Hace cincuenta años, cuando el legendario festival de Woodstock se produjo en Estados Unidos, surgió a la par de los acontecimientos una nueva generación de emprendedores, que, a diferencia de sus antecesores, mantenían un fuerte espíritu de contracultura. Se trataba de empresas cuyo capital inicial se medía en innovación, ambición y el deseo de moldear su propio destino, negándose a simplemente aceptar el status quo y desafiando la convención.

Es verdad que no todos los esfuerzos fueron exitosos. Muchos jóvenes empresarios se vieron rápidamente abrumados por las duras realidades del mercado. Otros se convirtieron en víctimas de sus propias historias de éxito, demasiado ingenuos o ignorantes de las disciplinas de gestión y organización para mantener su impulso. Como en muchas ocasiones, sólo unos pocos lograron crecer y prosperar, y aún menos mantener la esencia de ese espíritu independiente e innovador.

Esta es la historia de Community, una compañía fundada por Bruce Howze y Thomas Walter en 1968 que tradicionalmente ha promovido la innovación, con grandes lanzamientos en lo que a  altavoces se trata, siempre en la excelencia.

Con estos grandes antecedentes, Bruce Howze llegó a la ciudad de México, concretamente a la Fonoteca Nacional, para charlar en una sesión ofrecida para Audio Engineering Society México (AES) y que evidentemente convocó a una gran cantidad de asistentes, entre estudiantes y profesionales, quienes escucharon sus palabras con atención. Ya había pasado bastante tiempo desde la última visita que el fundador de Community hacía a la Ciudad de México y qué mejores instalaciones que donde se encuentra resguardada la memoria sonora de nuestro país. La sesión fue llevada por Dave Howden, responsable técnico de la marca.

Para este grande del audio profesional, el objetivo siempre ha sido diseñar y fabricar sistemas presentes en grandes eventos en donde el audio sea clave, brindando altavoces de grandes prestaciones. En su gama de productos, Community cuenta con una gama de equipos de audio instalado y este fue justamente el tema de la charla: compartir con los asistentes las aportaciones tecnológicas aplicadas al diseño de altavoces a lo largo de cinco décadas de trabajo, estando siempre a la vanguardia tecnológica y resolviendo las necesidades de la industria del audio profesional.

Quienes estuvieron presentes saben sin lugar a dudas que Bruce Howze es un personaje al cual tal vez no habían escuchado en vivo, situación que fue de enorme interés, porque además, las preguntas acerca de su carrera fueron parte fundamental de la sesión. De esta forma, AES México y la Fonoteca Nacional levantan la mano por la capacitación de la comunidad del audio profesional y áreas afines, por lo que recomendamos ampliamente que sigan sus convocatorias a los próximos eventos. Les aseguramos que no se arrepentirán.