De carácter académico y por la inquietud de contar con un material de referencia para comparar la grabación de sonidos de instrumentos orquestales, los profesores Kazuya Nagae y Thorsten Weigelt (del Soundmedia Composition Course en la Universidad de las Artes de Nagoya y Tonmeister y profesor de la Universidad de las Artes de Berlín, respectivamente), realizaron una investigación que destacara los efectos de la colocación de micrófonos haciendo notar que cada instrumento musical tiene un patrón de radiación de sonido específico, cuyo sonido, al ser grabado, depende de dónde se coloca el trasductor en relación con éste.

Así, tomando como punto de partida el renombrado libro “Acoustics and The Performance of Music” de Jurgen Meyer, la dupla usó una selección de micrófonos DPA para producir dichas grabaciones con los instrumentos más importantes de la orquesta y así poder resaltar los cambios realizados en el sonido grabado con micrófono y su colocación. “La grabación depende de muchas cosas, desde el contenido musical, los músicos y los instrumentos hasta el lugar de la grabación y la disposición de los micrófonos. Cuando descubrí que no hay material de sonido disponible como ayuda para el estudio, le sugerí a Thorsten que creásemos grabaciones para quienes trabajan y estudian en el campo de las artes de grabación y pudieran hacer comparaciones. Esperamos que nuestros ejemplos puedan complementar el libro valioso e insustituible de Jurgen Meyer, y que no sólo podamos ver las diferencias, sino también escucharlas. Esto ayudará a los ingenieros de sonido a elegir la ubicación de micrófono más adecuada para una situación de grabación específica”, detalla Nagae.

Los académicos grabaron sus muestras en la sala de conciertos de la Universidad de las Artes de Berlín, que tiene un tiempo de reverberación media de 1.5 segundos. Los instrumentos elegidos fueron violín, viola, violonchelo, contrabajo, flauta, piccolo, oboe, corno inglés, clarinete, fagot, corno francés, trompeta, trombón, tuba, bombo y timbales. Cada instrumento se grabó simultáneamente con catorce pares de micrófonos estéreo AB ubicados en diferentes ángulos horizontales y verticales. “Queríamos grabar muestras en un entorno y una situación realistas, así que optamos por la grabación estéreo en una sala de conciertos porque creemos que la escucha estéreo es importante para la percepción del color de los instrumentos grabados”, explica Weigelt.

Se usaron un total de 26 micrófonos omnidireccionales d:dicate 4006A para capturar el sonido, seleccionados por sus prestaciones neutrales y cualidades sonoras. También se ocuparon un par de PZM (micrófonos de zona de presión) frente a los músicos. “Decidimos usar una configuración de micrófono AB, que es realista porque a menudo se usa como configuración de micrófono principal en la música clásica. A pesar de que grabamos en una sala de conciertos y no estábamos demasiado cerca de los instrumentos, queríamos asegurar una respuesta plana para el sonido directo grabado mediante el uso de cápsulas ecualizadas de campo libre. Era importante para un proyecto como éste tener micrófonos muy neutros que no dieran color al sonido y ofrecieran las mejores especificaciones de alta calidad en términos de relación señal/ruido, rango dinámico y SPL máximo. DPA se ajustó a esto perfectamente”.