Por María Castro*

Con la situación sanitaria que comenzó el año recién terminado y que aún continúa, el mundo del entretenimiento y las industrias aledañas se estremecen pensando lo que les depara el futuro, aunque los esfuerzos médicos se acercan a soluciones con una gran velocidad.

Un lugar para disfrutar

Uno de los factores más importantes en la organización de un evento masivo suele ser la elección del recinto y desgraciadamente, muchos de estos sitios se han visto extremadamente afectados por la cancelación de los espectáculos en vivo. Como ejemplo de éxito en la espera de la reactivación de la industria de eventos masivos, tenemos el caso de los Jardines de México, inaugurado en 2014, espacio que se ha convertido en uno de los lugares más cotizados para este tipo de eventos, a pesar de encontrarse a las afueras de la Ciudad de México.

Para quienes no conozcan este espacio, los Jardines de México se encuentran ubicados en Tequesquitengo, Morelos, y es reconocido por ser uno de los jardines florales más grandes a nivel mundial, que cuenta con una arquitectura inigualable y está compuesto por cinco jardines temáticos (japonés, italiano, tropical, de cactáceas y Cuatro Primaveras), un centro de negocios, salón para eventos y su foro para eventos masivos, entre otras cosas; todo esto repartido dentro de sus 51 hectáreas.

Además de esto, el lugar se encuentra registrado como Unidad para la Conservación, Manejo y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre (UMA), que lo distingue en la promoción, exhibición y reintroducción de ejemplares silvestres, así como en la búsqueda del aprovechamiento sustentable y la educación ambiental, cuestión que en el recinto se sabe administrar y balancear, teniendo en cuenta la parte de producción de eventos, que suele generar grandes cantidades de desperdicios.

En su momento, en la inauguración de Jardines de México se llevó a cabo un concierto en vivo del tenor Fernando De la Mora y ese mismo año celebró su primer concierto con Miguel Bosé, además de otros eventos de interés público como Nuestra Belleza México.

Desde el inicio se planteó la posibilidad de abrir sus puertas a eventos en vivo, por lo que se  incluyó como área definida el espacio que hoy ocupa el Foro Spectare, su auditorio principal, con capacidad para siete mil personas, delimitando el espacio con una pared de bambú, que además de encajar con la armonía natural del recinto, permite una acústica ideal para las presentaciones. Asimismo, para eventos de mayor tamaño, se habilita su explanada central, apartado al que pueden acceder hasta diez mil personas. El acomodo y distribución de los escenarios pueden variar dependiendo y acoplándose a la cantidad de espectadores esperados y al concepto que quiera plasmarse.

Cabe mencionar que uno de los primeros eventos masivos en presentarse fue un concierto de Disney Nature, aprovechando el ambiente lleno de vegetación, con una gran variedad de flora ahí presentada.

A partir de ese momento, el foro de Jardines de México ha estado continuamente en uso, aumentando su popularidad con cada año que pasa, organizando en 2016 la primera edición del Festival Nacional de Globos, que se ha seguido presentado en los años consecutivos. En muchos casos, algunos festivales musicales también se han decantado por él para la realización de todas sus ediciones, como el Festival Vaivén, que a partir de 2017 ocupa el lugar como sede para su espectáculo. Otros eventos recurrentes para este espacio es el que realizan en torno a su Ofrenda del Día de Muertos, evento que recibe el nombre de Tlamanalli y La Noche Mágica en Navidad, en el que cada diciembre encienden las luces de su árbol, acompañado de un concierto sinfónico y el total de sus instalaciones decorado con detalles navideños. A esto se sumó en 2019 la propuesta traída por GNP, el Festival Solar GNP y el BeerFest, ambos en su primera edición.

Diversidad para evolucionar

Jardines de México ofrece, además, eventos de tipo cultural, como exposiciones de pinturas y esculturas, en ocasiones acompañados por orquestas sinfónicas, manejando la logística relacionada con las audiencias de una forma similar al de las presentaciones en vivo.

Como hemos podido observar, la cantidad y variedad de eventos que en este recinto se presentan son muy vastos, provocando que en ocasiones se relacionen con distintas agencias productoras. Así, el recinto cuenta con su propio departamento de booking para la contratación de talento; sin embargo, también llegan a funcionar como renta de lugar para ciertos eventos, en cuyo caso su involucramiento con los proveedores de producción y montaje durante la duración del mismo sigue siento absoluta, como el caso de los eventos previamente mencionados (Solar GNP y Vaivén), por lo que su catálogo no se limita a ellos y su propio booking, sino que su panorama se encuentra abierto a distintas agencias.

En el caso de los eventos con duración mayor a un día, el manejo de accesos y logística con las audiencias suele variar, ya que existen entonces dos modalidades que empiezan desde la forma en que se comercializa la entrada para un solo día y la venta del paquete que incluye ambos, además de la estancia en el área de camping, designada según el evento. En este último caso, la entrada es desde el día previo, dando tiempo suficiente al público para montar su campamento, acomodado acorde al total de casas de campaña que haya.

La preservación del recinto después de cada evento es uno de los temas con mayor relevancia, pues este parque no cierra sus puertas al público en días donde no haya eventos. Jardines de México está abierto los 365 días del año, por lo que, para cada evento, el equipo de producción está previamente informado y capacitado para llevarlo a cabo de forma que se pueda prevenir un daño a las instalaciones.

Uno de los aspectos más importantes es el cuidado y protección del ambiente que hay del lugar; es por eso mismo, que, como empresa de entretenimiento, cuenta con una política de reducción de su huella de carbono, haciendo, después de cada gran evento, un plan de reforestación en diferentes regiones del país, teniendo en cuenta el conocimiento sobre la flora. Como resultado, son muy específicos en las características del territorio para plantar los tipos de árboles correctos.

Como todos los eventos de entretenimiento en México y el mundo debido al confinamiento sanitario fueron interrumpidos, así también fue en este parque botánico, siendo 2020 el primer año desde su apertura en que no son anfitriones de ningún evento masivo. Sin embargo, no se quedaron de brazos cruzados y la segunda mitad del año comenzaron a recibir grupos pequeños con los que realizan experiencias individuales. Así mismo, están dispuestos y deseosos de empezar este año nuevamente con eventos y presentaciones, siempre y cuando éstas se apeguen a los lineamientos y normas sanitarias que proporcione el gobierno.

Como muchas de las industrias, el entretenimiento está teniendo que innovarse y adaptarse a esta nueva realidad, con el fin de no quedarse estancado y poder regresar renovados y con nuevas dinámicas a la actividad, una vez que la situación lo permita.

Los recintos de entretenimiento se han visto en este mismo aprieto. Algunos se han tenido que cerrar por falta de versatilidad pero Jardines de México sigue en facultad de explotar sus áreas temáticas. En menor cantidad y con grandes cuidados y medidas, el recinto ha buscado la forma de permanecer activo y cuidar de sus instalaciones, teniendo en mente que el próximo año todo pueda mejorar y seguir brindando un espacio de alegría y regocijo para quienes asisten tanto a sus jardines, como a los eventos ahí realizados.

Al inicio de 2021 y tras ocho meses de poca o nula actividad en el sector de los eventos masivos, es esperanzador encontrarse con sitios como éste, que continúan activos y a la espera de un año mejor, manteniéndose positivos y con el horizonte abierto a nuevas y mejores modalidades y opciones de producciones.

Es estudiante de la carrera de Dirección de Empresas de Entretenimiento en la Universidad Anáhuac y está haciendo su especialidad en Eventos Masivos y actualmente se encuentra cursando su sexto semestre. Su enfoque es hacia festivales musicales o eventos culturales, como teatro, ópera o ballet.