El diseñador lumínico Alex Jainchill usa iluminación dinámica para resolver distintos retos y crear momentos mágicos en la versión contemporánea de la tragedia de Shakespeare, presentada el Denver Center for the Performing Arts (DCPA), en dicha ciudad estadounidense. Se trata de una interpretación en la que todo el elenco es masculino y se escucha Electronic Dance Music (EDM), además de elementos de diseño vanguardistas en la escenografía.

Dirigida por Robert O’Hara, la historia presenta su visión con ideas frescas y ha ocupado la intimidad del espacio para crear una producción que conecte de otra forma con el público. Alex Jainchill ha añadido su propio sello creativo a través de las luminarias Elation LED Satura Profile, Platinum Seven LED, SixPar 200 y Arena Par Zoom LED, en conjunto con otras fuentes. “El show representa una obra bien conocida y lo que hacemos no es futurista, por lo que ocupar LEDs parecía una elección evidente a implementar”, afirma el diseñador para proponer esta versión modernizada de la obra.

Alex también explica que el concepto de su diseño está basado en una línea del guión en la que el personaje Hecate dice a las brujas: “Véanme en el pozo de Acheron”: “El concepto gira en torno al ritual de los brujos en este lugar, una especie de cueva al final del mundo. Estábamos interesados en brindar a esta escena ese acento futurista y de modernidad que propone esta interpretación de la puesta en escena”. De hecho, hay partes del show que no existían en el guión original, mismas que están indicadas como movimientos y fueron señaladas con música EDM.

Por ejemplo, la producción no usó espadas para escenificar la violencia de Shakespeare, siendo la propuesta del diseñador de iluminación de las luces Platinum Seven (que cuenta con un multi-chip de siete colores LED), como efecto importante en varios de estos movimientos. “La escena del soliloquio con la daga es parte de la secuencia donde las dagas flotantes fueron representadas por los brazos de los actores con guantes activados por UV”, explica Alex Jainchill; “esto dio el efecto de dagas incorpóreas flotando y atacando en torno a Macbeth. La clave de usar las Platinum Seven y por lo cual las elegí en este caso fue el su chip UV. Todos los actores tienene tatuajes activados por UV, al igual que el piso, para el que se dispuso tratamiento UV”.

Alex Jainchill usó una consola ETC Eos Classic para el control general del diseño y el software Vectorworks Vision para previsualizar el show. El total de luminarias Elation usadas fue: cinco Satura Profile, quince Platinum Seven, 25 SixPar 200 y cinco Arena Par Zoom.