Formada por Amando Steiner (voz, programación y guitarra), Luiggio (bajo y frecuencias low end) y Roberto Gil (beats rítmicos y batería), Delta es una banda de la Ciudad de México que desde 2014 está activa y consolidando su sonido tanto en estudio como en vivo. La aparición de su sencillo “Nadie” marca el reciente camino de la agrupación y son ellos quienes develan los pormenores de su flujo de trabajo al grabar y auto producirse.

Diversión en casa. “Donde ensayamos es donde podemos grabar y producir, así que en el momento que tenemos una idea nueva, sólo ponemos botón en rojo y adelante”, comparte Luiggio. Esto facilita el proceso creativo y se complementa con las opciones que cada quien puede armar, como la batería, en el caso de Roberto: “Tiene su home studio y Armando, quien funge como productor e ingeniero de grabación, le mandó los tracks de bajo, guitarra, voz, secuencias y ya él grabó la batería en una sesión en su casa; estas cosas han vuelto más dinámica nuestra forma de trabajar y así pudimos entregar este sencillo en la pandemia”.
Es Armando quien produce todo: “Es un hombre de estudio, con más de quince años colaborando y produciendo para otros, así que ya se la sabe. Tiene muy armada la parte de cómo se graba y la verdad es que tiene muy clara la dirección de la producción; los demás también aportamos y él es quien da el toque final que todos aprobamos”, afirma Roberto.

Armando empezó su camino en la grabación de audio con un portaestudio de cuatro canales hasta tener su grabadora de 16 canales a cinta, hizo cinco años de estudio en ingeniería de audio en Los Angeles y a su vuelta a México comenzó a grabar con Digital Performer y Logic ProX: “He sido usuario de Logic y ocupamos una consola Allen & Heath Q24, que trae muy buenos preamplificadores, y estamos usando toda la paquetería de plug-ins Waves, que nos sirve muchísimo; en monitores tenemos Event 2020 y Focal”, expone el también vocalista y guitarra del combo.

Son dos las formas en que se graba el trío: “Una es todos juntos con los canales listos y el template de nuestra sesión marcado. Tenemos amplificadores de audífono Behringer y nos llega la mezcla perfecto a todos; estamos escuchando el clic y entonces podemos grabar todos juntos y en el mismo cuarto sin que se contamine”.

“La otra forma es hacer primero la batería y luego el bajo y la guitarra, pero como traemos mucha secuencia, realmente estamos siguiendo el clic. Algunas cosas cambian sobre la marcha, pero ya se nos hizo una costumbre y tenemos el seteo listo para grabar de esa manera”, detalla Armando.

Para el single “Nadie” se usaron micrófonos Audio-Technica AT25 en el bombo, Shure SM57 Beta en tarola, Shure Beta 57 en los toms, dos BG5 de condensador y para el room un Behringer C4. La guitarra fue grabada con un C3000 de AKG, el bajo con un Shue 58 Beta y cajas directas más un Avalon; un Samsam para el bajo y en la guitarra usamos un Line6 Pod HD500 y un amplificador Fender de bulbos. Las voces fueron grabadas con un AKG C3000b pasado por un compresor DDX y de ahí a un Aphex de bulbos y luego a la consola Q24.

La mezcla también estuvo a cargo de Armando con la intervención en comentarios de la banda. “Somos prácticos y fluidos, la hicimos en dos días, porque es la ventaja de tener tu espacio, ponemos nosotros la hora y eso simplifica mucho las cosas”, afirma Luiggio.

Entregas por sencillo y plataformas digitales. “Nuestra historia no nos deja mentir, nuestra discografía tiene un disco que salió al mismo tiempo en plataformas digitales y también lo maquilamos; luego empezamos a trabajar y empaparnos de cómo funcionan las cosas en la industria y como nos gusta el tema del arte del disco, lo que ha funcionado es hacer una portada para cada sencillo”, comparte Roberto.

“Ahora, plataformas como Spotify van a permitir subir un video pequeño de la banda y añadiremos eso para que la gente la sume a sus historias en Instagram y Facebook, juegue con las letras; creemos en dar ese valor agregado a nuestra música y le estamos entrando”, amplia Luiggio.

Finalmente, la banda es muestra de que se puede tener éxito en la escena independiente: “Delta tiene más de cinco años de existencia y hemos tocado en bares, restaurantes, la calle, en el metro; hicimos una gira urbana y nos fue muy bien. Hemos estado en festivales y en esta temporada de confinamiento tocamos en un festival virtual que se replicó en más de cincuenta plataformas digitales. Tienes que ser constante, hacer un camino definido, pero que se ajuste con el tiempo y puedas cambiar. Entender que no sólo eres músico y debes hacerlo bien, sino también un showman, que debes brindar un espectáculo en vivo que prenda; es todo y es un camino largo”, concluye con acierto Luiggio.

Entrevista: Nizarindani Sopeña / Redacción: Marisol Pacheco