Históricamente, Puerto Rico ha sido semillero de grandes figuras en la música, en todo tipo de ritmos, desde los propios de la región, hasta algunos que de algún tiempo a la fecha son mundialmente populares, como la bachata y el llamado género urbano, que, con detractores y defensores, ha escalado a listas de éxitos a nivel mundial. Una nueva generación de productores, ingenieros de estudio y en vivo, ha surgido para dar vida a estas creaciones musicales. Elías De León es uno de ellos, y a través de su sello discográfico, White Lion, se ha convertido en uno de los productores más importantes en estos géneros. Desde 1997, Elías ha producido a artistas ahora sumamente exitosos como Daddy Yankee, y es en gran parte responsable del sonido de gran éxito como Calle 13.

Elías De León también ha sido el primero en crear un proyecto que une a los raperos estadounidenses con los latinoamericanos, llamado Boricua Guerrero First Combat, dando espacio a figuras como Fat Joe, Pig Pun, Q-Tip, Tito El Bambino y demás figuras del género.

Hace algunas semanas, el productor fue invitado al panel “Sonidos que rompen barreras”, junto a otros grandes personajes de la industria musical latinoamericana, como Moogie Canazio y Gael Hedding, organizado por el Círculo de Productores de The Latin Recording Academy, realizado en la Ciudad de México, y compartió un poco de su historia profesional:

“Me involucré en esto gracias a un amigo que me invitó a un show y ahí me presentó al dueño de la disquera donde trabajaba. Eso me llamó mucho la atención y miré un modelo a seguir. A partir de ahí, empecé a trabajar en el medio y cuando salió uno de los primeros discos de reguetón, a cargo de DJ Playero, pudimos producirlo con muy pocos recursos (1,500 dólares). Después seguí trabajando hasta que sacamos el primer disco de Daddy Yankee, que se llama No Mercy”. Y lo demás es historia.

“En ese tiempo no existían muchos recursos”, sigue Elías; “grabábamos en la sala de la casa; comenzamos completamente underground, era música para barrio y ahora la escena es mainstream completamente. Las generaciones nuevas son un factor importante para el crecimiento del género urbano. Hay muchos jóvenes que vienen creciendo lo entienden más y el ritmo se ha expandido. Cuando produzco discos realmente no limito las posibilidades musicales”.

Indudablemente, Calle 13 fue una de las agrupaciones que más reconocimiento dio a Elías De León. Así lo cuenta: “Fue un sonido muy distinto. Cuando los escuché y empecé a producirlos, todos en la compañía hablaban de ello y pensaban que me había vuelto loco, hasta que conquistó a mucha gente. Calle 13 se voló la barda. Después del primer disco, la propuesta fue entendida por el público, y tiempo después impusieron su sonido en otros músicos”.

Respecto a cómo busca los talentos el productor, él menciona: “Curiosamente, los tipos diferentes siempre llegan a mí; creen que entenderé su propuesta. Mis compañeros me mandan a gente que ellos mismos no entienden. Ahora mismo, en Puerto Rico hay muchos estudios porque hay muchos jóvenes haciendo cosas, tanto profesionales como quienes apenas empiezan”.

Para finalizar, Elías De León comparte su visión del futuro del género urbano: “Existen otros ritmos como el trap en español, que viene muy fuerte”. Punto y aparte de lo polémicos que pueden ser estos ritmos, los involucrados en su producción, como Elías, llevan la pasión por dentro y la proyectan por completo en la música, sin límites, y se nota.