Con poco más de seis años de existencia, el Centro de Creadores Musicales (CCM) fundado por Mario Santos, añade un peldaño a su misión de ser un lugar formativo de vanguardia al cumplir con la Certificación de Validez Oficial por parte de la Secretaria de Educación Pública para sus licenciaturas.

“Luego de dos años de buscarlo, el reconocimiento y la validación oficial de estudios por parte de la Secretaría de Educación Pública (SEP) nos permitirá dar un título con validez oficial que certifica haber cursado un proceso y plan de estudios que para mí era importante tener, porque me parece que el oficio de ser músico se percibe en la sociedad como un hobbie, cuando en realidad hay todo un camino de estudio que nos avala para obtener un título, algo que se percibe favorable”, reflexiona el músico, compositor, educador y arreglista.

“La idea de nuestra escuela no es imponerle a los alumnos mi deseo, sueño o utopía, sino que logren las propias”.

Un profesional para un campo laboral de amplio espectro

El CCM cuenta con la licenciatura en Composición Aplicada, donde no se trata solamente de convertir a los estudiantes en excelente instrumentistas, sino de tener también conocimientos en composición, creación y producción, ligados a la tecnología y cómo se está haciendo ahora la música, como destaca Mario: “Las licenciaturas están en constante actualización y que pueden brindar un amplio espectro de cómo incursionar en la industria musical, por ejemplo, tenemos una materia de periodismo musical, considerando la posibilidad de que un alumno pueda desarrollarse en el ámbito de la crítica o de armar un podcast donde haga análisis de música”.

“Un músico no solo es alguien que toca el piano; esencialmente sí, pero actualmente puede componer la música de una obra de teatro o la cortinilla de alguna serie de Netflix, de una película o un spot publicitario, porque también tiene las herramientas tecnológicas para grabar, mandar a un cliente la muestra de lo que está componiendo, invitar a músicos que sean parte de lo que está produciendo o en el caso de que sea música electrónica, que tenga todo lo necesario para poderlo hacer. Es una carrera integral y llena de información”.

Mario Santos

Matrícula docente

Además del plan de estudios, la contraparte de vanguardia de las carreras impartidas en el CCM es su cuerpo magisterial, profesores que se ocupan por el proceso de aprendizaje y el desarrollo humano: “En CCM no tenemos sólo buenos músicos que son maestros, sino gente con una visión humanista y la importancia de dar respeto a las muy diversas manifestaciones artísticas que cada alumno tiene. Hemos ido reclutando la planta de profesores que siempre quise tener, que hace que los estudiantes se cuestionen por qué están haciendo lo que están haciendo, además de prepararlos en la materia que cada uno imparte”.

Ventajas: instalaciones

En alianza con Sala de Audio, en la colonia Juárez del Centro de Ciudad de México, CCM cuenta con espacio para compartir salas equipadas para grabar, hacer prácticas y coexistir en un ambiente que propicia la creatividad musical en distintos ámbitos, con las herramientas tecnológicas propicias. “Hay una buena cantidad de materias que se dan en los estudios que tiene Sala de Audio; contamos con un programa de apoyo profesional, cuya idea es producir un tema desde cero, asignando incluso presupuestos. Estamos colaborando con un sello discográfico donde se sube la música de nuestros alumnos; la ventaja que tenemos es darles la oportunidad de contar con un estudio profesional para cubrir todo el camino de la creación a la difusión en plataformas de su obra. Sala de Audio ha sido clave en eso y es un acierto tener su apoyo y la visión de su líder, Salvador Tercero”, señala Mario.

Programas y estímulos

Además de coexistir con Sala de Audio para las tareas de producción en estudio de grabación, CCM cuenta con otros programas que vinculan a su comunidad con la de la industria cinematográfica, de contenidos en línea, teatro y más, como enlista el compositor y pianista: “La dinámica es que se asigna un presupuesto y los directores nos permiten encausar a nuestros alumnos con su productora para darle talento que realice un trabajo profesional, brindándoles nuestra guía y respaldo como institución, para lograr un control de calidad. Ambas partes se sienten cobijadas porque está la escuela detrás respondiendo por sus alumnos y apoyándolos”. 

“También trabajamos con orquestas como la Orquesta Juvenil de Toluca, con la que haremos una orquestación para el Museo Soumaya con un programa musical que combina temas de videojuegos y cine, del que se supervisaron las orquestaciones y mandamos el trabajo para que se ensaye y se escuche en un espectáculo que ocurrirá a finales de este mes. Como esa orquesta hay otras con las que nos estamos vinculando en otros estados del país. También tenemos alianzas con empresas de distintos ámbitos, con quienes armamos ciclos de conciertos donde se presentan los ensambles que se están armando en la escuela; un club de escucha de discos bizarros que coordina el profesor Federico Sánchez y en diciembre armamos un festival cultural”.

A esto se suman estímulos por excelencia académica y becas, además de la oferta en línea que con la crisis sanitaria se consolidó como una opción que complementa las opciones para ser parte de este proyecto educativo. “A todos nos tomó por sorpresa y nos obligó a organizarnos; por ejemplo, los contenidos con los que se imparten las clases presenciales, pues debías prever subir todo el material didáctico a plataformas digitales. Si bien la vida no se vive a través de las pantallas, es un hecho que pueden coexistir lo presencial y la virtualidad en un proyecto educativo como éste, así que lo mantendremos para ciertas materias o cursos que impartamos”.

Convencido de que la educación abre posibilidades para tener éxito, Mario Santos y su proyecto educativo CCM, cumplen con la visión de tener un espacio que ayuda a la sociedad a tener personas artistas capaces de decidir con mayor conciencia lo que desean y así construir su propia utopia: “Con esto quiero decir que la idea de nuestra escuela no es imponerle a los alumnos mi deseo, sueño o utopía, sino que logren las propias. Para que haya en el futuro inmediato más artistas músicos que sepan y hagan lo que les gusta y eso mejore el acervo cultural de nuestro país, necesitamos artistas sólidos y coherentes que nos ayuden a tener una mejor comunidad artística. Para eso hacemos lo que hacemos en CCM”, concluye el educador.

Algunas materias de la Licenciatura en Composición Aplicada y Producción Musical
• Teoría musical
• Introducción a las estaciones de audio digital
• Instrucción instrumental
• Introducción a las técnicas de grabación
• Taller de música para cortometraje
• Dirección musical

 

Entrevista: Nizarindani Sopeña / Redacción: Marisol Pacheco