 puntos Kinesys Liftket de una tonelada que funcionaron con unidades Kinesys Elevation, todo cubierto por el proveedor Liteup de Southampton, Reino Unido. La coordinación de los elementos de automatización incluyó el monitoreo de cargas Kinesys LibraCELL y la programación vía la consola de control Vector.

Los elementos automatizados más visibles en la gira fueron los módulos de iluminación cenital que se ejecutaron en una orientación de arriba hacia abajo, cada uno con dos puntos Kinesys. Una pantalla de video LED se dispuso en el escenario de 64 pies de ancho, dividiéndolo por la mitad horizontalmente, y dos tercios superiores (con nueve paneles de profundidad), que se levantaron con ocho sistemas Kinesys, mientras que el tercio inferior (con seis páneles de profundidad), permaneció cubierto. Los aparejos que levantaron la pantalla se colgaron de una pared con las mismas dimensiones del ancho que la pantalla.

Dos torres de iluminación con un motor Liftket -voladas en cada costado enmarcando la pantalla LED-, se movían de arriba hacia abajo desde la parte superior de la pantalla de video, detalle que acentúo la armonía y el flujo físico entre los aspectos de iluminación y video. Para controlar todo el entramado se usó el sistema de control Vector, toda vez que la mayoría de los movimientos requeridos eran de un solo eje.

El sistema de automatización se ejecutó en dos Kinesys PD-ES más el apoyo de siete observadores ubicados estratégicamente en el escenario para supervisar cada movimiento, en particular el de la plataforma de elevación del escenario y los movimientos de la pantalla de video.

La visión de Tom se hizo realidad con el apoyo de Steve Belfield y Sam Jackson (coordinadores de la automatización integral del sistema). Juntos crearon una paleta de posiciones fácilmente asignable para las canciones que crearon looks preestablecidos más una secuencia de movimientos para determinados momentos del espectáculo. Utilizaron tanto el movimiento temporizado como el dirigido para cambiar la dinámica de las transiciones y agregar más impacto a los movimientos y los aspectos de iluminación.

“El diseño basado en video era grande y complejo desde el punto de vista de la automatización. Tuvimos partes móviles y debía parecer visualmente elegante y sincronizado; sin duda, hubo belleza en los movimientos de Kinesys: perfectamente sincronizado, en armonía con la iluminación y el video. El sistema y la programación añadieron grandes momentos al espectáculo”, concluyó orgulloso Tom.