Cuando se habla de calidad suprema en el mundo del audio, muy pocos profesionales no estarían de acuerdo en que Meyer Sound es una de las marcas que ha venido a redefinir la industria. John Meyer, cofundador de la compañía, ha convertido a cada altavoz en una verdadera obra de ingeniería y en un artefacto de culto. Con la plática ofrecida en la Conferencia Anual AES México y los diferentes eventos realizados a propósito de sound:check Xpo, Meyer Sound celebró los cincuenta años desde que John y Helen Meyer concibieron, durante el llamado “Verano del amor”, la idea de comenzar un proyecto de audio que más tarde derivaría en Meyer Sound Labs y cuyo camino inició en nuestro país hace dos décadas, con el establecimiento de las oficinas de Meyer Sound México. 

Cincuenta años se dice fácil…

Los inicios de John Meyer trazaron su destino cuando al estudiar en la preparatoria de Oakland fue parte del personal del departamento de audio, donde habría de construir consolas y otros dispositivos del estilo. Posteriormente, habría de trabajar en una tienda de equipo Hi-Fi en Berkeley, California. Ahí se encargaría de hacer instalaciones según requerimientos y conocería a Steve Miller, a quien le construiría un sistema especial de amplificación para la presentación de la Steve Miller Band en el festival de pop de Monterey en el mismo estado.

Luego de un tiempo, John fundó Glyph, una compañía que diseñaba y construía sistemas de refuerzo sonoro, pero en 1971 comenzaría a trabajar en McCune Sound Service, donde habría de ver realizada su idea de un sistema de bocinas totalmente integrado, sistema que sería fabricado para el último tour de Creedence Clearwater Revival. Con McCune tambien hizo refuerzo sonoro en conciertos de música clásica al aire libre en la Universidad de Stanford, lo que llevaría a involucrarse con el instituto de estudios avanzados de música en Montreux, Suiza, el cual estaba explorando la idea de desarrollar un sistema de refuerzo sonoro de alta calidad para música clásica. En 1973 fue invitado a establecer un laboratorio de acústica para realizar investigaciones en el instituto y ahí diseñó un sistema modular de altavoces, lo que dio como resultado algunas de las innovaciones iniciales de Meyer Sound Laboratories.

Después de su regreso de Suiza, en 1979, John y su esposa Helen fundaron Meyer Sound Laboratories en San Leandro, California, y desde entonces, la marca Meyer Sound se ha posicionado como uno de los más grandes protagonistas del refuerzo sonoro.

Un tipo afortunado, por decir lo menos. Parecía que todo estaba conectado de manera lógica. ¡Caos cero!

El aniversario veinte en México

El panorama se vislumbra diferente en México, comparado con lo que era cuando John y Helen decidieron abrir mercado en este país. “Ahora los shows son definitivamente más grandes, más planeados y más profesionales. Ahora tienen más un sentido de negocios con toda una estructura organizativa y técnica; antes todo era empírico”, asegura John.

La pareja Meyer pensó en venir a México a celebrar con sus fans, clientes y staff para acercarse y agradecerles. “Queremos mostrar nuestro deseo por continuar de manera indefinida nuestra relación con la gente de este maravilloso país, estamos orgullosos de apoyar a México, de emplear gente aquí y de mantenerlo blrillando”, dice Helen. Por su parte, John afirma: “Estamos de verdad muy agradecidos por el crecimiento que hemos tenido en México. Aquí fue donde de hecho comenzamos nuestros programas de enseñanza. No sólo queríamos que la gente conociera nuestros productos, sino que deseábamos enseñarles el mejor uso de los mismos”.

“Me parece que en este momento tenemos un mejor entendimiento de las necesidades de los clientes. Empezamos diseñando y fabricando equipos para las bandas; es decir, para las compañías de renta que proveían de equipo a aquellas bandas y así fue como nos expandimos. Luego la gente comenzó a necesitar equipo para diferentes instalaciones, así que exploramos ese lado. Resulta entonces que estamos muy comprometidos con la idea y hemos llevado a cabo instalaciones muy exitosas, además de seguir desarrollando equipo para compañías de renta”.

Los festivales son un modelo de evento muy exitoso en México y en el mundo, convirtiéndose en tendencia. No obstante, representan un desafío en el departamento de audio, afirma John. “Hace unos años todavía, las bandas acostumbraban cargar con su propio equipo, porque en cierta forma era parte de su sonido y de su personalidad. El ámbito ha cambiado al punto en que han tenido que aprender a confiar en que el equipo que van a encontrar en un lugar u otro será de la calidad suficiente para proyectar su sonido e interpretar su música. Ésta ha sido una de las dificultades, la de convencer a los promotores y a los administradores de que los fabricantes de equipo tomamos muy en serio la calidad, ya que estamos conscientes de que las fallas no sólo afectan a un fabricante o a una sola compañía de renta o a un músico, sino que afecta a toda la industria”.

Para lograr esto, dice John, para lograr que nos crean y confíen en nosotros, nos esforzamos mucho para proporcionar a nuestros usuarios especificaciones muy precisas. Ponemos gran cuidado en entregar realmente lo que se está prometiendo. “Uno de los problemas que hemos encontrado últimamente en la industria, es que la gente que se encarga de promocionar los productos exagera sus características; ellos dicen que lo están vendiendo, pero en realidad lo están exagerando, lo que deriva a una expectativa errónea. Esto lastima a la industria que está en constante crecimiento y la gente que entra a la industria se está adecuando a ese modelo de marketing. Por eso estamos trabajando mucho en enseñar a los usuarios a medir, probar y comparar las especificaciones que los productos prometen”.

Hay quienes pueden afirmar que los equipos Meyer Sound son los mejores, pero John se mantiene muy objetivo diciendo: “Cualquiera puede decir que una marca o la otra es mejor que aquella de una manera muy ligera, pero lo interesante es saber lo que eso quiere decir y cómo medirlo. En eso estamos enfocando parte de nuestros esfuerzos, para que de esa manera el usuario pueda tomar mejores decisiones o al menos decisiones más informadas”. Gracias, John, por tu objetividad; sin embargo, al parecer nadie puede negar la calidad de sus equipos… ¡aunque sea subjetivamente!

Entrevista: Nizarindani Sopeña / Redacción: Alejandro Fajardo

Presencia fundamental en estas tierras

El año 2017 marca dos décadas desde que Scott Gledhill, ahora director de ventas internacionales de Meyer Sound, estableció Meyer Sound México para proveer una conexión directa entre la compañía matriz y el rápido crecimiento del mercado mexicano. La nueva filial ganó reputación por ofrecer un muy alto nivel de servicio, soporte técnico y educación al cliente de audio profesional en México. Demostrando su compromiso continuo, Meyer Sound ha sido un destacado expositor en cada sound:check Xpo desde que ésta fue lanzada.

“Meyer Sound mantiene su compromiso de continuar con nuestras estrechas relaciones de largo tiempo con nuestros clientes en México y América Latina”, comenta el vicepresidente de ventas de la compañía, Antonio Zacarías. “Todos compartimos un compromiso común con la excelencia técnica y educando a los jóvenes para la obtención de empleos altamente remunerados en la industria en México”.

Related Posts